Ir al contenido principal

La antimateria y un muerto reciente.



18 de abril.

Hoy enterraban a un conocido y me tocó ir al pasamanos. Mi costumbre en estos casos es fumarme un cigarrito fuera de la iglesia mientras se desarrolla la misa y luego pasar a dar el cabezazo de rigor, pero hoy estaba el colega Francisco y echamos una parlaeta para comer el tiempo... ‘Felipe, ayer me enteré por la tele de que en la última misión tripulada al espacio se ha ido a buscar la antimateria... que parece que tiene que ver con una nueva posibilidad de viajar a velocidades vertiginosas y con otro concepto del viaje muy distinto al que conocemos... ¿Habías oído hablar de ello?’. Yo sonreí, aunque no demasiado, pues llevo unos días como enfadado con el mundo y, a mayores, me tiene jodido el puñetero pinzamiento del ciático... y le dije que sí que había leído algo al respecto, pero que no lo recuerdo bien... y que lo que a mí realmente me interesa es el crecimiento común y por igual, no estas zoroladas científicas que terminan sonrojando al hombre desde la inversión que suponen y los fines que persiguen [que fundamentalmente son bélicos]... que a mí me gustaría que el hombre se centrase antes en solventar asuntos para los que realmente tiene capacidad y dejarse de inversiones bestiales en zarandajas para un futuro que no parece de todos... solventar el hambre, la sed, las enfermedades epidémicas para las que ya hay fármacos fiables de los que solo se beneficia el primer mundo... acabar con los sátrapas y darle un giro al sistema que nos trae como imbéciles. Sería fundamental poner al día el uso generalizado y global de todos los avances obtenidos y hacerlo bien, de tal forma que cada novedad de uso vaya acompañada de un trabajo que asegure que tal avance es enriquecedor y no destructivo [pienso en los medicamentos capaces de alargar el tiempo de vida, pero sin acompañarse de calidad de la misma... así, tal avance deja de serlo]... y Francisco insistía... ‘He indagado en el asunto y es interesantísimo, Felipe, de verdad’... pero yo me mantenía en mis trece, en que el avance necesario es el de la igualdad, el de acabar con la miseria y la pobreza, con la enfermedad y con el hambre... y que acabó la misa... y que no me apeteció entrar a hacer el teatro de siempre y me volví a mi curro sin pasamanos y sin dar el cabezazo tradicional, porque no me gusta, porque no le encuentro el aquél a estas manías tradicionales que te dejan marcado si no las cumples... el tipo muerto, allí, frente al altar del legionario... y Francisco pensando en la antimateria... y yo pensando en que mañana hay que pagar a Hacienda una pasta gansa, lo que no me cabrea mucho más que el pensar en el para qué lo pago, si al final toda esa pasta va a ir a financiar todo el gorroneo capitalista o para dar subvenciones a fondo perdido a colectivos que son la pura vergüenza del sistema... qué mal carácter tengo, coño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …