Ir al contenido principal

Un viaje misterioso [y de trabajo] al mundo del jamón


A veces resulta chuli extraer alguna parte de tu trabajo para dejarla en el apartado de lo nebuloso particular. Hoy me tocó hacer un reportaje en Guijuelo y me pasé la tarde entre jamones, en una suerte de cueva de de Altamira porcina llena de oscuridad y sombras, rodeado de carne en salazón por todos lados y agotado del olor a jamón ibérico [y sin poder probarlo].
Dejo aquí algunas de las imágenes del día... vengo flipao [me contaron que las bodegas están a tope porque la crisis ha parado el sector de forma alarmante].
Espero que os guste.

















•••
Apuntes de unos días atrás...

“No quiero que me valoren... lo que yo quiero es vivir”... fue lo que me dijo Albertito mientras nos tomábamos un café. Todo venía porque su galerista alemana ha puesto precios altos a su obra y él me comentaba que así iba a ser difícil vender, sobre todo con lo raritas que andan las cosas con estos vientos de crisis. Yo le contesté... “amigo, por lo menos te valora”, y él me respondió con las magníficas palabras que encabezan esta entrada... purito compendio que asumo y lo anoto para mí, casi como una oración. Alberto tiene con frecuencia ese punto de chispa que también he encontrado siempre en Antonio Garrido, un puntito que da la medida de sus intelectos y de sus hermosos brillos.
Y que llovió hasta la noche en plan cansino, y que me acosté pensando en ese par de frases de mi amigo, y que me levanté con su soniquete en la cabeza, y que marché al trabajo dándole vueltas a lo que me toca el asunto, y lo dije en alto varias veces.
Comí y seguía con la historia del “... lo que yo quiero es vivir”, hasta que a la hora del cafetín de la tarde coincidí con mi Josema y cambió el tono de mi pensamiento... de pronto se me vino a la cabeza esa historia que es frecuente cuando viajas con críos y se pasan todo el tiempo... “¿cuánto queda?... ¿falta mucho?... ¿ya llegamos?...”. Le dije a mi amigo que sería estupendo, a nuestra edad, una jubilación normal y marcharnos a Benidorm con alguna excursión del Imserso para echar los últimos kikinos... Josema sonrió y farfulló algo parecido a “no estaremos para esas cosas”... yo enseguida me acorde de los críos viajeros e hice el símil... “fíjate, amigo, llegar a un hotelazo de Benidorm ubicado en primera línea de playa, en noviembre o en febrero [temporada bajísima]... encamarte en compañía y decirle: ‘¿queda mucho?... ¿cuánto queda?... ¿vamos a llegar pronto?... la última vez me pareció que se tardaba menos tiempo...’, y que ella te responda: ‘¿no nos habremos equivocado de camino?, mira que eres muy despistado y se te va la especie’”.
•••
[tres días después]...
Anoche me quedé trabajando hasta eso de las dos de la madrugada con unas historias de diseños jamoneros y, mientras curraba a solas y en silencio, me dio por pensar en esa desinhibida catarsis que somos cuando despertamos de una siesta o de la dormida grande de la noche... ahí no hay nada ni nadie que nos ponga el cascabel de la urbanidad y los buenos modos de comportamiento... bostezamos, nos estiramos, ponemos el gesto exacto de una cara cansada [de dormir] y certificamos con nuestra imagen que no nos apetece comenzar a movernos y a hacer.
En los despertares, el hombre es de verdad... o algo más de verdad... me gusta observar a la gente en esa circunstancia... así sé mejor cómo son de verdad.
Luego me dio por pensar en la exposición que están montando los amigos NOTESALVES para el mes de marzo [había subido a visitarlos por la tarde y pude ver los cuadros durante un ratito]. No sé por qué, pero lo que allí vi de una pasada rápida me dejó enredada la cabeza con nuevos pensamientos sobre el ‘hecho’ y el ‘valor’, sobre la condición moral del diletante y la ficción moral del artista, sobre la propia palabra ‘artista’ y sobre la palabra ‘arte’, sobre la gravedad de algunos conceptos estéticos y sobre la intuición [del no formado, como yo] ante algunas presentaciones.
Hace tiempo que sé discernir entre lo que me gusta y lo que no me gusta, pero aún me cuesta mucho argumentar esas sensaciones de aceptación o rechazo de lo mirado, y eso me molesta muchísimo, pues me deja poco menos que incapacitado y me malhumorea.
En todo caso, tengo claro que lo que no me produce preguntas nuevas, lo que no me sorprende o lo que no me inquieta... no me sirve [no me sirve a mí, claro... y eso no significa otra cosa que ‘no me sirve a mí’]... y de ese ‘hecho’ obtengo siempre, como ‘valor’, ‘mi falta de interés’ [una falta de interés que me resulta muy práctica, pues fortalece mi opinión].
Suelo mirar una presentación plástica, siempre, buscando preguntas... si no llegan [como fue en el caso de la última exposición a la que asistí hace unas semanas], busco dificultad, intento, reacción, asombro... y si nada de eso aparece, me quedo en esa ‘falta de interés’ que, como ya digo, fortalece mi criterio, que algo es algo.
También sé que detrás de cada presentación plástica [sea brillante o fallida] hay un trabajo, unas ilusiones, un gasto de gestos y un intento bien intencionado de volcarse hacia afuera... y todo eso lo respeto mucho, sobre todo desde mi mirada subjetiva unida a mi intención de aprendizaje constante [sé del peso del fracaso, porque fracaso cada día... y sé también del dolor de no poder atinar a concretar de forma plástica o escrita lo que te bulle en la cabeza]. Dicho esto, quiero con ello darle ya valor positivo al mero hecho de ponerse a hacer, de intentar propuestas creativas... pero debe haber algo más, algo que debe emanar de quien muestra sus trabajos a la mirada pública, una defensa feroz de su obra que vaya plasmada en cada trazo o en cada invención, un ‘orgullo de sí’ que sea notorio y notable, un enseñar sin temor, con descaro, sin arrugarse [eso es estar convencido]... y una propuesta intelectual que sea resto del naufragio personal del autor en el universo de su pensamiento [es lo que más me interesa, lo que busco con hambre].
Releo los párrafos anteriores y me da la impresión de que quien lea mis palabras puede pensar que me estoy refiriendo a la exposición que me produjo estas reflexiones, calificándola de alguna forma... nada más alejado de la realidad, por favor, que no se confundan mis palabras. Vi esa obra de soslayo, deprisa... debo decir mejor que solo la miré y tuve que volver a mi trabajo... pero la memoria juega a estas cosas, y ese visualizado rápido me trajo a este darle vueltas. Es mi preocupación de diletante y no la propuesta plástica lo que trajo mis palabras. Lo mismo en unos días me detengo en esa exposición y cuento mis sensaciones al respecto, pero tengo que pararme a mirar, detenerme delante de los cuadros para ver qué me producen, para ver hasta dónde me llevan.
Sí que me ilusiona tener al ladito de mi estudio ese espacio en el que la creación irá dándome sorpresas y decepciones, ganas y desganas, sustos y nuevos estados de ánimo. Tengo mucha suerte.
Y seguí con el corta y pega jamonero hasta que la boca se me abrió tantas veces como a un mandril recién comido.

Comentarios

  1. Son tan estupendas las fotos que me dan ganas de tirarme al blog! Jajaja.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Don Luís Felipe: de abrir el apetito, las fotos. Pero mejor aún (no sólo de jamón vive el hombre) todas esas reflexiones suyas en torno al arte, el artista y la obra de éste. De principio a fin, me he reconocido en tal soliloquio. Sólo me atrevo a un pequeño aviso, errata de dedos que se observa en la penúltima línea del primer párrafo de la entrada: ese "ha", verbo, que por mala obra de los maléficos duendes de la imprenta se ha tornado en inoportuna preposición: nada, cuestión de galeradas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la corrección, amigo Antonio.
    Ya lo arreglé.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Pues ya me explicarás, porque mi despertar del lunes ni por asomo se asemeja al del sábado/sabadete...jejé. Los jamones bien, gracias, pero Don LF le puedo ser sincera? pues ná que, a mí, ver tanta pata junta cortada a lo Viernes13 me da como un poco de yuyu, brrrrr...si es que hasta me parece estar viendo murciélagos -coño!- y con perdón, eh?!
    (un besito)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …