Ir al contenido principal

Calor y oxígeno



El día ha sido tórrido, caliente, abrasador... pero ha llegado cargadito de oxígeno gracias a que, por fin, hemos podido acceder a una línea de crédito que me pone en las sienes una sensación de verano tranquilo. Llegar hasta aquí ha sido realmente duro, pues durante más de ocho meses pendía una terrible espada de Damocles sobre mi futuro y el de los míos, y me ha costado bastante aclimatarme a la situación.
A toro pasado puedo comentar que he transitado por diversos estadios anímicos que me gustaría que no se repitieran en mi vida [que no se repitan juntos, por lo menos]... desaliento, nerviosismo extremo, sensación de fracaso, agobio incontenible, decepción, falta de aire, ansiedad ante lo pretendidamente inexorable, rabia, humillación, sentimiento de culpa... pero he sabido salir de cada uno de esos vacíos con más o menos suerte... lo peor de todo este tiempo negro ha sido la sensación constante de desprotección institucional, un sentirme atacado con saña y sin justicia por lo público, un quedarme anonadado por esa agresión despectiva del Estado que consiste en hacer que cuadren sus números por encima de cualquier circunstancia de lógica humana... sentir que a lo público no le interesa mi esfuerzo por mantener unos pocos empleos y un proyecto de vida con importantes ramificaciones que implican a un montón de personas con nombres y apellidos... y, luego, percibir netamente la enorme fragilidad de la figura de un pequeño empresario autónomo en contraste con esa cosa celular que siempre me ha hecho sentirme parte pequeña, pero importantísima, de un todo que debe estar bien engranado.
Durante todo este tiempo me he expresado en estas páginas con desánimo y, algunas veces, con sensación de derrota; he despotricado contra entidades, instituciones y personas [creo que con justa razón en la mayoría de las ocasiones] hasta incluso llegar a tocar algunos límites... y, sobre todo, he centrado mi idea sobre el mundo y sus causas y efectos.
Hoy me siento feliz después de muchos meses y sudo a lo bestia... y solo quiero abrazar a mis empleados y agradecerles el hermoso sacrificio que han hecho durante estos meses y la absoluta fidelidad que han mostrado hacia mí y hacia la empresa que juntos intentamos sacar adelante cada día... sin ellos no hubiera sido posible de ninguna forma llegar hasta este punto esperanzador en el que estamos hoy... ahora nos queda seguir trabajando.
Por la tarde vi el partido de semifinales en el que España ganó a Alemania... la primera parte la vi solo y tranquilo en casa, y la segunda parte la vi en PdT subrayada por la comicidad de Arturo, un viejito pintor local que pasó su vida laboral en Alemania y que su único afán durante el partido consistía en traducir los nombres de los jugadores alemanes a los que allí estábamos, ante el jolgorío general... marcó Puyol y decidí no seguir viendo el partido, porque me puse nerviosete y no me aguanto a mí mismo en estas situaciones absurdas.
Por la noche salí a dar una vuelta con Guille para que disfrutase de la alegría que expresaba la gente por la calle, todos con banderas españolas y vestidos con los colores de ‘la roja’, hasta que nos pilló el sueñito y nos marchamos a dormir sudando en casa.


Comentarios

  1. ¡En hora buena!:saliste del agujero y los tuyos contigo. Abrasos a distancia que da caló

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Casildita... lo tuyo ya está en fase de acabar, aunque ayer destrocé la encuadernadora... ya te contaré, que es divertido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …