Ir al contenido principal

Las cosas de Wert...



Wert, que pasó de las tertulias televiseras –ese aparato de propaganda tan bien explotado por los diseñadores del dirigismo mediático– a ser (M)inistro (¿de la Iglesia?), se acaba de despachar con que lo más importante para arreglar la educación en España es quitarle el monto ideológico (!) a la asignatura de Ciudadanía, meter un curso más de bachillerato y restarlo de educación secundaria, y hacer más larga la formación profesional... ¿y eso era todo?... Si a este tipo le he visto yo defendiendo de tertuliano la importancia del Latín y el Griego, le he oído sopesar lo de quitar Religión como asignatura, dándole la razón a sus tertulianos oponentes... le he visto explicando cómo se debe bajar el nivel de contenidos a cambio de una educación más práctica... es increíble.
Desde mi cabreado punto de vista, visto lo visto, el único pequeño parche que podría tener nuestro sistema educativo precisaría de ciertas cosas que paso a enumerar para que no se me dispersen:
  • Estructurar la educación obligatoria para que sea capaz de ‘fijar’ conocimientos imprescindibles, y cuando digo ‘fijar’, me refiero a que no haya ningún alumno que salga de esos ciclos sin saber sumar, restar, multiplicar, dividir, leer y escribir con corrección ortográfica y expresiva, lo que llevaría a darle importancia troncal a las asignaturas de Matemáticas y Lengua, obligando a que tuvieran un máximo de horas semanales y  siempre en horario de máxima atención de los muchachos.
  • Descargar las asignaturas de contenidos prescindibles y determinar en los programas qué contenidos son de imprescindible conocimiento y cuáles son accesorios, marcando tal circunstancia a la hora de calificar y dar los ciclos por aprobados.
  • Eliminar de la educación obligatoria asignaturas propias de especializaciones o de caminos profesionales específicos (se me viene ahora mismo a la cabeza las asignaturas de Tecnología, Música, Informática, Gimnasia, Plástica...) y dejarlas como opción libre en las horas de menos atención del alumnado.
  • Dar importancia no troncal al conocimiento de idiomas, al conocimiento del medio y al conocimiento de lenguas muertas, fundamentalmente el Latín.
  • Propiciar en todo momento el desarrollo reflexivo de los muchachos, haciendo que el principio de autoridad del profesor se una al de guía en un proceso constante de ensayo en el que el juego acierto/error resulte base fundamental de la formación.
En resumen, descargar de horas llenas de absurdos contenidos a los chicos, proporcionarles una buena base estructural en los conocimientos de matemáticas básicas de uso común y en el manejo fluido y correcto del idioma y abrirles caminos de forma relajada a los diversos campos que puedan ser interesantes en sus opciones de futuro, sin ridículas imposiciones en el conocimientos de contenidos que no están  adaptados a su edad ni a su capacidad, consiguiendo muchachos que al acabar su ciclo obligatorio sean capaces de resolver problemas diarios que van desde el movimiento de moneda hasta la correcta expresión de sus necesidades por medio del lenguaje, chicos capaces de leer un libro sin que ello les suponga un trabajo duro, capaces de conocer los medios de información con los que obtener los conocimientos precisados por sus necesidades o su curiosidad, chicos capaces de desarrollar ideas básicas y con posibilidad real de elección... nada más.
Y el que desee especializarse en algo, que lo busque y se lo trabaje en ciclos superiores, en los que ya sí se podrá entrar en nuevos contenidos... que hay muchos universitarios (me consta, y con tristeza) que no saben escribir con corrección ortográfica ni expresiva y tienen verdaderos problemas si les pones una división y no les dejas una calculadora... por ejemplo.
Y eso.

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo ... tengo una peque de 13 años y no dejo de verlo a cada momento... y los que nos queda por ver como no dejen de toquetear.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…