Ir al contenido principal

Calor y oxígeno



El día ha sido tórrido, caliente, abrasador... pero ha llegado cargadito de oxígeno gracias a que, por fin, hemos podido acceder a una línea de crédito que me pone en las sienes una sensación de verano tranquilo. Llegar hasta aquí ha sido realmente duro, pues durante más de ocho meses pendía una terrible espada de Damocles sobre mi futuro y el de los míos, y me ha costado bastante aclimatarme a la situación.
A toro pasado puedo comentar que he transitado por diversos estadios anímicos que me gustaría que no se repitieran en mi vida [que no se repitan juntos, por lo menos]... desaliento, nerviosismo extremo, sensación de fracaso, agobio incontenible, decepción, falta de aire, ansiedad ante lo pretendidamente inexorable, rabia, humillación, sentimiento de culpa... pero he sabido salir de cada uno de esos vacíos con más o menos suerte... lo peor de todo este tiempo negro ha sido la sensación constante de desprotección institucional, un sentirme atacado con saña y sin justicia por lo público, un quedarme anonadado por esa agresión despectiva del Estado que consiste en hacer que cuadren sus números por encima de cualquier circunstancia de lógica humana... sentir que a lo público no le interesa mi esfuerzo por mantener unos pocos empleos y un proyecto de vida con importantes ramificaciones que implican a un montón de personas con nombres y apellidos... y, luego, percibir netamente la enorme fragilidad de la figura de un pequeño empresario autónomo en contraste con esa cosa celular que siempre me ha hecho sentirme parte pequeña, pero importantísima, de un todo que debe estar bien engranado.
Durante todo este tiempo me he expresado en estas páginas con desánimo y, algunas veces, con sensación de derrota; he despotricado contra entidades, instituciones y personas [creo que con justa razón en la mayoría de las ocasiones] hasta incluso llegar a tocar algunos límites... y, sobre todo, he centrado mi idea sobre el mundo y sus causas y efectos.
Hoy me siento feliz después de muchos meses y sudo a lo bestia... y solo quiero abrazar a mis empleados y agradecerles el hermoso sacrificio que han hecho durante estos meses y la absoluta fidelidad que han mostrado hacia mí y hacia la empresa que juntos intentamos sacar adelante cada día... sin ellos no hubiera sido posible de ninguna forma llegar hasta este punto esperanzador en el que estamos hoy... ahora nos queda seguir trabajando.
Por la tarde vi el partido de semifinales en el que España ganó a Alemania... la primera parte la vi solo y tranquilo en casa, y la segunda parte la vi en PdT subrayada por la comicidad de Arturo, un viejito pintor local que pasó su vida laboral en Alemania y que su único afán durante el partido consistía en traducir los nombres de los jugadores alemanes a los que allí estábamos, ante el jolgorío general... marcó Puyol y decidí no seguir viendo el partido, porque me puse nerviosete y no me aguanto a mí mismo en estas situaciones absurdas.
Por la noche salí a dar una vuelta con Guille para que disfrutase de la alegría que expresaba la gente por la calle, todos con banderas españolas y vestidos con los colores de ‘la roja’, hasta que nos pilló el sueñito y nos marchamos a dormir sudando en casa.


Comentarios

  1. ¡En hora buena!:saliste del agujero y los tuyos contigo. Abrasos a distancia que da caló

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Casildita... lo tuyo ya está en fase de acabar, aunque ayer destrocé la encuadernadora... ya te contaré, que es divertido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…