Ir al contenido principal

La multilateralidad de todo.



Sí, mis gafas son mis gafas y me sirven para enfocar letras y objetos, para leer mejor y obtener la información de imágenes con más nitidez... pero en sí mismas son un instrumento sujeto a la multilateralidad que me sobrepasa por donde lo mire... con ellas puedo hacer el efecto lupa e intentar el fuego, puedo romper sus cristales y utilizarlos para herir o cortarme las venas, pueden ser objeto de arte bien o mal decoradas, servir de calzador o de diadema, se puede mover el café con sus patillas o hacer fotos deformadas desde su óptica... pero si nos vamos a sus mediaciones, mis gafas me llegan por medio del óptico que me las vendió, que a su vez las recibió por medio de un transporte desde las naves del almacenista, que a su vez las recibió del fabricante, un tipo con dinero que compró los pasta y metales, vidrio y otras materias primas... y sus máquinas de trasformación y fabricado... y todos consumieron energía eléctrica y se movieron gracias a la gasolina de las gasolineras que surtieron los diversos transportes... así, mis gafas son un producto complejo y muy mediado que es capaz de hablarme de las capacidades del hombre, de sus capacidades de uso y transformación de todo lo que cae en su mano... y mis gafas, estas gafas que ahora reposan sobre mi nariz, no son inmutables, pues cambian ellas y me cambian a mí, cambian mis puntos de vista con ellas y sobre ellas, haciéndome más complejo de forma casual o buscada, que eso no importa, pues son capaces de resistir la descontextualización y aún ser gafas sin sus cristales tallados y medidos... y esto sucede igual con mi mechero, con mi silla, con mi pluma, con mi computadora, con mi teléfono, con el tintero, con el plato hondo y con el tenedor... y yo intento llevarlo a la escritura, al poema, al pensamiento sereno y al pensamiento apresurado, a la pintura... buscarle significado multilateral a todo lo que hago y jugar con ello hasta el éxtasis, el caos total o el aburrimiento... es eso, sí, es eso... y hoy he sido capaz de describirlo un poco.









Comentarios

  1. Gafas de cíclope, gafas lectoras, gafas seguras, gafas regalo, gafas quebradas, gafas soperas, castas gafas, gafas cinéfilas. ¡Ay, las gafas!

    ResponderEliminar
  2. -¿Para qué sirve un poeta?-
    El poeta tiene que ver con el verbo ver,con el verbo sentir y con el verbo escribir.
    El poeta sirve… como unas gafas, para que veas, hijo mío, para que veas.

    GLORIA FUERTES

    ResponderEliminar
  3. Ja ja ja... pero de dónde sacas tanta gafa????? Te faltan las de Manolito Gafotas. Yo te presto las mías que son... de GAFALUPE!!!!!! Alguien te está gafando, me parece (o soy yo que estoy gafada ¿?%&$"?).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…