Ir al contenido principal

C'est tout.


Respondiendo a una pregunta complicada que Reyes me hizo ayer, cuando vino a recoger los materiales para vender en el mercadillo solidario de Beleña... no, mi vida no es una ingeniosa y fantástica construcción mental... lo tengo demasiado claro, pues es mi vida... y, sí, elucubro constantemente y trabajo mucho en el campo de la contradicción, pero siempre en base a mi experiencia propia y diaria. Lo que sucede es que me he adaptado a un sistema propio que me funciona [cuando digo que me funciona, estoy diciendo que me da satisfacción]... así, vivo sin renunciar a lo específicamente humano, sin estar ni sentirme segregado del mundo, pero cuidando un espacio individual diario en el que intento crecer interpretándome e interpretando el mundo... es decir, soy un hombre normal e intento comportarme como tal, aunque debo precisar que intento estar siempre alerta a lo que sucede en mi campo periférico sensible de hombre normal para llevar lo que me interese a esa historia de soledad en la que intento dar rienda suelta a lo fantástico.
Podría decirse que durante veinte horas diarias piso el suelo y que me guardo cuatro horas para hacer acrobacias en mi estudio pequeño y asfixiante, lo que arroja una diferencia grande de tiempo entre el viejo F normal y el viejo F equilibrista.
Sé que el crecimiento espiritual encuentra su material de trabajo en las figuras, los modos y los cambios del mundo externo [no me gusta llamarlo mundo real, porque no lo es]... y también sé que, trabajando en soledad con los problemas que me plantea ese mundo externo, puedo llegar a obtener mi expresión propia sobre el hombre, una expresión que a mí me enriquece y que propicia que cristalice en mí un magnífico sistema de huida del tedio y el fracaso que no sé si en algún momento puede tener una lectura del otro o hacia el otro.
Así, igual que el hombre genérico en su medio, me muevo por instinto, por sentimientos, por relación, por la asunción de representaciones [hasta aquí mi movimiento en lo que he llamado el mundo externo], pero en mis cuatro horas mágicas, lo hago sin ‘finalidad’, ese término extraordinario que construye y destruye al hombre en el mundo externo... yo no quiero conseguir nada físico en mis cuatro horas individuales, o por lo menos nada en relación con el mundo externo del hombre [es un poco difícil de explicar, pero creo que es fácil de entender]... en mi tiempo personal solo busco crecimiento interior [aunque la mayoría de las veces me topo con mis ruinas, y no es feo].
En ese tiempo, mi única pasión consiste en ‘comprender’ trabajando sin medida [física o mental] y en completa libertad... cuando llegan mis horas, cambia mi chip espiritual como si presionase un interruptor... el tipo que guarda las formas, el que baja la mirada porque no ha aprendido a mantenerla, el tímido, el incapaz de un acto fuera de las normas sociales, el atrapado por el sistema económico hasta no poder respirar... se convierte en un asaltante de caminos capaz de todo [y esa sensación es magnífica y absolutamente recomendable]... y crece la libertad extendiéndose a las palabras y a los trazos, y las ideas fluyen y van tomando asiento en los papeles, y lo hacen sin norte y sin prejuicios... se podría decir que en esas horas tomo una ‘actitud espiritual’ en la que la curiosidad y la desinhibición toman mis articulaciones, mis manos, mis ojos y me tornan capaz de una expresión sin fronteras de moral... incluso creo que sin fronteras lógicas.
De todo ello obtengo satisfacción, que a veces llega unida a cierta claridad de conceptos que resultaría impensable en mi opción de hombre del mundo externo. Lo único que sé con certeza es que me siento muy bien en mi sistema, que gracias a él se produce un fluir de la tensión que logra que no estalle en episodios de locura o de negra depresión.
¿Qué consigo de forma tangible en este plano individual? Nada, porque no quiero conseguir nada, ya que entiendo que cualquier consecución tangible [vamos a llamarla mejor ‘aprovechada’] me cerraría las puertas de ese tiempo que es en sí mismo mi tesoro... no puede mezclarse el mercantilismo, el afán de éxito, la preposición de utilidad con ese tiempo creativo y desatado, pues me llevaría a la autodestrucción.
En resumen, mi tiempo interior es una magnífica puerta de huida que me ayuda a seguir soportando el tedio de mis días como hombre gris y adocenado [una situación de la que tengo claro que no podré salir nunca, pues las sogas que me atan están tan bien anudadas, que cada intento de desatar un nudo hace que los demás nudos se aprieten y me asfixien... y así estoy bien, me siento bien, por lo menos, cuatro horas al día.
C’est tout.

* ebo anotar, para que esta entrada no se saque de contexto, que en todo momento me refiero a mi espacio creativo y no a otra cosa].

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…