Ir al contenido principal

Una dosis del interminable agosto somalí...



Comienza agosto y el mundo es un castillo de alambre y hielo que se sujeta en cruces, porque aún hay fe y fanatismo para adormecer las mentes, fe para edificar cruces y fanatismo para negar en pleno un miserable bocado a la Somalia muerta y remuerta de sed y hambre... ni un gesto piadoso de mentira hacia esa gente que realmente padece nuestros excesos, ni un escasito ‘estamos con vosotros’ hecho de palabras... me avergüenzo del mundo en el que vivo, me da asco ese pensar solo en lo nuestro, en mantener lo acaparado, en ser nada más lo que tenemos.
Todo va a peor y los curas vuelven a pasear ufanos por las calles con alzacuellos mientras se multiplican las procesiones y los santos nuevos, mientras se hacen campañas de acogida a jóvenes cristianos que vienen de sacras vacaciones a este puerto para extenderle una alfombra roja al Papa molondro de Roma [que volverá a gastarse lo innombrable –de nuestro dinerillo– en fastos y seguridades], que dirá dos palabras sobre las hambrunas y pedirá oración de ayuda para aquellos pobres miserables a los que el viernes les negamos el pan y el agua en pleno municipal con el voto católico integrista (pero nunca islámico)... pero como es agosto y los culos se lavan sin pudor en las piscinas, pues que no ha pasado nada... total, puede que sean cien mil negros menos... que han dejado de sufrir... pero nuestras cuentas cuadran, coño, claro que cuadran... haciendo populismo barato las cuentas siempre cuadran... y si no cuadran, está la iglesia de enfrente para hacer que cuadren a base de preces y liturgias, de te resto y me sumo...
Y lo mejor es encerrarse y olvidar... lo mejor para el cuerpo de uno, claro... pero para el cuerpo de los demás, y para el espíritu propio, lo adecuado es salir a gritarlo a la calle, exigiendo justicia y eliminación de esa pérfida moral lavada.
Debiéramos tener todos una dosis de ese interminable agosto somalí [más de dos años sin lluvia] y ver cómo muere todo el ganado entre las grietas del suelo reseco, y ver cómo van cayendo los hijos, uno a uno, entre moscas golosas de muerte, y saberse tan solo esqueleto por las sinrazones de occidente... todos debiéramos sentir aquella sed, aquella angustia y aquella rabia de pura imposibilidad... pero primero ellos, los que el viernes dijeron que no a una ayuda a Somalia mediada por AECID y luego salieron ufanos a tomarse unas cervezas frías en los bares aledaños al ayuntamiento... y quizás después de estas palabras ya no tenga acceso a los trabajos de imprenta municipales... pero me da igual, porque hay cosas que no deben callarse jamás.
Y que se gasten su dinero –y parte del mío– en sus jodidas cruces... que lo mismo su Cielo va a terminar siendo Somalia.

IMÁGENES PARA LA VERGÜENZA
(subidas a Google en los últimos cuatro días)
















Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…