Ir al contenido principal

El desconocido que me visitó esta tarde.


Llamaron con insistencia a la puerta de la imprenta y salí a abrir... era una pareja de Madrid a la que no conocía, pero el tipo me trataba con mucha deferencia, con excesiva admiración y con bastante familiaridad... me dijo que era amigo de un conocido mío y fuimos a tomar una caña para charlar un rato.
Ya en el bar, me dijo: “Cómo me agrada conocerte, no te puedes imaginar... un tipo al que he seguido desde hace más de tres años, con el que he sentido fuerte y que me ha dado duro en las entrañas, con el que me he reído hasta casi perder la respiración, que me ha hecho llorar y entender, sobre todo entender... dame un abrazo, anda, que quiero sentir tu fuerza”... y le di un abrazo con bastante vergüenza... “eres grande, ¿sabes?, pero grande de verdad, ¿eh?... no como esos tipos que ocupan las páginas de cultura de los diarios nacionales... incomparable, eso es lo que eres”. Yo, la verdad, ya estaba sintiéndome bastante incómodo, pues el tipo hablaba alto y había gente alrededor que nos miraba [hasta su chica parecía apurada]... “tienes en mí un amigo para lo que haga falta, Felipe, para lo que haga falta... pídeme lo que sea y cuando sea, por favor... ¡Joder!, cuando le diga a mi gente que he estado con Comendador no me van a creer... menos mal que tengo a ésta de testigo”.
Le dije: “Muchas gracias, coño, pero me abruma que pienses así de mí, que te juro que de cerca decepciono... mira, se me ocurre que podrías echarme una mano financiando una beca solidaria de SBQ, ya sabes, la asociación que dirijo... son solo 180 euros que puedes pagarlos en plazos de 15 euros al mes... sería una bonita forma de...”... me cortó... “no lo tomes a mal, pero, verás, yo no creo en las ONG’s, me parece un universo lleno de falsedades y mentiras, de robos a mano armada... no es que quiera decir con esto que tus proyectos sean así, es cuestión de confianza, yo no tengo confianza en esas cosas... está todo lleno de sinvergüenzas... pero no te parezca mal, ¿eh?...”. Y le daba sorbitos a su vaso de cerveza mientras me sonreía ... “de verdad, Felipe, qué grande eres... en todos los sentidos, ¿eh?... y siempre diciendo verdades como puños, esas verdades que pocos se atreven a decirlas...”.
Pagué su caña, la Coke 0 de su pareja y mi mosto... y le mandé a tomar por el culo... mientras salía del bar le oí decir... “pero, Felipe, no te pongas así, por Dios...”.
Una mierda.

Comentarios

  1. Buena hostia. La suya y, especialmente, la tuya. Y bueno también el par de hostias que merecía.

    ResponderEliminar
  2. Lo que sea... mientras no le toquen la cartera ¡pero es sólo cuestión de desconfianza, nada personal ¿eh?!
    Pues eso ¡UNA MIERDA! jajaja!!
    Llego hasta aquí a través de una preciosa mirada verde.... y pienso quedarme, siempre que no te importe.
    Saludillos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …