Ir al contenido principal

De cierto malestar y un cabreo telúrico.

El cuerpo otra vez, el cuerpo con esa sensación de malabares que llega en los otoños, con ese recordarte [por si acaso] que tienes una garganta y dos pulmones, que hay un algo ancestral que te protege de esas microinvasiones generales que llegan con el frío. El cuerpo otra vez, como ya digo, espasmándose en toses y tiriteras, jugando a estar quebrado en lo pequeño y bastante a disgusto. Ya conté alguna vez que me gusta este estado pasajero de malestar, que lo disfruto mucho porque me hace atender a que estoy vivo a pesar de las flemas y los ayes, me gusta percibir que el lacrimal aún tiene líquidos, que hay músculos pequeños en el cuello que nadaban sin más en el olvido, que hay una geometría en los riñones y algún gozne secreto en las rodillas...
Vamos, que estoy pillando gripe o catarrete, que no sé qué será, y tengo sudor frío y un singanas, y bostezo y camino dobladino como en un acurruque, que siento en algún tramo ganas de vomitar y no lo hago... y que voy a ponerme una manta esta noche para el sueño.
Lo peor [o quizás lo mejor] es que ahora fumo menos, pues el tabaco me resabe a rayos, aunque no puedo más si pasa un tiempo y me enciendo un pitillo por si acaso [a las dos caladitas le doy fin de puro asco].
•••
Los mineros... la hostia... qué pedrada en la sien, coño...
Llego al cafetear de primera hora justito cuando llega el menda que reparte la prensa... que si Dios, que si héroes, que si el triunfo de Chile, que si la madre Tierra parió a los hombres uno a uno, que si los hijos, que si las mujeres, que si un crucero y una de palco en el Bernabéu, que si unas velas encendidas y algunas lágrimas, que si qué triunfo... mil quinientos periodistas desplazados, contratos de exclusividad, una peli, récord Ginness... una puta mierda... pero ningún medio hasta ahora ha hecho un análisis de la situación real de los mineros chilenos, ni de los chinos, ni de los peruanos, ni de los sudafricanos... nadie ha sacado una lista de las faltas flagrantes de los oscuros patrones a las más mínimas leyes de seguridad en el trabajo, nadie ha sacado una lista de las empresas que incumplen los mínimos de seguridad junto a los nombres de los que realmente se llevan los dólares, nadie ha explicado la responsabilidad del gobierno chileno comparada con el dinero que le reporta la explotación minera, ningún medio ha hecho un trabajo de investigación serio para contarnos cuántos mineros han perdido la vida sepultados en el último año... es todo una vergüenza de lesa humanidad arbitrada por la bicha mediática, justo la que ahora se encargará de endiosarlos, enriquecerlos, hacerlos caer y arruinarlos... la que los hará víctimas y los destruirá de seguro amparándose en su falta de formación y en las migajas... destruirán sus familias y les tocará los cojones... pero es lo que quiere la masa informe, drama e historias truculentas... nunca verdad, jamás razones.
A más de uno de esos mineros, en unos meses, les vendrá la razón a decir que lo mejor hubiera sido haberse quedado en el fondo de la mina para siempre... estoy seguro.

Comentarios

  1. Buenas tardes, Luis Felipe Comendador:

    El poder...los medios...la audiencia...¿compatibles con la verdad?.

    Al ver la fotografía, no he podido resistirme a ponerte este enlace:

    http://www.youtube.com/watch?v=Vvu_8vLdVL4

    Saludos. Gelu

    P.D.: Ahora lo tienes fácil para dejar de fumar

    ResponderEliminar
  2. Espero que tu último párrafo no sea una profecía anunciada...pero tienes razón.

    ResponderEliminar
  3. Y yo también estoy segura.

    Un beso grande y cuídate la gripe.

    ResponderEliminar
  4. Yo le propongo una manta como sábana bajera y otra que lo arrope bien prieto (en plan lasaña), los pies con calcetines (aunque se nieguen). Para cenar sopa de pollo (infalible) y mendruguito de pan con mantequilla.

    Eso funciona, se lo aseguro.




    U.D

    ResponderEliminar
  5. Venga poeta, coge tus mocos y pégalos en tus collages, verás qué obra de arte te sale.
    Muac muac.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …