Ir al contenido principal

La antimateria y un muerto reciente.



18 de abril.

Hoy enterraban a un conocido y me tocó ir al pasamanos. Mi costumbre en estos casos es fumarme un cigarrito fuera de la iglesia mientras se desarrolla la misa y luego pasar a dar el cabezazo de rigor, pero hoy estaba el colega Francisco y echamos una parlaeta para comer el tiempo... ‘Felipe, ayer me enteré por la tele de que en la última misión tripulada al espacio se ha ido a buscar la antimateria... que parece que tiene que ver con una nueva posibilidad de viajar a velocidades vertiginosas y con otro concepto del viaje muy distinto al que conocemos... ¿Habías oído hablar de ello?’. Yo sonreí, aunque no demasiado, pues llevo unos días como enfadado con el mundo y, a mayores, me tiene jodido el puñetero pinzamiento del ciático... y le dije que sí que había leído algo al respecto, pero que no lo recuerdo bien... y que lo que a mí realmente me interesa es el crecimiento común y por igual, no estas zoroladas científicas que terminan sonrojando al hombre desde la inversión que suponen y los fines que persiguen [que fundamentalmente son bélicos]... que a mí me gustaría que el hombre se centrase antes en solventar asuntos para los que realmente tiene capacidad y dejarse de inversiones bestiales en zarandajas para un futuro que no parece de todos... solventar el hambre, la sed, las enfermedades epidémicas para las que ya hay fármacos fiables de los que solo se beneficia el primer mundo... acabar con los sátrapas y darle un giro al sistema que nos trae como imbéciles. Sería fundamental poner al día el uso generalizado y global de todos los avances obtenidos y hacerlo bien, de tal forma que cada novedad de uso vaya acompañada de un trabajo que asegure que tal avance es enriquecedor y no destructivo [pienso en los medicamentos capaces de alargar el tiempo de vida, pero sin acompañarse de calidad de la misma... así, tal avance deja de serlo]... y Francisco insistía... ‘He indagado en el asunto y es interesantísimo, Felipe, de verdad’... pero yo me mantenía en mis trece, en que el avance necesario es el de la igualdad, el de acabar con la miseria y la pobreza, con la enfermedad y con el hambre... y que acabó la misa... y que no me apeteció entrar a hacer el teatro de siempre y me volví a mi curro sin pasamanos y sin dar el cabezazo tradicional, porque no me gusta, porque no le encuentro el aquél a estas manías tradicionales que te dejan marcado si no las cumples... el tipo muerto, allí, frente al altar del legionario... y Francisco pensando en la antimateria... y yo pensando en que mañana hay que pagar a Hacienda una pasta gansa, lo que no me cabrea mucho más que el pensar en el para qué lo pago, si al final toda esa pasta va a ir a financiar todo el gorroneo capitalista o para dar subvenciones a fondo perdido a colectivos que son la pura vergüenza del sistema... qué mal carácter tengo, coño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…