Ir al contenido principal

Cansado...


Cansado… estoy cansado de ser la muchedumbre y sus conversaciones, un ser de lo ‘ordinario’ que juega a marchitarse sin saberlo, una pieza pequeña de esta monotonía que nos hace parecernos tanto, tanto… y no sé si los relojes se paran o caminan, si suenan los teléfonos para mí o los perros me ladran por las calles, no sé si aquella camisa blanca para las ocasiones llegará a ser mi sudario y si alguien llorará por mí… no sé por qué me sobrevuelan los aviones y si lo hacen para que yo los mire [cada día veo sus estelas de vapor evanesciéndose en el azul]… no sé si los guardias se ponen sus guantes blancos para rendir mi paso o si los domingos la gente no trabaja para celebrarme… tampoco sé por qué te miro y pienso que me gustaría tocarte, apretarte contra mí… no sé si los árboles del parque los plantaron para que me dieran sombra, si la luna está ahí porque la precisan mis ojos cada noche, si el refrigerador enfría justo porque yo existo… y me pregunto quién mató a los animales que me como [eso es conciencia, me han dicho]… y toco los libros de los estantes para sentirlos escritos para mí, y brotan las voces prohibidas del ‘Song of Myself’ de W. W. … “voces del sexo y del apetito, voces veladas… voces indecentes, clarificadas, transfiguradas por mí… La cópula no es para mí más vergonzosa que la muerte… y cada parte de mí es un milagro”… en fin, perdona si te molesté pensándome el centro del mundo, perdona si me sentí con el cetro del mundo entre mis manos por un instante… pero no he matado a nadie aún [y eso se debe tener en cuenta] y tengo una cama sobre la que dormir y sé qué hacer cada mañana y estoy limpio, pues me lavo los dientes y me ducho a diario, y pago con trabajo mis impuestos, aunque aún no tomo diuréticos ni me vigilo el azúcar o la sal [algo que no parece normal para un tipo de mi edad]… perdóname si tengo calefacción y miro el fútbol, si como cada día y tengo contratado algún seguro… perdóname, en fin, si un día leí a Ginsberg o a Ezra y llegué a pensar que la Literatura es otra cosa que ese talento para lo bello, para oxidar lo bello, que también es la espina y la aguja que se clava en el dedo de la mujer que cose… perdona que también aprendiese un día a apiadarme de los que tienen más fortuna, de los que tienen dinero en vez de amigos y se aburren… perdona que no me corte el pelo como los tipos decentes de 51 años ni que vigile mis cuentas en el banco mirándome la espalda… perdona que me gusten las mujeres con medias y los cruasanes y ver fumar, y fumar yo mismo, mientras siento que mi salud no es de lo peor que tengo… perdona que cante en alto y que me apetezca retozar sobre la hierba y que mantenga está barba blanca en su sitio… perdona que no me apetezca humillarme jamás, que prefiera a los hombres que andan entre verduras arando la tierra antes que a tipos como tú [que lo hacen todo en una silla]… perdóname, en fin, que no se me ocurra rezar como solución práctica, y que a veces me apetezca gritar que soy bastante porque ya he procreado y no suelo cerrar las puertas con llave casi nunca… ¡ah!, y que no me tapo la boca con la mano cuando estornudo.

Comentarios

  1. No me gusta contarme, ni describirme, ni asediarme con comentarios que no sé... un día pensé que si tuviera que definirme diría que soy vitalista-existencialista pero tomar clasificaciones ajenas y hacer tanto uso de lo poco que sé, me cansa sobremanera...En fin que hay un bálsamo (de fierabrás tal vez) en las palabras, pero es porque uno es así y no hay manera de estar permanentemente en contra de uno mismo. Eso también lo pensé un día que consideré la posibilidad de la benevolencia y la relatividad y como no sé explicarme, ni describirme, te comento esto.
    Un abrazo fuerte (¿es lo mismo que un fuerte abrazo?)Para mí es más fuerte el primero (otra rareza mía, ¡ya ves!)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …