Ir al contenido principal

Sobre la fragilidad...


Todo es frágil porque la vida es frágil, y no hay que darle al asunto demasiadas vueltas. Dependemos de que la temperatura fluctúe en los percentiles adecuados, de que la lluvia llegue y se vaya, de que el sol luzca diáfano y deje de hacerlo, de que las cosechas se salven de sus plagas y de que no sean excesivas para que los precios no caigan hasta el hambre de quienes cosechan, de que haya la tensión justa para que tengamos energía eléctrica, de que los controladores no jueguen a ser volcán o de que el volcán no decida hacer huelga de vuelos, de que la tierra tiemble o se calme, de que una masa decida o no decida seguir a un líder visionario, de que la banca mueva sus números imaginarios de un lado a otro de la tabla... de la calefacción, de internet, de que existan o desexistan clientes, del ritmo del petróleo en bolsa, del capricho del cáncer o del gusto bacteriológico por la reproducción, de un olor o de un sabor...
Todo es frágil y eso nos mantiene siempre, aunque no queramos creerlo, en una situación de constante precariedad que tapamos con artificios absurdos, unos artificios que nos dejan ciegos ante los caminos reales y maniatados ante la búsqueda de soluciones urgentes o tranquilas... y desde estos parámetros, las crisis no son novedad, sino que son constate en nuestro devenir.
El mayor error de las sociedades modernas, desde mi pequeño punto de vista, consiste en conformar individuos carentes de ese sentido de fragilidad, individuos acomodados en un sistema que solo es decorado, individuos ciegos ante lo circunstancial y mudos y paralizados ante cualquier muestra de inexorabilidad. Desde una buena educación, al hombre le sobrarían ansias por la acumulación y ganaría en ‘expresión’ y ‘praxis’ de conceptos como igualdad, solidaridad, reparto, bienestar común... pues saber que no eres más que un ser frágil y dependiente te lleva a valorar los sistemas positivos de bienes comunes sobre los sistemas de ‘diferencia’.
Comprender que apenas existes por ocho o diez valores que se mantienen en sus percentiles sin que tú puedas intervenir en ellos, termina haciéndote un hombre entre los hombres, un humanista sin las taras absurdas del interés y los bienes acumulados.
Todo acabará para todos... ¿por qué, entonces, no luchar para que todos vivamos en condiciones dignas hasta que eso suceda?

Comentarios

  1. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    De acuerdo en todo con tu texto.
    Te pongo un enlace:

    FRAGIL- Sting

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …