Ir al contenido principal

Ando entre novelador y novelando...


Durante las últimas semanas ando enfrascado en el frenesí de dejar cerrada mi nueva novela para entregársela a mi editor antes del día 30 de agosto, que es la fecha pactada para la entrega de mis originales... y a medida que pasan los días y leo y releo, y vuelvo atrás para cambiar párrafos enteros... me agobia una sensación jodida de que no estoy consiguiendo más que estropearlo todo... el texto funciona a tramos y en otros se dispersa, y de mis pretensiones generales solo estoy medianamente satisfecho con ese puntito de memoria generacional que me había planteado como objetivo en un principio... pero fallo de forma estruendosa en el control del hilo narrativo [soy disperso por naturaleza] y, lo peor, siento demasiada precipitación en varias partes del trabajo.
Todo esto me pone muy nervioso y me llena de inseguridad, y me dan ganas a ratitos de borrar el archivo completo de mi ordenador y que todo se quede en la nada que quizás debiera ser.
Desde el principio yo me había planteado cuatro objetivos sobre este texto: 1º. Que fuera una memoria de mi generación, una memoria llena de detalles en la que las naderías tomasen protagonismo sobre los asuntos más sobresalientes de la época vital relatada, mostrando todas las etapas de un tipo nacido a mitad del siglo veinte y llevarlas justo hasta el cambio de siglo. 2º. Armar una trama alrededor de lo que lleva a un hombre hasta el acto creativo, hasta esa necesidad de expresión que hace realmente humana una vida, pero hacerlo sin grandilocuencia, sin excesos decorativos, con claridad y, sobre todo, con ironía. 3º. Montar un relato dentro del relato [un relato paralelo] en el que se muestre el proceso mental del pensamiento y el previo al artificio de la creación... lo que sucede en la cabeza de un creador antes de iniciar la pragmática creativa... y que eso fuera comparándose con las escenas vitales mostradas en la trama de vida real novelada. Y 4º. Jugar al peligroso juego de lo confesional, de la vida propia, manchándolo constantemente con situaciones imaginadas [no vividas] hasta lograr una neblina que lleve a la pregunta morbosa y constante en el lector sobre la posibilidad de cada vivencia como una vivencia real del autor.
Y, como digo, solo estoy algo satisfecho con mi primer objetivo marcado... en lo demás encuentro caos, fracaso, desastre total... y no sé qué hacer, no sé por dónde caminar ni cómo buscarle las vueltas.
También he notado, por algunos comentarios de personas a las que les he permitido acceder a alguna parte de mi inédito, que lo que para mí resultan pasajes normales de esa ‘vida mental’ que solo sucede en la cabeza del protagonista, para ellos resultan escenas durísimas algunas descripciones de sexo que les cuesta leer relajadamente y notan una alta misoginia en muchos de mis párrafos... y yo entiendo perfectamente esos comentarios, pero es que el pensamiento funciona así y tomar otras formas más blandas de narración no darían el mismo resultado, el que yo he pretendido al escribir... el hombre, con su máscara, reacciona física y socialmente ante los estímulos de forma absolutamente distante y distinta a como lo hace en su mente... y esos dos estados paralelos son los que pretendo patentizar... no sé.
Luego, para rematar, me siento bastante inseguro con la forma que he utilizado, una narración chorro en la que abunda el lenguaje directo y está llena de expresiones vulgares de uso corriente en mi ambiente... leo de corrido y me gustan el ritmo y el tono... pero releo con detenimiento y empiezo a llenarme de dudas por todo... así que esta puta novela de mierda me está jodiendo el verano, coño, que hasta me sueño con ella muchas noches y me despierto empapado en sudor y no puedo volver a conciliar el sueño. Cuánto mejor escribir poemas para mi forma de hacer y de ser... ¿por qué me meteré en estos embolaos, si me conozco y sé lo que me pasa?
¡Me cago en rus....!

Comentarios

  1. Meteté en lo que quieras, saldrás airoso, si con tus poemas logras levantar la piel... espero de tu novela el roce más intimo,la descripción más estética, el sarcasmo más acido...adelante y sin miedos.

    ResponderEliminar
  2. Como diría Borges, "hay que publicar para no seguir corrigiendo", por lo tanto, si él corregía neuróticamente todo, entonces cómo nosotros, o vos que estás en el mismo ruedo que el siendo un profesional de la escritura, no vamos a tener tantas dudas, tanta incertidumbre, tantas cosas que no te gustan o pretendes cambiar.

    Cada uno tiene su forma de trabajar y hacer las cosas, tiene determinadas maneras de calmarse o encontrar las musas, las fuerzas y la inteligencia para cumplir correctamente su vocación, por lo tanto, muchos consejos no se pueden dar, lo único que si esta bueno recordar siempre es que un artista tan solo debe preocuparse de no perder nunca la creatividad, la inocencia y la sinceridad. Si pretendes hacer una obra para que tu editor se sienta contento, vas a fracasar, si queres escribir una obra que pueda venderse, vas a fracasar también, si queres hacer una obra que le guste a tus amigos, conocidos o lectores tampoco creo que te vaya a ir bien. Por lo tanto, no pienses tanto y deja de buscar errores donde tal vez no los haya. Estoy seguro que la historia esta bien, aunque nunca la haya leído.

    Creo que “estas pasado de rosca”, tenes que calmarte, deja la obra por unos días, disfruta del verano, del calor, ve amigos, ve películas, lee otros libros, camina, dormir, no pienses en escribir, no te preocupes por los días, tenes tiempo todavía de arreglar todo, además es el primer borrador, por lo tanto, es darle una obra terminada, pero no definitiva. Tranquilo, todo va a estar bien.

    Un abrazo.

    HologramaBlanco

    PD: Perdón el atrevimiento de darte consejos, pero dada la entrada me pareció pertinente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …