Ir al contenido principal

Intento Wittgenstein y un bajo con goteras.


Conocer y guardar silencio, pero no un silencio ignorante o un silencio que niegue, guardar silencio de complicidad con cada misterio descubierto, es el universo de Wittgenstein... y de pronto, mientras escribía esto con el fin de arrancar una entrada que hablase de conocer y callar, del vicio que contiene el lenguaje... plonc... plonc... plonc... escucho como un goteo y algunos sonidos relacionados con el agua... reviso los grifos de los lavabos, el del fregadero de rodillos, las tomas de agua de la procesadora de planchas, y no observo ningún escape, todo está normal, como siempre... plonc... plonc... plonc... pero insiste el goteo y me pongo nervioso... suena cerquita, pero no sé de dónde procede... enciendo todas las luces de la imprenta y guardo silencio para intentar acercarme al sonido del agua... plonc... plonc... plonc... es la recepción, está todo el suelo encharcado y el agua cae del techo y ha mojado uno de los equipos informáticos, una impresora y el teléfono... decido limpiar primero los equipos y taparlos con plásticos, y luego friego el suelo [el agua que cae huele fatal, a desagüe] y coloco un cubo para que recoja el agua que cae... ya hay tres manchas grandonas en el techo, pero solo cae agua de una de ellas. Quito la placa del techo por donde cae el agua y la dimensión de la gotera es bastante amplia... aviso a los tipos de la cafetería de arriba, miramos sus electrodomésticos y no se aprecia ninguna pérdida de agua, por lo que debe ser alguna tubería subterránea que se ha roto... va a ser una avería gorda con obra incluida... y me pongo de mala hostia, pues esto es el remate a un mes decididamente nefasto, lleno de torceduras y de absurdos.
Hago unas fotografías con el fin de ver la evolución de la avería y de tener material con el que hacer valer mis derechos ante la aseguradora que tenga que ver en el asunto.






El mundo es la totalidad de los hechos, no de las cosas.’
[Wittgenstein]

La muerte no es ningún acontecimiento de la vida. La muerte no se vive.’
[Wittgenstein]

He aquí dos pensamientos del filósofo que trata a cada pregunta como a una enfermedad... entonces, ¿quién pregunta es un enfermo filosófico?... ¿un hombre sano es el que no se hace preguntas?... ¿para ser hombre hay que estar enfermo?... ¿el conocimiento es la cura de algo?...
Estoy disperso mientras oigo el constante plonc... plonc... plonc... de las gotas que caen del techo al cubo, tienen el tiempo medido y lo van marcando como un diapasón, hasta el punto de que me siento como encerrado en una clepsidra enorme que machaca al silencio con un goteo nítido que significa paso... también tengo calor y estoy sudando... y me apetece escuchar el ‘Broken’ de Tracy Chapman, que comienza con un conteo parecido a ese cuentagotas hasta que arranca la guitarra acústica, sola, sin más instrumentos... y la voz caliente de Tracy, tan caliente como esta tarde de iguanas y lagartos, temblorosa como la evaporación del asfalto al fondo... en un momento habla del supermercado... acaba la canción y salta ‘The promise’... ‘Si me esperas, iré a buscarte aunque he viajado lejos... Si piensas en mí, si me extrañas de vez en cuando, regresaré... Si, mientras esperas, sueñas conmigo como yo sueño contigo, encontraré el camino... Juro que iré a buscarte, pero promete guardar un lugar para mí en tu corazón... If you wait for me then i’ll come for you...’.
•••



Y me dejo llevar...

Comentarios

  1. El mes que viene tiene que ser mejor.
    Seguro.
    Salgo hacia Santiago. Una semana de peregrinación a pie hasta llegar al lado del apóstol, y asistir a la misa del peregrino.
    Le pediré por ti (no me gusta mucho pedir, pero esta vez haré una excepción) quién sabe, a lo mejor funciona.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el detalle, Sinda, y que tengáis una peregrinación gozosa... creo que todo lo malo viene desde que el Obispo de Plasencia bendijo un altarcito de Corpus que las vecinas habían hecho junto a la imprenta... debió caer agua bendita sobre la pared... y así estoy... un abrazote

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…