Ir al contenido principal

Chuck Berry para estos días de calor insoportable




Era una boda de críos / los ciegos daban su parabién / ya se veía que el chico / amaba a aquella mademoiselle / dieron la campanada y ahora son / madame y monsieur / “c´ets la vie” dicen todos / y quién lo iba a suponer... / ...compraron muebles a plazos / arreglaron el cuartito aquel / y la nevera llenaron de pollo frito y ginger-ale / él encontró trabajo / el sueldecito les llegaba bien / “c´ets la vie” dicen todos / y quién lo iba a suponer...”... Entre Chuck, Auserón y Tarantino... así marchan lentos los días de calor bejaranos, y las calles se llenan del sonido de Saint Louis para mezclar esa falsa moneda de aquí con un ardor que a veces tira a lúbrico y otras veces a alcohol caliente...
Cuando los días sobrevienen así, Faulkner y Furedi juntos, donde camina una chiquilla con moreno de ayer y shorts escasos, yo veo a una muchacha con faldita de vuelo dejándose llevar de su brazo hasta un cine de verano... y a ratos todo es carne y colinas, hendiduras y blondas o el candado de muslos de unas piernas... y el día se hace olores [entre sudor y geranios] que se extienden buscando transformarse en caricia, en roce, en peso, en lenguas y saliva... y a veces dos segundos de brisa que son meta y dislate... y, con ello, la música... una música peligrosa y clorhídrica que excita y llama al tipo alucinado que llevo escondido en la gatera... y me siento vivo.
Pero... ¿qué es estar vivo?...
Desear, fundamentalmente desear... y suponer el choque de dos trenes biológicos, surfear en sudor y enhebrar otro cuerpo con manos delicadas haciendo un oleaje... sí, desear es estar vivo... aunque todo se quede en oscuro deseo...
Salgo al mar de la calle y el sudor es mi signo al primer paso. Camino lento y pesado, pues mi cuerpo de julio pesa bastante más que en los meses de invierno [pesa para arrastrarlo, claro]... y me integro despacio en este mar de ojos que es ahora la calle [el verano es fundamentalmente para los que llevamos años de entrenando miradas]... apenas pasa gente a esta hora y los pocos viandantes buscan sombra y el cobijo de uno o dos grados menos... el verano es de pechos que brillan en el abismo atroz de los escotes, de braguitas escuetas abrazando el pudor de unas caderas, de muslos largos, largos... infinitos. El verano es para no tener, pero creerlo, porque el deseo es eso... suponer que algo roza en lo que miras.
Aguanto diez minutos en la calle y vuelvo a mi refugio [que hoy es una nevera a veintisiete grados]... bebo Coke de un trago largo, eterno... respiro hondo... escribo sin memoria del minuto anterior... fumo y escucho recostado a Chuck... y pienso en esta capacidad de ponerme caliente solo con cerrar mis ojos... es solo que estoy vivo, es verano, mi química responde a los estímulos...
Lo que a veces el cuerpo no puede hacer... lo hace la cabeza por su cuenta.

•••

•••

•••

•••

•••

•••

•••

•••

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…