Ir al contenido principal

El desconocido que me visitó esta tarde.


Llamaron con insistencia a la puerta de la imprenta y salí a abrir... era una pareja de Madrid a la que no conocía, pero el tipo me trataba con mucha deferencia, con excesiva admiración y con bastante familiaridad... me dijo que era amigo de un conocido mío y fuimos a tomar una caña para charlar un rato.
Ya en el bar, me dijo: “Cómo me agrada conocerte, no te puedes imaginar... un tipo al que he seguido desde hace más de tres años, con el que he sentido fuerte y que me ha dado duro en las entrañas, con el que me he reído hasta casi perder la respiración, que me ha hecho llorar y entender, sobre todo entender... dame un abrazo, anda, que quiero sentir tu fuerza”... y le di un abrazo con bastante vergüenza... “eres grande, ¿sabes?, pero grande de verdad, ¿eh?... no como esos tipos que ocupan las páginas de cultura de los diarios nacionales... incomparable, eso es lo que eres”. Yo, la verdad, ya estaba sintiéndome bastante incómodo, pues el tipo hablaba alto y había gente alrededor que nos miraba [hasta su chica parecía apurada]... “tienes en mí un amigo para lo que haga falta, Felipe, para lo que haga falta... pídeme lo que sea y cuando sea, por favor... ¡Joder!, cuando le diga a mi gente que he estado con Comendador no me van a creer... menos mal que tengo a ésta de testigo”.
Le dije: “Muchas gracias, coño, pero me abruma que pienses así de mí, que te juro que de cerca decepciono... mira, se me ocurre que podrías echarme una mano financiando una beca solidaria de SBQ, ya sabes, la asociación que dirijo... son solo 180 euros que puedes pagarlos en plazos de 15 euros al mes... sería una bonita forma de...”... me cortó... “no lo tomes a mal, pero, verás, yo no creo en las ONG’s, me parece un universo lleno de falsedades y mentiras, de robos a mano armada... no es que quiera decir con esto que tus proyectos sean así, es cuestión de confianza, yo no tengo confianza en esas cosas... está todo lleno de sinvergüenzas... pero no te parezca mal, ¿eh?...”. Y le daba sorbitos a su vaso de cerveza mientras me sonreía ... “de verdad, Felipe, qué grande eres... en todos los sentidos, ¿eh?... y siempre diciendo verdades como puños, esas verdades que pocos se atreven a decirlas...”.
Pagué su caña, la Coke 0 de su pareja y mi mosto... y le mandé a tomar por el culo... mientras salía del bar le oí decir... “pero, Felipe, no te pongas así, por Dios...”.
Una mierda.

Comentarios

  1. Buena hostia. La suya y, especialmente, la tuya. Y bueno también el par de hostias que merecía.

    ResponderEliminar
  2. Lo que sea... mientras no le toquen la cartera ¡pero es sólo cuestión de desconfianza, nada personal ¿eh?!
    Pues eso ¡UNA MIERDA! jajaja!!
    Llego hasta aquí a través de una preciosa mirada verde.... y pienso quedarme, siempre que no te importe.
    Saludillos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…