Ir al contenido principal

Hoy estoy político/dantesco


Vivimos en un país en crisis que concede desde su Ministerio de Cultura subvenciones públicas de 2,68 millones de euros a la FAES de Aznar y el PP [son datos de lo concedido a ese contubernio en 2009 –en 2008 ya disfrutó de 2.861.302,29 €– que indican que esta fundación política es la que más ayudas públicas recauda] mientras a los ciudadanos se nos exprime y se nos acosa con esa historia de que esto se va al garete.
Habría que explicar que a FAES se le da esa pasta porque también hay que dársela a la Fundación Pablo Iglesias del PSOE, a la Rafael Campalans del PSC, a la Trías Fargas de CDC, al Instituto de Estudios Humanísticos Coll i Allertorn de Unió, a Europa para los Ciudadanos de IU, a la Fundación President Josep Irla i Bosch de ERC, a la Nous Horizons de ICV, a la Galiza Sempre del BNG, a la Aragón XXI del Partido Aragonés y a la Sabino Arana del PNV... todo se resume en un compadreo en el que nadie levanta la voz mientras se reparte el pastel.
Y, al igual que en las fundaciones políticas, el resto de los estratos político/sociales [federaciones de padres, asociaciones culturales, sindicatos, ONG’s, grupos religiosos, asociaciones de derechos intelectuales, asociaciones de víctimas de..., asociaciones de enfermos de..., bancos y cajas, cámaras de comercio, asociaciones de empresarios...] se mueven con las mismas balanzas de interés, condicionando cesiones a cambio de porcentajes de reparto... y todo termina siendo un círculo de silencio en el que más del 50% del dinero entregado va a manos individuales traducido en ‘gastos de administración’ que poco tienen que ver con los fines últimos presentados en proyecto.
Este monstruo de dinero regalado [es muchísimo... me gustaría que alguien echase la cuenta] es culpable en gran medida de que nada avance con los pasos necesarios, de que no se tomen determinaciones drásticas y de que no se sigan las políticas pertinentes en clave de justicia. Nuestro país está comprado por ese dinero que silencia y domina [¿quién no pertenece a alguna asociación, grupo, federación, club o fundación que reciba su partecilla de la tarta?... yo pertenezco a varios, a unos por obligación y a otros porque me apetece como tipo social que soy], por ese dinero que aminora las voces de protesta mediante una buena negociación.
Hace unos días se desarrolló el Carnaval en mi pueblín, una fiesta para salir disfrazado y dejarse llevar por la alegría general, algo que debiera asumirse directamente por el pueblo llano como un impás en el tiempo de trabajo y que la gente se tire a la calle por su cuenta a desfogarse del curro y las presiones... pues, amigos, hasta eso hay que subvencionarlo, que aquí se han pagado cien euros a los grupos de más de diez personas disfrazadas de la misma manera o formando un conjunto unitario que presentasen una foto del grupo con un cartel referido al mismo en el ayuntamiento [fue el mejor carnaval de los conocidos por mí en esta tierra estrecha y cusaquiana]... y no es culpa del ayuntamiento el que esto sea así, es culpa del carácter individual y social que nos han metido en el cuerpo año tras año. Si no hubieran existido los cien euros por grupo, habrían salido disfrazados cuatro friquis y dos borrachos, y el partido de la oposición habría puesto el grito en el cielo porque el ayuntamiento no sabe organizar los carnavales [que aún así lo grita a los cuatro vientos... siempre dejando la idea de que, si ellos salen elegidos en las próximas municipales, van a dar, yo que sé... doscientos euros]. Así funciona el asunto, y así nos va en este país en el que cada silencio y cada calma tienen un precio, por pequeño que sea. Dicho esto, también hay que decir que hay escalas, y que no es lo mismo esa subvención de cien euros a repartir entre diez o quince disfrazados [normalmente se los gastan en común y en alcohol, para gozo y disfrute de los bares de copas, que apoyan encarecidamente estas subvenciones, porque transversalmente tienen algunos ingresos extra con ellas... yo haría lo mismo que ellos], que las que se van en pagar dietas y kilometrajes de don José María [el de la tableta de chocolate] y otros como él para vender ideología, o las que –mediando alguna tragedia humana– se quedan en bolsillos desconocidos por gastos de gestión y administración o en concepto de gastos diversos [ahora están muy de moda las galas solidarias de coste elevado que arrojan resultados netos de donación ínfimos... mientras gana la SGAE, ganan los cantantes y los grupos –‘ganar’ no es solo obtener dinero directo, ¿eh?–, ganan los tipos de la barra, gana el que monta el escenario, gana el de las luces y el que abutaca, gana la imprenta que cartelea y hace entradas, gana el del autobús que trae y lleva a los músicos, gana el del hotel que los aloja... y todo con una subvención institucional previa que, curiosamente, casi siempre es mayor que el dinero recaudado para enviar al foco de la tragedia humana con la que se mercadea [¿no sería mejor que esa subvención fuese directamente a los de la tragedia humana sin tener que jugarse el dinero en el trámite de una gala?]... algunos me dirán que así ganan todos, desde la SGAE hasta el del autobús, aunque a los de la tragedia humana les llegue algo menos [si les llega algo]... y parece ser que es así como funciona esto, que el sistema es el que es y que, además, todos y cada uno salen con la conciencia bien lavada del asunto [y si es con algunas perrillas, pues mejor].
En fin, que el lío es tan gordo y tan enrevesado, que se me va la olla por lo anecdótico... y que lo que yo quería contar hoy es que a la Fundación FAES del PP le regaló 2,68 millones de euros el Ministerio de Cultura en 2009 –más que a cualquiera de las otras fundaciones políticas españolas–, pero que nadie levanta la voz por estas cosas, porque el mejor gestor no es el que hace las cosas como deben hacerse en justicia social, sino el que reparte ganando cada uno de los silencios que precisa para seguir en el poder.
Eso es todo por hoy.

Comentarios

  1. Esto de los partídos políticos y su supuesta rivalidad me recuerda a los de los augures de los que hablaba Cicerón, que cuando se reunían en privado se descojonaban de sus predicciones.

    ResponderEliminar
  2. Hace poco ilustré con unas foto tipo gárgola enfebrecida un post sobre este caballero. No sé si las fotos de cara agria ganan a éstas de cara descosida de risa. Me da grima. Todo. La foto. Lo que cuentas. En fin. Abracitos.

    ResponderEliminar
  3. ÑamÑam, ya estoy aquí, que he ido a comer algo.
    Que digo que estoy leyendo un librito de filosofía (un popurrí de gente que ahí metida...) y decía Marx que -espera que copio, que tengo la memoria mu malita-: "El ejecutivo del Estado moderno no es otra cosa que un comité de administración de los negocios de la burguesía"
    Pos´eso.

    ResponderEliminar
  4. Oye, Luisfe, me gustaría que me enviaras el dibujo que hiciste para el post de 20 de enero (creo) titulado "Una ética de la Solidaridad", que va sobre Haití. Me encanta y ya que no me envías nada, rebuscando en tu blog me ha parecido que esa es perfecta. ¿Me la podrías enviar en alta resolución para impresión?
    Tengo que hablar contigo para ver si nos ponemos de acuerdo en la impresión y encuadernación de ese libro solidario... ¿Con quién mejor?

    Respecto al de la foto de este post... Cada vez que lo miro se me revuelven las tripas, para qué engañarnos. Lo de las subvenciones es otro cantar y demasiado largo para escribirlo aquí.

    Espero tus noticias (creo que tienes mi correo, pero si no, puedes enviarme la imagen a la cuenta que tengo abierta para las colaboraciones: diointer@gmail.com)

    Besazos, corazón, y siento en el alma verte profesionalmente así. Me jode.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …