Ir al contenido principal

Eila y los Magdaleno...

Eila y Sonia en la imprenta.


A media mañana llegó Sonia a visitarme con su linda Eila, a la que todavía no conocía más que por las imágenes que ella y Pepe me habían enviado por correo electrónico... un verdadero placer ver cómo crecen los proyectos vivos de la gente que quieres. Eila es un mar de tranquilidad que resume perfectamente la genética deliciosa de sus padres, dos seres llenos de bondad y fuerza que siempre lo han dado todo por los demás... y creo que fue la primera pareja que nació de aquel MPDL lleno de ganas y situaciones, el que se fajó con mucha ilusión y muchas empeño en múltiples proyectos solidarios dirigidos por el gran Juanito Hernández Heras, mi hermano del alma. De aquellos días quedaron dos escuelitas en el valle de Mangola Chini [Tanzania], un puente en Camerún, montones de jornadas con niños a los que se les intentaba dejar la impronta de la solidaridad, días largos con muchachos difíciles con penas de trabajo para la comunidad, semanas enteras de redacción de proyectos y mucho tiempo compartido entre risas y cabreos enormes por los fallos estructurales y de gestión que siempre acompañan a una gran ONG y que a nosotros se nos escapaban de las manos y nos dejaban al pairo de cualquier viento.
De aquellos días antes de Eila quedan los mejores recuerdos y algunos lazos maravillosos que han permanecido en el tiempo y seguirán ahí para recordarnos quiénes fuimos y lo que hicimos juntos, como quedan las imágenes vivas de Malick y Youssouph, del cubano Reynaldo Lugo o de las familias argentinas a las que ayudamos a establecerse en España [de las que hace mucho tiempo que no tengo noticias, porque el mundo es difícil y las personas lo hacemos aún más difícil].
Eila me hizo recordarlo todo de golpe, me mostró en su carita llena de paz que era fruto de muchas horas de amistad y de un alto afán de trabajo sin esperar más que sonrisas, me trajo los días de números en papeles inacabables, pero también los días en los que festejábamos nuestra amistad y reíamos con ganas.
Mi deseo para esta chiquitilla es que herede, sin más, el trazo de sus padres, y que lo lleve en el tiempo con esa fuerza que da saber que haces lo justo.
Un abrazo fuerte para Pepe, Sonia y Eila... y mis mejores deseos para su futuro.
Por la tarde tuve que salir a un trabajo de rotulación que me dejó helado de frío y poco satisfecho a la vista del resultado, pero me estaban esperando Diego y Álvaro Fernández Magdaleno y el mal rollo desapareció en cuanto pude darles un abrazo. Habían venido desde Medina de Rioseco hasta Béjar con el solo objetivo de ver mi exposición [compraron dos cuadros, jeje] y pasar un rato juntos... la amistad tiene estas cosas.
La visita me permitió felicitar a Dieguete en persona por su reconocimiento con el Premio Nacional de Música y notar que su barba está más crecida y que en sus ojos [unos ojos paradójicamente tristes que confunden su estado de ánimo si no atinas a encontrarle la boca entre la barba, que es la que siempre da las claves de su estado como horas en punto]. Diego es un verdadero intelectual, un humanista convencido, un tipo que sabe pisar la calle y la pisa, un maestro de lo entrañable y un amigo con mayúsculas. Cuenta en su corta edad [que es corta por comparación con la mía] con una madurez crítica envidiable y con una visión de la jugada que para sí quisieran muchos de los que ‘están’ en los trámites del mundo... y su hermano Álvaro sigue en silencio cada jugada suya, cada gesto, cada movimiento... como un aprendiz vivo de todo.
Me alegró, también, regalarle mi mechero rojo usado [siempre he creído que en los objetos usados por una persona se encuentra parte de su vida y de su sensibilidad, y es por ello que siempre me han parecido los mejores regalos que se pueden hacer en símbolo de amistad].
Y nos fuimos sin pagar de PdT [que había invitado yo]... me di cuenta más tarde y volví para saldar la deuda.

Con Diego, Álvaro y mi hija Mª Ángeles.

Diego, Enma, Álvaro y Mª Ángeles.

Diego prendiendo un cigarrillo con mi/su mechero rojo.

Comentarios

  1. Gelouuu Sr. Comendador!!
    Qué agustito ha estado Vd. sin mí, eh?!. Que digo que desde que ha desaparecido el azúcar de mi vida (ahora soy diabética) estoy como "agriá" y de mala leche... que no tengo ni mijita (esta palabra es muy extremeña) "ni mijita de ganas de cibernetear" -me quedé sin línea durante un tiempo y ya pasé el mono- pero que alguna vez vengo por aquí de puntillas y con las mismas me marcho -o sea, que sé que estás bien que es lo que me importa- y que vengo a decirle, Sr. Comendador, que mañana por la noche... a empezar el nuevo curso, y que a ver si lo acabamos con matrícula de honor, coño, que éste lo pasamos por los pelos!!.
    Y que un besazo muy gordo para todos y otro rechonchote para ti. Cuídate mucho, guapetón!!

    Muaccccccc

    ResponderEliminar
  2. Ah! y enhorabuena a Diego F. Magdaleno por su premio!!

    Bsos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …