Ir al contenido principal

Ese olor rancio de las multitudes...



Béjar se desflora con ese falso olor a tomillo de los córpuses, que es serpol, y pone su cara de ‘purísima’ para dejar las ideas bien claras de lo que hay (y no ha dejado de haber), un estado confesional no declarado (y también el reino de los ancianos puestos a orear al sol en las aceras) y un paro que ha pasado de 1.140 personas desempleadas en el año 2008 a algo más de 2000 en este nefasto 2011... casi mil nuevos desempleados en tres años y en una ciudad que no llega a los 15.000 habitantes... ¿se puede cabrear uno por menos que esto?... y la fiesta ha estado mejor atendida que nunca [en fastos, decoraciones, asistencia y pasta], que había que celebrar algunos triunfos exponiéndose a las miradas del gentío... cuando lo que debiéramos estar haciendo es salir en procesión para pedir trabajo, para pedir que no se vuelva a llegar al umbral de pobreza en esta plaza [y en las demás], para rogar que no le den más a la trama financiera responsable de este desastre, para reclamar que se cepillen a todos y cada uno de los políticos corruptos que campan por sus fueros en esta piel de toro, para que haya responsabilidad y se escuche a los ciudadanos, para que cada hombre sea importante y objeto de todos los cuidados por el Estado... ¿saldrían los mismos que han salido hoy –con sus americanas y sus corbatas, con sus vestiditos de última moda– a pedir por esto y por otras cosas justas por donde se las mire?... NO... claro que no... porque ellos cobran a fin de mes con regularidad y no saben lo que es sentirse ahogado por el sistema... y porque no se sienten solidarios con los demás -a los que llaman perroflautas, papanatas y hasta guerrilleros urbanos... y otros insultos muy de su jaez y de su prosa-...
Sí, olía a tomillo, que es serpol, esta mañana... pero también olía a muertes próximas entre el gentío católico integrista [van ya muy mayores, que lo he visto con mis ojos], y olía a sudor, a falta de trabajo, a sueldos miserables y a pérdida de valores ciudadanos (siempre en favor de esos otros ‘valores’ de índole religiosa que suelen cambiarle el nombre a la ‘justicia’ para llamarla ‘caridad’)... y a incienso, coño, que olía a incienso (ese ‘quemativo’ especializado en ocultar otros olores molestos).
Sudé como un vulcanólogo en prácticas y casi me mareo del calor y del olor... también quizás de la decepción.
Luego bebí agua como un poseso y pensé en lo de siempre... ¿por qué hay hombres que se creen por encima de los hombres?, ¿por qué no pueden cambiar las cosas con los cambios de generaciones?... ¿quién manda? (porque ya sabemos quiénes obedecen)... ¿cómo salir de toda esta basura?
Busquemos el poder de la razón todos a una, que de la razón del poder ya hemos tomado demasiadas dosis.

Comentarios

  1. Pues con la que está cayendo y acabo de terminar una cartita que, mañana, enviaré a mis jefes -mejor por escrito, no se me vaya la lengua y la líe más- y, a qué viene esto? pues pq necesito el sueldo miserable, pero también necesito mi dignidad. Ufffffffffff!!

    Otro año viendo tus hombres de musgo... ¿cuántos llevo por aquí? ¿tres? ¿cuatro?

    Bssss. Dnc

    ResponderEliminar
  2. para cuando dejaremos de pagar fiestas religiosas en este estado laico y aconfesional? para cuando con mi dinero, mi poco dinero pues soy una parada más con dos hijos pequeños, vamos a sostener actos como el del Corpus? Para cuando la religión, sea la que sea, va a pasar a ser algo privado... no entiendo por qué con mi dinero, con mis impuestos se sufragan estos gastos, se paga a profesores de religión elegidos a dedo... en fin, si vivimos en un estado laico y aconfesional... por qué no me lo parece?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …