Ir al contenido principal

"Tanta sensibilidad con los necesitados que están lejos..."


Ayer.

No sé cómo hacerlo, coño, que todo el mundo está agresivo (y yo el primero) y a la menor lanza puñales. La primera en la frente llega cuando te tocan lo cercano y te dicen eso de “tanta sensibilidad con los necesitados que están lejos y tanta agresividad con los que están cerca”... y quizás tengan razón, aunque juro que procuro huir de eso siempre y mostrarme sensible aquí y allá, pero la diferencia es tanta, el sufrimiento es tan distinto... y esto me hace sujetar cada día un poco más las palabras, aunque no demasiado, porque casi es lo único que me queda.
Hace un par de días, un jovencito con trabajo fijo me decía que habría que prohibir el uso gratuito de nuestra sanidad a los inmigrantes, y al rato me encontré a mi sobrinilla con una pulserita de la bandera de España en su muñeca (ella aún no tiene el uso de esas razones) mientras otro sobrinillo estaba tomando plaza como policía nacional en la costa... a eso le sumo la decisión plenaria del viernes en el ayuntamiento bejarano, y ya solo me queda gritar... pero no, enlacé toda mi rabia a un comentario poco precisado (una pregunta asertiva) y quizás le di en las napias a quien menos se lo merecía, que me respondió con la antedicha frase entrecomillada arriba.
Pulsando el estado de las cosas, debo decir que la situación en Somalia es verdaderamente urgente y nada comparable con la situación aquí... y que como diariamente recibo noticia cumplida de lo que allí sucede (y también imágenes, que son durísimas), pues pido que se entienda que en alguna ocasión me salga de mis casillas y tire con bala. Sé perfectamente que el personal duda de las organizaciones no gubernamentales, y que eso se acentúa cuando median los bancos (que es la mayoría de las veces, pues hay pocos medios más rápidos y seguros de hacer llegar las ayudas económicas); sé que quien ve cómo su entorno cercano se va llenando de cadenas y de faltas acaba por dudar de todo y de todos, pero también sé que hay que hacer algo, como individuos y como sociedad, que hay que parar como sea las hambrunas, y hacerlo ya en el caso específico de Somalia... y ponerse a ello lleva echarle tiempo y ganas al asunto... dejar un poco las obligaciones diarias y embeberse en ‘hacer’ algo que pueda ser útil, aunque sea pequeño... y para eso hay que poner confianza en algún punto, pues no sirve de nada decir que todo funciona mal y quedarse quieto, así sí que no sería posible ayuda alguna... y desde ese pensamiento me fui esta mañana a comprar unas huchas y les puse una pegatina, miré cómo está el asunto de la ayuda urgente y me decidí por la AECID para hacerle llegar los fondos que se recauden y me puse a llamar a los colegas para pedir materiales de sobra y montar un mercadillo el próximo sábado en la Plaza Mayor de Béjar con el fin de obtener algunos fondos... y de ese tiempo robado al trabajo, para hacer lo que realmente me apetece hacer, pues que salieron algunas deserciones y unas cuantas frases poco adecuadas para mi estado actual de tensión, lo que logró ponerme irascible hasta la bola... en fin, pero es solo mi problema.
Todo lo anterior y esta sensación de que el mundo no funciona, de que los hombres, uno a uno, sacan enseguida sus miserias para retirarse a vivir lo mejor posible mientras se olvidan de ese necesario ‘los demás’... así que contesto mal a la menor y hasta quizás sin demasiada razón... es por ello que pido disculpas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…