Ir al contenido principal

Las cosas de Wert...



Wert, que pasó de las tertulias televiseras –ese aparato de propaganda tan bien explotado por los diseñadores del dirigismo mediático– a ser (M)inistro (¿de la Iglesia?), se acaba de despachar con que lo más importante para arreglar la educación en España es quitarle el monto ideológico (!) a la asignatura de Ciudadanía, meter un curso más de bachillerato y restarlo de educación secundaria, y hacer más larga la formación profesional... ¿y eso era todo?... Si a este tipo le he visto yo defendiendo de tertuliano la importancia del Latín y el Griego, le he oído sopesar lo de quitar Religión como asignatura, dándole la razón a sus tertulianos oponentes... le he visto explicando cómo se debe bajar el nivel de contenidos a cambio de una educación más práctica... es increíble.
Desde mi cabreado punto de vista, visto lo visto, el único pequeño parche que podría tener nuestro sistema educativo precisaría de ciertas cosas que paso a enumerar para que no se me dispersen:
  • Estructurar la educación obligatoria para que sea capaz de ‘fijar’ conocimientos imprescindibles, y cuando digo ‘fijar’, me refiero a que no haya ningún alumno que salga de esos ciclos sin saber sumar, restar, multiplicar, dividir, leer y escribir con corrección ortográfica y expresiva, lo que llevaría a darle importancia troncal a las asignaturas de Matemáticas y Lengua, obligando a que tuvieran un máximo de horas semanales y  siempre en horario de máxima atención de los muchachos.
  • Descargar las asignaturas de contenidos prescindibles y determinar en los programas qué contenidos son de imprescindible conocimiento y cuáles son accesorios, marcando tal circunstancia a la hora de calificar y dar los ciclos por aprobados.
  • Eliminar de la educación obligatoria asignaturas propias de especializaciones o de caminos profesionales específicos (se me viene ahora mismo a la cabeza las asignaturas de Tecnología, Música, Informática, Gimnasia, Plástica...) y dejarlas como opción libre en las horas de menos atención del alumnado.
  • Dar importancia no troncal al conocimiento de idiomas, al conocimiento del medio y al conocimiento de lenguas muertas, fundamentalmente el Latín.
  • Propiciar en todo momento el desarrollo reflexivo de los muchachos, haciendo que el principio de autoridad del profesor se una al de guía en un proceso constante de ensayo en el que el juego acierto/error resulte base fundamental de la formación.
En resumen, descargar de horas llenas de absurdos contenidos a los chicos, proporcionarles una buena base estructural en los conocimientos de matemáticas básicas de uso común y en el manejo fluido y correcto del idioma y abrirles caminos de forma relajada a los diversos campos que puedan ser interesantes en sus opciones de futuro, sin ridículas imposiciones en el conocimientos de contenidos que no están  adaptados a su edad ni a su capacidad, consiguiendo muchachos que al acabar su ciclo obligatorio sean capaces de resolver problemas diarios que van desde el movimiento de moneda hasta la correcta expresión de sus necesidades por medio del lenguaje, chicos capaces de leer un libro sin que ello les suponga un trabajo duro, capaces de conocer los medios de información con los que obtener los conocimientos precisados por sus necesidades o su curiosidad, chicos capaces de desarrollar ideas básicas y con posibilidad real de elección... nada más.
Y el que desee especializarse en algo, que lo busque y se lo trabaje en ciclos superiores, en los que ya sí se podrá entrar en nuevos contenidos... que hay muchos universitarios (me consta, y con tristeza) que no saben escribir con corrección ortográfica ni expresiva y tienen verdaderos problemas si les pones una división y no les dejas una calculadora... por ejemplo.
Y eso.

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo ... tengo una peque de 13 años y no dejo de verlo a cada momento... y los que nos queda por ver como no dejen de toquetear.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …