Ir al contenido principal

Día hospitalario y catatónico...




Día de hospital catatónico y rupestre. A pesar de que la sanidad española es de la mejores del mundo, aún hay algo que no cuadra bien y que resulta molesto... teníamos hora a las once de hoy desde hacía tres meses, nos presentamos en el Hospital Clínico de Salamanca a las diez y media de la mañana y no logramos que nos atendieran hasta las dos menos cuarto... lo peor es que el asunto era de esos de tensión previa y de estómago vacío, por lo que la espera resultó tremendamente exasperante...
Del tiempo perdido en esa paciencia paciente, obtuve de mi mano tres dibujos nerviosos en mi nuevo librito de tuneos [una edición facsímil de la Junta de Extremadura del “Tricassi Cerasa”] y un par de horas de pensamientos perdidos y mezclados con el personal que me hacía compañía en esa sala de espera cabrona que daba entrada a “Colonoscopias” y “Transplantes”: una ancianita deshecha en silla de ruedas, con la boca totalmente abierta y la muerte bien agarrada a su espalda; un recién operado con su cama y todo y con cara de hastaluego, una señora francesa con su hija [que se pasó un par de horas leyendo una novela cuyo título era algo parecido a “Nacida en un harén”], un jovencito que contó que tenía un problema congénito en su aparato digestivo, un cancerando con ojeras de no haber dormido en dos semanas y un olor constante y pútrido a deposiciones blandas [todo el mundo que por allí pasaba venía con veinticuatro horas completas de limpieza gástrica a base de un bebedizo cabrón de color blanquecino –cuatro litros hay que trincarse de esa pócima– que hace que se vaya de bareta hasta el más estreñido de los mortales]... el trasiego al baño era constante y diverso, y la apertura y el cierre de sus puertas traía ciclones completos de olores nauseabundos que ponían el estómago peor de lo que ya estaba... el olor y la gente me hacían escaparme de vez en cuando hasta una ventanita abierta que había en el pasillo, pero el respiro resultaba un martirio cabrón, pues desde esa ventana se veía un patio lleno de personal del hospital fumando, que era justo lo que yo no podía hacer.
Cuando nos dieron paso a ese ponerte mirando a Burgos en pelota picada, ya daba todo lo mismo... pero entonces se salvó el día con un enfermero magnífico, un tipo jovial y absolutamente positivo que hacía que las caras de los que allí estaban bien jodidos se tornasen sonrientes... mis felicitaciones a ese profesional grande por el hermoso trabajo que hace, minimizando los daños y quitando los temores con sonrisas y buen humor.
Volví a casa derrotao... pero volví a casa.
¡Albricias!








MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com

Comentarios

  1. Ole ahí, VALIENTE! Por fin lo has hecho! me alegra mucho... y escucha, que ni pienses en ello, que nosotros hemos estado en un sinvivir con "mon pere" por culpa de un comentario medicolonoscópico y, hoy, después de un largo tiempo y un especialista hemos vuelto a respirar! coño, que nos montamos unas bolas en la cabeza!

    Un besito fuerrte. Muaccc.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …