Ir al contenido principal

El jodido número cincuenta y tres.


Me desperté pensando en el número cincuenta y tres, así, sin más. Aguanté en la cama como un cuarto de hora mientras oía el golpeo feroz de la lluvia en el tejado, y en mi cabeza seguía con el número cincuenta y tres estableciéndose en cábala... “53... 5+3=8... 8=un cero subido a un cero... 0+0=0... 5x3=15... 1+5=6... el 6 es un 9 invertido, que es mi número de la suerte, el que siempre llevé en las camisetas de basket cuando hacía deporte... 5-3=2... 2=1+1... 1= YO... 2=YO+YO...”... así el cuarto de hora despierto en mi cama... luego me levanté. La lluvia proseguía atacando al tejado con fiereza. Una ducha, un desayuno frugal, un cepillado de dientes mirándome el rostro en el espejo del baño... y a la calle. Van a ser cincuenta y tres años atado a este paisaje y a esta gente, cincuenta y tres años en los que solo puedo contar pequeñas huidas y algunos ataques de inestabilidad, pero no me siento mayor si dejo de lado el rastro de los avisos de la física y la química de mi cuerpo, pues aún conservo cierta candidez y muchas ganas de hacer locuras a pesar de los golpes y las verdades a secas.
La verdad es que este año ha sido de los más duros de mi vida, quizás el más duro, pues he tenido que atacar un complicado proceso de crisis en mi pequeña empresa con un grave embargo de cuentas por parte de la hacienda pública, un ERE cabrón y una situación económica de constantes números rojos de la que he podido salir gracias a la fuerza de una huida hacia adelante propiciada por un ‘no me queda otra’ lleno de adrenalina y, cómo no, por la magnífica actitud de mis trabajadores, que han sido la parte más importante a la hora de salir de este proceso destructivo [gracias, amigos, por comprender cada día apretado, cada jornada tensa, cada escasez y cada susto. Gracias por mantener el latido común a pesar del vértigo constante]. Lo peor es que en el camino han quedado muertos inútiles y algo de sensación de tierra quemada, pero aquí sigo, respirando, latiendo, mirando al mundo con preguntas y manteniendo intacto el verbo “intentar” en mi diccionario de uso.
Lo mejor es que he aprendido a mantener la calma en los momentos de mayor tensión, todo a pesar de que a mi lado había impulsos destructivos que tomaban forma de decisiones tajantes y sin posible vuelta atrás, unos impulsos que he sabido calmar con mucha dificultad, sobre todo por mi falta natural de carácter empresarial y de liderazgo.
Del año me quedo, sobre todo, con un par de poemas que guardo como tesoros, con algunas fidelidades que atesoraré para siempre con verdadero agradecimiento y con el trabajo solidario y quienes se han acercado a él... el resto es ‘mientras tanto’, un mientras tanto hecho de pequeños y constantes dolorcillos articulares, de esa cistitis crónica que me ataca siempre a trasmano, de algunos desabrigos personales y de ciertas decepciones que apenas han hecho mella.
No sé hasta dónde podré llegar, pero sé perfectamente de dónde vengo y con quién me rozo, que ya me parece suficiente a estas alturas... y sé que quiero seguir intentando todo lo que me apetezca intentar, entre otras cosas porque ya no le tengo miedo al otro ni sé sentir vergüenza propia [aunque sí que la siento ajena]. Alumbra mi nuevo año lleno de proyectos que están entre alfileres, proyectos personales y proyectos creativos que no precisan anuencias ni apoyos, gustos ni regustos, empujones ni soplos... solo yo me basto para sacarlos adelante o dejarlos aparcados, solo a mí me interesan y solo a mí me harán crecer o caer derrotado... que ya hace tiempo que no necesito voces ni palmadas, críticas ni bituminosas palabras falsas... sé también lo que soy y lo que valgo [siempre por comparación] y ya no me apetece guardar puñales.
Cincuenta y tres años realmente no son nada, y es esa nada en la que quiero vibrar individualmente, sentir mi tiempo, roerlo, retardarlo o acelerarlo y hacerlo desaparecer un día sin que nadie se entere.
Y que me tomo de un solo trago este poema hermoso de un poeta de derechas, y del Real Madrid, que me gusta un montón [no todo iba a ser bonito para quienes gozan de estro], Miguel D’Ors:

TEMPUS FUGIT

Lo dijeron Horacio y el Barroco:
cada hora nos va acercando un poco
más al negro cuchillo de la Parca.
¿Qué es esta vida sino un breve sueño?

Hoy lo repite, a su manera, el Marca:
en junio se retira Butragueño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …