Ir al contenido principal

Reivindiqué a mi abuelo Felipe... y estoy feliz.







*LAS IMÁGENES QUE DEJO HAN SIDO CEDIDAS AMABLEMENTE POR SANTIAGO NIETO. Muchas gracias, amigo.

•••
La primera noche de Blues comenzó con Joselín… los dos subimos juntos en mi coche hasta El Castañar para dejarnos llevar por las músicas negras que prometían movimiento de esqueleto y otras cosas –yo siempre espero otras cosas de los que son para mí los mejores días del año–… cañita en La Venta del Bufón, que este año ha estrenado a un par de camareros con cierto corte rural –le dan sabor al asunto de pedir cañas–, y allí coincidí con José Antonio S. P. [que no es santo padre aún, pero lo será prontito, aunque las iniciales corresponden a Sánchez Paso, je…], con Luis Rodríguez y Cocha Bueno, con Marinita y Arturo –a los que saludé de lejos– y con toda esa gente chuli que asiste a los conciertos cada año. Después de la cañita, me encontré con mi hermana y con mi cuñadete Manolín, hicimos acopio de tabaco y nos metimos en faena justo cuando comenzaban a sonar las primeras notas de la Mighty 45s… bien, estaba bien para empezar… tocaron un par de piezas de arranque y, de pronto, casi sin esperarlo, apareció la imponente figura de Angela Brown… y llenó el escenario hasta hacer sombra a todos y cada uno de los músicos blueseros que la acompañaban. Al verla, se me vino a la memoria la inigualable Dona Haytower de mis años setenta, la misma presencia y un chorro de voz muy similar, aunque absolutamente radical en su puesta en escena…
¡Vaya periquita!... envuelta en un derroche de gestualidad que a veces resultaba algo irreverente –lo que siempre se agradece–, sueltísima en el movimiento por el escenario, dominadora perfecta de su amueblamiento musical [los músicos solo pueden estar a sus órdenes cuando pisa el escenario], absolutamente divertida, feroz, irónica, elegante hasta en el calzado [unos chapines negros limpísimos de tacón bajito], provocadora, sensual… y profundamente lírica en un par de baladas que me dejaron boquiabierto… pues esto no es nada si le sumamos su voz rotunda y llena de registros que a veces parecían casi imposibles… así que bailé, salté, me dejé llevar con los ojos cerrados e hice fotografías hasta agotar la memoria de mi Nikon. Un placer completo para mis sentidos.
Después de la diva del blues... bocata con cerveza, un cigarrito cargado, charlita con You y Sandrita, que este año eran los vendedores de bocatas en el sarao, saludos a tipos como Marcos Díaz Bastos, Javi Fuentes, Villares, Juanito [que llegó tarde, porque había tenido que trabajar… pero llegó] y una larga lista de amigachos estupendos.
Y comenzó Maceo Parker… pura energía, casi chulesco en su puesta en escena y con una sección de viento para la eternidad… era funk al más puro estilo James Brown, no en vano Maceo fue su saxofonista durante un montón de años… sencillamente genial, tanto la actuación de conjunto como la del ‘chulín’… para los anales, de verdad.
Un par de copitas con los colegas –estaban también Gerardo y Victorino, que se me habían olvidado– unas risas y a dormir lleno de satisfacción y de buen rollito.
Amanecí a las nueve con cuerpo de resaca y ya comenzaron a temblarme las rodillas, pues a las doce tenía que intervenir en el acto programado por el Ayuntamiento de Béjar y la asociación Salamanca Memoria y Justicia para dejar inaugurado un monolito en memoria de todos los represaliados y asesinados por el régimen franquista en Béjar. Era una de las cosas que me había jurado hacer antes de desaparecer de este mundo y estaba hecho un flan por la jodida emoción que me embargaba [llevaba 15 días escribiendo folios y folios que rompía a los cinco minutos y, a las nueve, todavía no sabía lo que iba a decir]. Tomé una decisión rápida, pillé mi poema “Así soy yo”, le cambié cuatro versos a la velocidad del rayo y me fui al acto como un torero que fía en ese “que Dios reparta suerte”. Mi madre y mi tía Toñi estaban en primera fila, y yo había pillado por concentración un poquito de calma para no derrumbarme cuando llegase mi turno… pero de pronto invitaron a mi madre a salir a poner un centro de flores con la bandera republicana a los pies del monolito y estallé en lágrimas… no podía contenerme… todo mi vello se había erizado y estaba absolutamente descompuesto, así que me pillé un cigarrito, me retiré del grupo, me senté en el suelo e intenté buscar concentración hasta que me nombrasen para hacer mi intervención.
Cuando me nombraron, empezaron a temblarme las piernas con desmesura y no podía sostenerme de pie [nunca me había sucedido esto], así que solo se me ocurrió disculparme por el estado en el que me había dejado la emoción, sentarme a los pies del monolito y explicar a los presentes que lo hacía para charlar con mi abuelo por primera vez… leí mi poema y noté verdadera emoción en los rostros, tanto, que me costó mucho terminarlo, pero lo conseguí.
Mientras leía, me di cuenta de que entre el público estaba Julio, con el que hace unos años que no me hablaba por no sé ya qué historias, que se me han olvidado, y solo se me ocurrió acercarme hasta donde estaba y decirle que me parecía un momento magnífico para borrar tontas rencillas. Julio apenas pudo decirme un sí con la cabeza y nos abrazamos visiblemente emocionados [creo que es lo mejor que he hecho hoy, dar ese paso con una persona que tiene vivencias similares a las mías y a la que aprecio a pesar de aquellas diferencias olvidadas].
Cuando todo terminó, me abracé fuerte a mi madre y a mi tía, que habían pasado un mal trago durante todo el acto, y recibí montones de besos y abrazos de los allí presentes [yo diría que todos , absolutamente todos, tuvieron un detalle emocionado conmigo… especialmente Luisa Vicente, a la que quiero de verdad desde que miré por primera vez a sus ojos tristes].
Y me relajé hasta quedar medio gatinino… y pensé en que había hecho algo que necesitaba hacer [hablar con mi abuelo y reivindicar en público su memoria], y me salí huyendo de allí para encerrarme a solas una horita corta y buscar la calma que necesitaba.
Hoy creo que soy un hombre algo más hecho… y también un tipo absolutamente feliz. También sé que soy muy vulnerable y que no sé controlar las emociones intensas, pero eso no está mal, porque me hace sentir un poquito más humano.
Ver a mi madre emocionada y profundamente orgullosa fue grande de verdad.
Gracias a todos los que han trabajado para que este día fuera posible, mil gracias, las más sinceras de mi vida.

•••



Comentarios

  1. menudos lagrimones los de la peña
    e paso unos audios y "afotos"

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te sientas feliz, aunque sea por un ratico, Al reivindicar a tu abuelo, siento que has reivindicado a muchos otros, entre ellos al mio. También yo me siento feiz.

    Y me gustó otra vez lo de "gatinino". A ver si un día te veo en ese trance,y me entero bien de lo que es.

    ResponderEliminar
  3. Es terrible tener que honrar, a día de hoy, así a los muertos por la estupidez humana y la barbarie. Estoy segura que después sentirías una gran paz, y me alegro. Tu abuelo, de verte y oírte, estaría muy orgulloso de ti, como lo estaría tu madre.
    Un besazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Felipe, es fuerte quien muestra sus emociones y débil quien tiene que ocultarlas. Estoy orgulloso de poder llamarme amigo tuyo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A la altura, chaval, totalmente a la altura...
    Pero oye, y tu abuela qué? annnda que no estaría orgullosa ni ná!. Yo creo que las abuelas son las que más sufrieron, fueron las otras víctimas de la guerra y de la posguerra porque, además de sacar adelante a sus hijos, tuvieron que seguir cruzándose día a día -en el caso de los pueblos- con los asesinos de sus maridos.

    Bueno, que me enrollo... un beso grannnde y enhorabuena, de corazón.

    pd.: ¿los sentimientos hay que controlarlos? ¿pero todos?... juer, pues qué torrrrpe soy!

    ResponderEliminar
  6. Vengo a decirte que te he robado... miles de cosas: algunos setimientos que siento como míos, palabras y fotos. Espero que me perdones, pero las mías no me han llegado, se ve que no sé a quien pedírselas.

    Sinda no sé si Pipe sabrá explicarte eso de "Gatinino", hay que verle... y es bonito.

    Yo, que me meto con Pipe en demasía... pero me estoy quitando, lo juro. Sentí el orgullo de su abuela, de su tía y de su madre, que estaba sentada delante de mí. Pero sobre todo me gustó este hombretón (azul, como yo le vi)sacando pecho y mostrando sentimientos.
    Os cueno a tod@s en secreto, que después del acto el Luisfe, no tenía cara para recibir tantos besos, ni le alcanzaba el orgullo para recibir tantas sonrisas y parabienes, entre ellos el mío, emocionado y sincero.
    Un beso compa... y por cierto... ¡yo no he sido!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …