Ir al contenido principal

Ensaladita poética y unos apuntes de Mompracem


Venir de una tradición poética de dientes perlados y rosadas mejillas es bastante duro [porque además en ella hay fuentes y veneros, riscos y colinas]... y llegar desde ella al extremo de las pollas rampantes y los coños abiertos lo hace todo aún más duro, sobre todo si has pasado antes por el marbete social del ‘agrupémonos todos’ con el fin de hacer puerto en el jodido sincretismo experiencial de semáforos, papeleras y pensiones viejas que te podría llevar al dinero oficial. Pues bien, uno, que ha pasado por todo y se ha dejado de todo [hasta pelos en la gatera], termina entrando en los campos del criterio y empieza a hacer descartes, a modelar gustos y disgustos y a saber más o menos lo que le apetece en poesía... y de pronto decide que le gusta una ensaladita con cierto puntito beat y algo de sazón Brodsky como entrante, que entre los platos fuertes se queda con Oliverio Girondo y el mejor Ángel González, que de postre escoge un par de poemas universales de Rosa Chacel [qué tristemente poco conocida es su poesía, coño] y deja para la merienda algunas cositas potentes de Houellebecq... eso y todo Catulo en la mesilla por si entre la noche hay hambre.
•••

APUNTES DE MOMPRACEM (transversos piratas)

1
¿Soy hombre
porque no me como la carne cruda
como el perro navajo de Kerouac
o simplemente porque me hundo
con el jodido pensamiento
de que mi madre
pueda morir cualquier día?

2
Ahora es triste morir.
Me han dicho que en las funerarias
ya no afeitan.

3
El término ‘driblar’
no es muy poético,
pero en la vida
resulta imprescindible.

4
Todo viene y va...
por qué no sonreír
si seguiré siendo el mismo.

5
El cielo, amigo,
también está en todas partes.

6
Todo lo que nos ilumina
el rostro
fue hecho por esclavos.

7
Vivir no debiera ser aburrido...
pero hay tantos estúpidos.

8
Miro a mi alrededor
y solo veo ruinas...
pero hay aves que migran.

9
Algunos días
se me antoja largarme...
pero no puedo.

10
Si montas en un barco
por si acaso
invita a la hija del gobernador
a echar un polvo
que hay riesgo de naufragio
aunque sea poco.

11
Me encantan los puntos
suspensivos
porque son más futuro
que el futuro.

12
Basta una cerilla
para que arda el mundo entero...
también el mar.

13
Qué desastre
unos labios
que no lleven deseo.

14
Cuando oigas la sombra
sabrás que en el silencio
siempre hay pájaros.

15
¿Cómo puedo saber
si ya estoy cansado
de mi bazo?

16
Celebra cada minuto
el aniversario
de todos los minutos
anteriores.

17
Me moría...
pero solo era la memoria.

18
¿Por qué los ojos,
hechos para el horizonte abierto,
terminan siendo frontera?

19
Por favor,
tan solo llora
si resucito
cuando muera.

20
Empecemos
sin pausa
otro fracaso nuevo,
que se hace tarde.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…