Ir al contenido principal

Ese olor rancio de las multitudes...



Béjar se desflora con ese falso olor a tomillo de los córpuses, que es serpol, y pone su cara de ‘purísima’ para dejar las ideas bien claras de lo que hay (y no ha dejado de haber), un estado confesional no declarado (y también el reino de los ancianos puestos a orear al sol en las aceras) y un paro que ha pasado de 1.140 personas desempleadas en el año 2008 a algo más de 2000 en este nefasto 2011... casi mil nuevos desempleados en tres años y en una ciudad que no llega a los 15.000 habitantes... ¿se puede cabrear uno por menos que esto?... y la fiesta ha estado mejor atendida que nunca [en fastos, decoraciones, asistencia y pasta], que había que celebrar algunos triunfos exponiéndose a las miradas del gentío... cuando lo que debiéramos estar haciendo es salir en procesión para pedir trabajo, para pedir que no se vuelva a llegar al umbral de pobreza en esta plaza [y en las demás], para rogar que no le den más a la trama financiera responsable de este desastre, para reclamar que se cepillen a todos y cada uno de los políticos corruptos que campan por sus fueros en esta piel de toro, para que haya responsabilidad y se escuche a los ciudadanos, para que cada hombre sea importante y objeto de todos los cuidados por el Estado... ¿saldrían los mismos que han salido hoy –con sus americanas y sus corbatas, con sus vestiditos de última moda– a pedir por esto y por otras cosas justas por donde se las mire?... NO... claro que no... porque ellos cobran a fin de mes con regularidad y no saben lo que es sentirse ahogado por el sistema... y porque no se sienten solidarios con los demás -a los que llaman perroflautas, papanatas y hasta guerrilleros urbanos... y otros insultos muy de su jaez y de su prosa-...
Sí, olía a tomillo, que es serpol, esta mañana... pero también olía a muertes próximas entre el gentío católico integrista [van ya muy mayores, que lo he visto con mis ojos], y olía a sudor, a falta de trabajo, a sueldos miserables y a pérdida de valores ciudadanos (siempre en favor de esos otros ‘valores’ de índole religiosa que suelen cambiarle el nombre a la ‘justicia’ para llamarla ‘caridad’)... y a incienso, coño, que olía a incienso (ese ‘quemativo’ especializado en ocultar otros olores molestos).
Sudé como un vulcanólogo en prácticas y casi me mareo del calor y del olor... también quizás de la decepción.
Luego bebí agua como un poseso y pensé en lo de siempre... ¿por qué hay hombres que se creen por encima de los hombres?, ¿por qué no pueden cambiar las cosas con los cambios de generaciones?... ¿quién manda? (porque ya sabemos quiénes obedecen)... ¿cómo salir de toda esta basura?
Busquemos el poder de la razón todos a una, que de la razón del poder ya hemos tomado demasiadas dosis.

Comentarios

  1. Pues con la que está cayendo y acabo de terminar una cartita que, mañana, enviaré a mis jefes -mejor por escrito, no se me vaya la lengua y la líe más- y, a qué viene esto? pues pq necesito el sueldo miserable, pero también necesito mi dignidad. Ufffffffffff!!

    Otro año viendo tus hombres de musgo... ¿cuántos llevo por aquí? ¿tres? ¿cuatro?

    Bssss. Dnc

    ResponderEliminar
  2. para cuando dejaremos de pagar fiestas religiosas en este estado laico y aconfesional? para cuando con mi dinero, mi poco dinero pues soy una parada más con dos hijos pequeños, vamos a sostener actos como el del Corpus? Para cuando la religión, sea la que sea, va a pasar a ser algo privado... no entiendo por qué con mi dinero, con mis impuestos se sufragan estos gastos, se paga a profesores de religión elegidos a dedo... en fin, si vivimos en un estado laico y aconfesional... por qué no me lo parece?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…