Ir al contenido principal

Día parafernálico y por fin acabé con mi novela.

Día 11 de octubre.
Esta tarde acabé, por fin, la corrección de galeradas de mi novela [o lo que sea, que aún no lo tengo claro], y estoy francamente satisfecho por haber acabado el trabajo, aunque sigo teniendo mis dudas sobre si funcionará, sobre si sabré hacerme entender en el laberinto caótico que he montado. Mientras leía, a veces pensaba que lo leído no lo podía haber escrito yo, sobre todo en los tramos chorro, esos en los que se deja correr la escritura a su bola [o que parece que se deja correr la escritura a su bola]. El sentido final de todo consistía en demostrarme a mí mismo que no soy capaz de escribir algo verdaderamente digno... jajajaja... y creo que lo he conseguido, pues me ha salido una verdadera indignidad en la que he intentado esconder mis pocas virtudes y sacar a relucir todos mis defectos literarios... lo que sí puedo afirmar con convicción es que he elaborado una antinovela, he destrozado a conciencia la idea que me enseñaron sobre el género, he faltado a casi todas las normas con el fin de experimentar qué podía suceder... en fin... trabajo hecho y santas pascuas.
•••
Día 12 de octubre.
Por la mañana me quedé en la cama viendo el comienzo de la celebración en Madrid del día de las Fuerzas Armadas, toda una parafernalia ridícula en la que se puede asistir al desfile político más ganso y retrógado. Todos los poderes juntos en el mismo lugar para hacer una pantomima en la que también está representada, cómo no, la Iglesia Católica y sus cantos de sirena [había por allí un par de mangantes con bonete y los soldados entonaron una canción sacra]. El público asistente, como siempre, faltón hasta las trancas y rancio, gritando burradas hasta en la hora del homenaje a los ‘caídos por España’. Si no fuera tan triste, podría decirse que resulta realmente cómico verlos a todos juntos con el Rey y su hijo vestidos de soldaditos y pasando revista a todo y a todos con ese absurdo saludo militar que es como el gesto de un suicida.
Pero me divertí mirando ese resumen del aparato que nos lleva y nos trae, que nos hace y nos deshace... hombres simples y, en demasiados casos, formados para crecer en su justo provecho personal y no en el sacrificio por lo público... demasiadas ambiciones entre toda esa manada de fieras de colores diversos... y la certeza de que aún en este siglo XXI y en la Europa ‘moderna’ manda el poder genético y tiene un grave ascendente el poder religioso, poderes a los que casi todos los allí presentes se someten con sonrisas de tontos de baba.
Tal y como va la cosa, hubiera sido mucho más real ver junto al Rey y al representate del Papa a cada uno de los banqueros de este país y a tipos como el dueño de Zara o el presidente del Real Madrid... sería todo más de verdad.

Comentarios

  1. Buenos días, Luis Felipe Comendador:

    Estupendo tu diario, que sigo siempre, aunque no veas comentario.

    Cualquier persona, que dedique un poco de su tiempo a pensar, suscribiría lo que escribes el día 12 de octubre.

    Conseguiré tu novela. ¿Me la
    firmarás?.
    Saludos. Gelu

    P.D.: Estabas realmente guapo en la fotografía, a pesar del traje, y del bastón ¡tan pesado!.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …