Ir al contenido principal

¿Somos por inercia?... y unos agradecimientos.

Imagen: © Álvaro Rioseco
Fuente: http://www.nudart.cl/

¿Somos por inercia?...
En esta sordidez de lo humano, el hombre debe hacerse responsable de su propia vida [existencialismo sartreño por antonomasia]… y, sí, terminamos siendo por pura inercia.
‘El optimista tiene la ventaja de que nunca abandona la lucha’, me dijo… y yo llevaba pantalones negros y una camisa por fuera con las mangas regazadas… también llevaba mis chanclas de rafia y la bolsa de saco colgada al hombro y llena de todas mis cosillas de usar [las plumas de dibujo –dos Waterman de pulsos diversos–, el tintero, un par de Stabilos del 0’4, el CD de Leonard, el cuadernito de los tuneos, las tarjetas de crédito y los carnets, las Ray-Ban de sol en su funda, las llaves, el affiche del Ché doblado hasta lo mínimo posible, un posavasos con la marca de una cerveza alemana, dos carboncillos en una bolsita y un difumino]… me quedé pensando en si yo realmente soy optimista o, por el contrario, si he abandonado todas las luchas.
Le dije que sí, pero estaba a punto de desertar de todo mientras se lo decía, de volver a esconderme en mi agujero como un gusano individual y solitario…
‘Estas cosas no deben afectarte, pues solo quien cocina puede romper platos…’, me dijo… y yo seguía arrastrando los pies, como hago siempre que camino, y llevando la cabeza baja –que es mi gesto, que no mi realidad–. Luego pensé que quizás ‘no somos’ por inercia, y le contesté un sí descabalado, como de mentira… guardé silencio unos segundos y me animé a preguntarle… ¿qué hago ahora?... Sonrió… ‘pues seguir adelante como lo has hecho siempre’.
La tarde iba buscándole los grises a las cosas y me apeteció ser Harry Lime o alguno de los personajes mágicos de Jean Renoir, pero me vi de carne y huesos en el vello de los brazos, en los restos de heridas pasadas como manchitas beiges, en las nervaduras de las manos, en el bulto del sexo traficando por su cuenta los bombeos… así no puedo ser más que un hombre, coño, un hombre vulgar y achacado por todo lo exterior, un hombre con espalda y entrecejo, con rodillas adormecidas y tendones sin su punto de antes… un hombre sin el cuerpo dorado de los muchachos ni la tersura de sus pieles, un hombre medio seco ya… y me acodé a un café cortito [aquí los llaman italianos] y pensé en los lugares comunes de huida, en el rastro de los animales viejos que buscan el lugar de su muerte, en las mujeres cálidas que viven al norte del noroeste, en la bebida tibia en una tarde de lluvia…
•••
Quiero agradecer desde estas líneas el apoyo de los amigos en los malos momentos, especialmente a quienes no han dudado en tomar partido ante el último ataque de los blues brothers de provincias. Gracias, amigos, por estar en lo bueno y también en lo complicado.

Gracias y un fuerte abrazo a…
Celestino Miguel
Antonio Orihuela
Diego Fernández Magdaleno
Pedro Ojeda Escudero
Fernando Díaz San Miguel
Jesús Urceloy
José María Cumbreño
Fabio de la Flor
Gonzalo Escarpa
Concha Bueno
Manuel Casadiego
Marcus Versus
Bernardo Santos
Ramón García Mateos
M. G. Moso
Antonio Gómez
Manuel Relinque Pérez
Belén Artuñedo
Esther Muntañola
Santiago Nieto
Enrique Villagrasa
Natalia Blasco
Ajo Micropoetisa
Felipe Zapico Alonso
Niño Atún [Manuel Relinque Pérez]
Nuria Benito Manjón
Antonio Miravent
Claudia Ortiz de Urbina
Eduardo Fuentesal
Vanesa Pérez Sauquillo
Tiago Gomes
Matías Escalera
Alberto García-Teresa
Antonio Crespo Massieu
Marisa Molina
Marino González
Antonio Rómar
Daniel Macías
Manuel Ambrosio
Begoña Abad
Herme G. Donis
José Luis
María Rosa
Blanca
Juanto
Urah dal
Antonio Gutiérrez Turrión

•••

Y que se nos fue Diego Jesús Jiménez, pero queda su voz como una espalda.

Comentarios

  1. Pero qué tontito eres...

    Por cierto, aún no he podido ingresar el dinerito del libro, en cuanto lo haga te escribo para darte mi dire.

    Besines

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …