Ir al contenido principal

Intento Wittgenstein y un bajo con goteras.


Conocer y guardar silencio, pero no un silencio ignorante o un silencio que niegue, guardar silencio de complicidad con cada misterio descubierto, es el universo de Wittgenstein... y de pronto, mientras escribía esto con el fin de arrancar una entrada que hablase de conocer y callar, del vicio que contiene el lenguaje... plonc... plonc... plonc... escucho como un goteo y algunos sonidos relacionados con el agua... reviso los grifos de los lavabos, el del fregadero de rodillos, las tomas de agua de la procesadora de planchas, y no observo ningún escape, todo está normal, como siempre... plonc... plonc... plonc... pero insiste el goteo y me pongo nervioso... suena cerquita, pero no sé de dónde procede... enciendo todas las luces de la imprenta y guardo silencio para intentar acercarme al sonido del agua... plonc... plonc... plonc... es la recepción, está todo el suelo encharcado y el agua cae del techo y ha mojado uno de los equipos informáticos, una impresora y el teléfono... decido limpiar primero los equipos y taparlos con plásticos, y luego friego el suelo [el agua que cae huele fatal, a desagüe] y coloco un cubo para que recoja el agua que cae... ya hay tres manchas grandonas en el techo, pero solo cae agua de una de ellas. Quito la placa del techo por donde cae el agua y la dimensión de la gotera es bastante amplia... aviso a los tipos de la cafetería de arriba, miramos sus electrodomésticos y no se aprecia ninguna pérdida de agua, por lo que debe ser alguna tubería subterránea que se ha roto... va a ser una avería gorda con obra incluida... y me pongo de mala hostia, pues esto es el remate a un mes decididamente nefasto, lleno de torceduras y de absurdos.
Hago unas fotografías con el fin de ver la evolución de la avería y de tener material con el que hacer valer mis derechos ante la aseguradora que tenga que ver en el asunto.






El mundo es la totalidad de los hechos, no de las cosas.’
[Wittgenstein]

La muerte no es ningún acontecimiento de la vida. La muerte no se vive.’
[Wittgenstein]

He aquí dos pensamientos del filósofo que trata a cada pregunta como a una enfermedad... entonces, ¿quién pregunta es un enfermo filosófico?... ¿un hombre sano es el que no se hace preguntas?... ¿para ser hombre hay que estar enfermo?... ¿el conocimiento es la cura de algo?...
Estoy disperso mientras oigo el constante plonc... plonc... plonc... de las gotas que caen del techo al cubo, tienen el tiempo medido y lo van marcando como un diapasón, hasta el punto de que me siento como encerrado en una clepsidra enorme que machaca al silencio con un goteo nítido que significa paso... también tengo calor y estoy sudando... y me apetece escuchar el ‘Broken’ de Tracy Chapman, que comienza con un conteo parecido a ese cuentagotas hasta que arranca la guitarra acústica, sola, sin más instrumentos... y la voz caliente de Tracy, tan caliente como esta tarde de iguanas y lagartos, temblorosa como la evaporación del asfalto al fondo... en un momento habla del supermercado... acaba la canción y salta ‘The promise’... ‘Si me esperas, iré a buscarte aunque he viajado lejos... Si piensas en mí, si me extrañas de vez en cuando, regresaré... Si, mientras esperas, sueñas conmigo como yo sueño contigo, encontraré el camino... Juro que iré a buscarte, pero promete guardar un lugar para mí en tu corazón... If you wait for me then i’ll come for you...’.
•••



Y me dejo llevar...

Comentarios

  1. El mes que viene tiene que ser mejor.
    Seguro.
    Salgo hacia Santiago. Una semana de peregrinación a pie hasta llegar al lado del apóstol, y asistir a la misa del peregrino.
    Le pediré por ti (no me gusta mucho pedir, pero esta vez haré una excepción) quién sabe, a lo mejor funciona.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el detalle, Sinda, y que tengáis una peregrinación gozosa... creo que todo lo malo viene desde que el Obispo de Plasencia bendijo un altarcito de Corpus que las vecinas habían hecho junto a la imprenta... debió caer agua bendita sobre la pared... y así estoy... un abrazote

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …