Ir al contenido principal

Bob Stroger.


Llegó Bob Stroger vestidito con traje entre verde doncella y golden, bien anilladito, como un ave del paraíso; con zapatos de trucada plataforma [parecían de serpiente, aunque lo mismo eran de ornitorrinco], con sombrero de ala corta y una plumita mínima trabada en la cintita… era la imagen de bluesero mítico que puede decir, como dijo, ‘i am blues’, viejito a lo JLH, con las rodillas semiflexionadas y sin saber llevar el delicioso ritmo de su música con el cuerpo [lo años traen estas cosas], que disonaba hasta la diversión verle moverse. En la oreja izquierda llevaba un brillantito y me imaginé a mi suegro de tal guisa, con un bajo eléctrico en las manos y moviéndose al son del blues [deben andar por una edad similar, pues creo que Bob tiene 83 años]. El tipo lo bordó, con un timbre de voz imponente y un feeling magnífico con los European Band, la banda que le acompaña en esta gira por Europa y que tiene un sonido limpio y nítido. Me gustaron especialmente Quique Gómez [que venía entre el Pau Gasol del oro europeo y el Bob Dylan del 68], con el sonido imponente de su armónica, y Luca Giordano, con unos solos de guitarra absolutamente elegantes.
La penita de siempre es que el Teatro Cervantes no llegaba ni a la media entrada [y eso que había bastantes foráneos entre el público, lo que me lleva al pensamiento de siempre: ¿nos merecemos los bejaranos actuaciones de esta categoría musical y cultural?... yo creo que no, que lo que habría que hacer es darle a este pueblo ganso lo que pide: prosaísmo y mediocridad, cantantes penúltimas de Eurovisión y sangría gratis en la Plaza Mayor… que no llegamos a mucho más.
Lo siento de verdad por Miguelito, que se parte los cuernos para ofrecernos calidad máxima cada año y le respondemos con estos vacíos jodidísimos de tragar.

Comentarios

  1. Y esta noche Meisio paka,( así es como se pronuncia + ó -) lo he visto en carteles, aquí en Helmántica. Qué nivel y qué suerte tenéis de poder ver a los grandes. Me he reído con lo del boli. Yo también hice lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. Pues qué quieres que te diga. Sodoma se hubiera salvado con un puñadín de hombres justos y buenos. Los pocos bejaranos que estábamos ¿No merecemos un trato equivalente? Esta noche habrá mucha más público en el Castañar. El caso es que disfrutamos de este ancianito que, aunque se moviera con la rigidez propia de la edad (no sabía que fuera tan mayor), nos hizo pasarlo bien.

    ResponderEliminar
  3. Ufff, pues menos mal que no vi el baile de ese hombre, porque te prometo que yo con esas cosas me descuajaringo de risa... -me habríais echado, fijo, fijísimo!-

    Ayyy, lo que estarás disfrutando...

    Un besito

    (conque la mili en Badajoz, ehh?!, entonces seguro que conoces mi pueblo!)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …