Ir al contenido principal

Chiripitifláuticos.


Hoy estoy cansado, pero no sé de qué, cansado y abúlico, sin ganas de hacer y sin ganas de mover el cuerpo por los lugares comunes… en fin.
Puso Ibsen en boca del director de la casa de locos de Peer Gynt: “La razón absoluta ha muerto. ¡Viva el hombre!”… y yo soy existencialista sobre todas las cosas porque me siento concreto e individual, y siempre en tensión con los asuntos universales; porque existo como individuo y puedo dar fe de ello, porque no me siento acabado y peleo cada pregunta nueva, porque cada día me asomo a su posibilidad y nado en ella, porque tengo la potestad de elegir y elijo, porque me siento responsable de mi existencia y sé que se acabará un día, porque me ando edificando una ética a la que ser fiel, porque soy consciente de que acabaré sin estar terminado, porque siento pasión cada día por algo o por alguien y porque he aprendido a fracasar tranquilamente, porque necesito hacer sin trascender –ya que comprendí hace años que soy, como bien dijo Sartre, un ser para la nada–, porque creo en mí mismo sobre todas las cosas y sé que Dios es un jodido invento del hombre para sojuzgar al hombre, porque sé que hay una libertad pendiente y hay que buscarla, porque soy hombre y basta, porque me siento profundamente subjetivo, porque busco verdades que sean verdaderas para mí –S.K.–, porque odio los modelos universales aceptados y me enfrento a ellos por la razón, porque no entiendo la moral impuesta por los grupos humanos y suelo contestarla, porque me comprometo con situaciones humanas y me implico en ellas buscando la verdad –nunca la encuentro–, porque no creo en la ‘alta razón’ de los que solo piensan sentados en sus sillas, porque huyo de todo lo sistematizado y busco constantemente en el campo heterodoxo, porque sé que mi vida no tiene más sentido que el que yo me trabaje, porque –aunque no puedo hacer nada– me siento responsable de todo lo que sucede en el mundo de los hombres, porque he aprendido que los valores no permanecen y porque recelo de los demás hombres y de sus intenciones tanto como de mí mismo y de mis intenciones.
Y en mi existencialismo me siento individuo y crezco o me quedo mermado, conozco y sé también que no conozco –y me importa–, respeto al otro hasta cierto punto y también me rebelo con frecuencia para mi mejor estado físico y mental.
Y mientras ando escribiendo esto, llega a visitarme un tipo que es como un tiburón grande con sus rémoras y sus pececillos limpiadores, un tiburón que anda como en medio trámite de quedarse varado o de seguir nadando –cosas de la ecología marítima social–… y que me entra la risilla sin más, porque al verle con toda su troupe, me acuerdo de aquellos Chiripitifláuticos de cuando era niño a la hora de la merienda, justo al salir del cole… el tiburón es una suerte de Capitán Tan mezclado con los hermanos Malasombra [aquellos que cantaban lo de “somos malos, malasombra, somos malos de verdad; somos como una espina que solo sabe pinchar, y más malos que la quina… pumba, pumba, pumba”]… y junto a él, la pandillita de locomotoros y tioaquiles, de payasos poquitos y de filettos capocómicos, todos malos y buenos a la vez, todos atentos al gran Leocadius Augustus Tremebundus dispuesto a decir desde su calidad de muñeco todas las verdades del barquero [pero el leoncito de trapo se quedó mudo hace ya demasiados años]… ver a esta troupe me desestabiliza y demasiadas veces me cabrea, con su instinto de supervivencia hecho del “sí bwana” y del “no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”… pero hoy me han parecido divertidos en su actuación… y me he reído para adentro y casi para afuera. Lo peor es que todo lo ven en clave de una verdad absurda que es parte de la gran mentira del mundo y del hombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …