Ir al contenido principal

Salir llorado de casa...


Leo hoy en prensa que la Agencia Estatal de la Administración Tributaria informa que, en 2010, los beneficios de las grandes empresas radicadas en España [las financieras entre ellas] arrojan unos beneficios del 18,5 %, mientras que las rentas del trabajo han disminuido un 8%... ¿cómo hostias se come esto?... que quienes propiciaron la crisis y exigen medidas duras para salir de ella estén acumulando un alto índice de beneficios, supondría que no existe tal crisis... ¿a qué responde, entonces, esa disminución de rentas de los trabajadores si las empresas que los emplean tienen altos beneficios?, ¿qué está sucediendo, coño?... ¿no será que al neoliberalismo le están saliendo sus planes al dedillo para defender sus especulativos intereses de clase?
Que alguien me explique, porfa.
•••
Intento romper mi silencio poético, pero cuando el mundo se me pone como una rustidera que me abrasa el tiempo, aseguro que es dificilísimo buscarle palabras a un poema... y todo se me va en ideas que terminan siendo fantásticos descartes, poemas de nada...
Como soy de tradición experiencial por más que me pese, eso de que el poema es la experiencia del poema, pues que hago un repaso mental a los impulsos preliterarios de estos días... a ver... ¿escribo de esos pechos constantes que, estivales, se asoman a los escotes buscando unos ojos suicidas?... no sería un poema, sería una erección... ¿escribo de esa afasia incontenida que nos hace –a mí también– pasar de todo, como si el mundo no tuviera que ver con la vida a pesar de que ambos van cosidos?... tampoco sería un poema, que más bien sería un grito insostenible... pero sigo buscando...
Hace un par de días me escribió el amigo Paquito Ortega para ofrecerme la edición de un libro SGAE [que ha quitado del mercado su editora y mantiene aún el compromiso de edición con quienes ya había hablado] y me escribió, como quien apenas dice nada, que “yo salgo llorado todos los días de mi casa”... y ahí quizás sí que haya una pequeña veta en la que buscar...
Salir llorado, pero solo como los cíclopes antiguos, y guardar un ojo para las lágrimas pendientes, para los días de tigres heridos o para las tardes rumiantes en las que ser maldito o nada...
•••
[Con medida de haiku]... me puse a haikutizar cuando me acordé de la revista ‘La Webera’ [hace un par de semanas me pidieron un haiku para ser publicado en ella]... bueno, a pseudohaikutizar, pues este palo oriental no tiene parangón ni forma de hacerse en otro idioma que no sea el japonés, por mucho que se empeñen los eurohaikuteros, ya que debe formarse con ‘moras’ [17], que son unidades lingüísticas de menos rango que la sílaba que conocemos [ahí lo tenemos chungo]... sí que podemos jugar con su medida silábica si cambiamos las moras por sílabas [5-7-5]... pero no debiéramos utilizar ningún tipo de rima [yo las utilizo... pues a un palo ya desestructurado por el idioma se le pueden hacer las picias que a uno le vengan en gana... y me gustan más los resultados si busco rimas]... deben tener una palabra clave o ‘kigo’, que indica la estación del año y una cesura, ‘kire’, que configure el haiku en dos imágenes nítidas y separadas [ya puestos a faltar, pues que también me como todo esto cuando me viene en gana]... ¿el resultado?... pues un pastiche que tiene más que ver con lo flamenco que con lo japonés... y me salen de corrido... es estupendo...

Aves de paso,
mis manos en tu vientre
se vuelven fado.
•••
Cada segundo
que paso sin tu aliento
se acaba el mundo.
•••
Salgo llorado
si el día se me niega.
Soy Paco Ortega.
•••
Cada principio
tiene su final cierto:
siempre es un muerto.
•••
Mírame y siente
cómo estos ojos tigres
se vuelven dientes.
•••
Cada mañana
presiento que tu cuerpo
busca mis ganas.
•••
Y uno que escribí hace ya unos cuantos años:

Cuánta tristeza...
saber que en otros brazos
te desperezas.

© lf comendador 2010

Comentarios

  1. Buenos días, Luis Felipe Comendador:

    Poetas que lloran,
    sus lágrimas ya secas,
    cañones forman.

    Saludos. Gelu

    ResponderEliminar
  2. Estimado Savonarola, creo que tu solicitud de explicaciones sobre los datos de la Agencia Tributaria son retóticas, tú mismo lo explicas a la perfección " ... al neoliberalismo le están saliendo sus planes al dedillo para defender sus especulativos intereses de clase" (me permito eliminar la interrogación, porque me parece que en tu propia pregunta incluyes la respuesta más acertada y evidente).
    Lo que sí me resulta preocupante, es que los intereses de los receptores de esas rentas del trabajo (también de clase, pero de la obrera, aunque ahora no sea políticamente correcto referirse a ella)se muestran incapaces de organizar un respuesta ante esta situación... pero en fin, es el triste siglo que nos ha tocado vivir.
    Un saludo
    Oberon

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …