Ir al contenido principal

Sobre la fragilidad...


Todo es frágil porque la vida es frágil, y no hay que darle al asunto demasiadas vueltas. Dependemos de que la temperatura fluctúe en los percentiles adecuados, de que la lluvia llegue y se vaya, de que el sol luzca diáfano y deje de hacerlo, de que las cosechas se salven de sus plagas y de que no sean excesivas para que los precios no caigan hasta el hambre de quienes cosechan, de que haya la tensión justa para que tengamos energía eléctrica, de que los controladores no jueguen a ser volcán o de que el volcán no decida hacer huelga de vuelos, de que la tierra tiemble o se calme, de que una masa decida o no decida seguir a un líder visionario, de que la banca mueva sus números imaginarios de un lado a otro de la tabla... de la calefacción, de internet, de que existan o desexistan clientes, del ritmo del petróleo en bolsa, del capricho del cáncer o del gusto bacteriológico por la reproducción, de un olor o de un sabor...
Todo es frágil y eso nos mantiene siempre, aunque no queramos creerlo, en una situación de constante precariedad que tapamos con artificios absurdos, unos artificios que nos dejan ciegos ante los caminos reales y maniatados ante la búsqueda de soluciones urgentes o tranquilas... y desde estos parámetros, las crisis no son novedad, sino que son constate en nuestro devenir.
El mayor error de las sociedades modernas, desde mi pequeño punto de vista, consiste en conformar individuos carentes de ese sentido de fragilidad, individuos acomodados en un sistema que solo es decorado, individuos ciegos ante lo circunstancial y mudos y paralizados ante cualquier muestra de inexorabilidad. Desde una buena educación, al hombre le sobrarían ansias por la acumulación y ganaría en ‘expresión’ y ‘praxis’ de conceptos como igualdad, solidaridad, reparto, bienestar común... pues saber que no eres más que un ser frágil y dependiente te lleva a valorar los sistemas positivos de bienes comunes sobre los sistemas de ‘diferencia’.
Comprender que apenas existes por ocho o diez valores que se mantienen en sus percentiles sin que tú puedas intervenir en ellos, termina haciéndote un hombre entre los hombres, un humanista sin las taras absurdas del interés y los bienes acumulados.
Todo acabará para todos... ¿por qué, entonces, no luchar para que todos vivamos en condiciones dignas hasta que eso suceda?

Comentarios

  1. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    De acuerdo en todo con tu texto.
    Te pongo un enlace:

    FRAGIL- Sting

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…