Ir al contenido principal

"Tanta sensibilidad con los necesitados que están lejos..."


Ayer.

No sé cómo hacerlo, coño, que todo el mundo está agresivo (y yo el primero) y a la menor lanza puñales. La primera en la frente llega cuando te tocan lo cercano y te dicen eso de “tanta sensibilidad con los necesitados que están lejos y tanta agresividad con los que están cerca”... y quizás tengan razón, aunque juro que procuro huir de eso siempre y mostrarme sensible aquí y allá, pero la diferencia es tanta, el sufrimiento es tan distinto... y esto me hace sujetar cada día un poco más las palabras, aunque no demasiado, porque casi es lo único que me queda.
Hace un par de días, un jovencito con trabajo fijo me decía que habría que prohibir el uso gratuito de nuestra sanidad a los inmigrantes, y al rato me encontré a mi sobrinilla con una pulserita de la bandera de España en su muñeca (ella aún no tiene el uso de esas razones) mientras otro sobrinillo estaba tomando plaza como policía nacional en la costa... a eso le sumo la decisión plenaria del viernes en el ayuntamiento bejarano, y ya solo me queda gritar... pero no, enlacé toda mi rabia a un comentario poco precisado (una pregunta asertiva) y quizás le di en las napias a quien menos se lo merecía, que me respondió con la antedicha frase entrecomillada arriba.
Pulsando el estado de las cosas, debo decir que la situación en Somalia es verdaderamente urgente y nada comparable con la situación aquí... y que como diariamente recibo noticia cumplida de lo que allí sucede (y también imágenes, que son durísimas), pues pido que se entienda que en alguna ocasión me salga de mis casillas y tire con bala. Sé perfectamente que el personal duda de las organizaciones no gubernamentales, y que eso se acentúa cuando median los bancos (que es la mayoría de las veces, pues hay pocos medios más rápidos y seguros de hacer llegar las ayudas económicas); sé que quien ve cómo su entorno cercano se va llenando de cadenas y de faltas acaba por dudar de todo y de todos, pero también sé que hay que hacer algo, como individuos y como sociedad, que hay que parar como sea las hambrunas, y hacerlo ya en el caso específico de Somalia... y ponerse a ello lleva echarle tiempo y ganas al asunto... dejar un poco las obligaciones diarias y embeberse en ‘hacer’ algo que pueda ser útil, aunque sea pequeño... y para eso hay que poner confianza en algún punto, pues no sirve de nada decir que todo funciona mal y quedarse quieto, así sí que no sería posible ayuda alguna... y desde ese pensamiento me fui esta mañana a comprar unas huchas y les puse una pegatina, miré cómo está el asunto de la ayuda urgente y me decidí por la AECID para hacerle llegar los fondos que se recauden y me puse a llamar a los colegas para pedir materiales de sobra y montar un mercadillo el próximo sábado en la Plaza Mayor de Béjar con el fin de obtener algunos fondos... y de ese tiempo robado al trabajo, para hacer lo que realmente me apetece hacer, pues que salieron algunas deserciones y unas cuantas frases poco adecuadas para mi estado actual de tensión, lo que logró ponerme irascible hasta la bola... en fin, pero es solo mi problema.
Todo lo anterior y esta sensación de que el mundo no funciona, de que los hombres, uno a uno, sacan enseguida sus miserias para retirarse a vivir lo mejor posible mientras se olvidan de ese necesario ‘los demás’... así que contesto mal a la menor y hasta quizás sin demasiada razón... es por ello que pido disculpas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …