Ir al contenido principal

Otra vez...


Bueno, otra vez las comidas a la una y media, hacer las camas, recoger el fregadero y meter los cacharros en el lavaplatos y tumbarme diez minutos en el sofá, con los ojos cerrados, antes de volver al curro [es absolutamente cierto, amiga Sinda, que luego te coñeas de mí por estas cosas]… y volver a los calcetines y al pullover, a la camiseta interior y los pantalones de pana, a la palestina negra y las botas de calle, a oír la radio al levantarme y ponerme de mala hostia por las imbecilidades que dicen los tipos que sacan su voz para despertarme, a la ducha a toda máquina y a animar a Guille para que empiece el día con ánimo… y a la una a pillar pan y a salir corriendo… la vida durante el curso es un jodido no parar, pero tiene a su favor que me encuentro más activo y que el tiempo me acompaña.
Guille ya solo quiere que le lleve al cole, no que le recoja, y me toca salir pitando para que, cuando él llegue a casa, esté con la sonrisa puesta para recibirle y abrirle la puerta… la edad tiene estas cosas… viene con sus amiguinos, charlando de cochones, de cromos, de gormitis, de los últimos juegos de la PSP… y se le ve feliz en su nuevo escalón de muchacho de quinto que ya va solo a casa… me gusta mi chiquitillo, coño.
Y yo, muerto de sueño, pues me tengo que levantar antes y mi cuerpo tarda en asimilar estos cambios de horarios.
También he pasado en estos días del café con hielo al café con leche [es otro de los hitos que marca el cambio de estación]… y del andar descalzo por casa a ponerme zapatillas… que uno es así de literario.
•••
Recibo mail de mi amigo sevillano Emilio González para contarme que la peli “Yo, también”, que produce Promico, la productora de la que forma parte, opta a la Concha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián… y yo le deseo lo mejor… os dejo un trocito Youtube que me ha adjuntado. Suerte, amigo.

•••

Comentarios

  1. Jajajaja, querido Felipe, que yo no me coñeo de ti. Que me consta que eres un tío comme il faut, un compañero colaborador, amo de casa cuando hace falta, y hasta un buen padre (que eso sí que es difícil).

    Yo también volví a la rutina de los horarios, y aquí se lleva peor porque el tiempo no acompaña. Esta mañana en el instituto hacía un calor propio de agosto, así es que imagíname metida en un aula con 33 adolescentes sudorosos.Uff
    Un beso, monstruo
    PS: Paquete recibido.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches, L.F.C.:

    El tiempo que nos lleva las cosas de la casa y la familia, ¿verdad?.

    - Respecto a la película que citas, seguro que será muy interesante, para pensar.
    He escuchado la canción y dan ganas de ponerse a bailar.
    - El actor, Pablo Pineda, me emocionó en un reportaje sobre su vida real, y su familia, que echaron hace un tiempo en televisión. Magnífico.
    - Lola Dueñas, estará estupenda, como nos tiene acostumbrados.

    Saludos. Gelu

    ResponderEliminar
  3. No tuve tiempo de ver ayer el vídeo, y acabo de verlo ahora. Mientras lo veía me parecía que me enviabas un guiño.
    A Pablo y a sus padres los conozco desde poco después de nacer Leticia. Es otro monstruo.
    Yo tambien le deseo mucha suerte a la película.

    ResponderEliminar
  4. yo también acabo de ver el video, y apunta posibilidades, ojala lo consiga.Suerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…