Ir al contenido principal

Otro encuentro con Sonia Luz y Ricardo.


Sonia Luz, Ricardo y Mª Ángeles a la puerta del Liceo.

Viajé a Helmántica ayer para recuperar de alguna forma mi hermoso viaje a Perú abrazando a mis amigos Sonia Luz Carrillo y Ricardo Falla y para intentar pagar una deuda que tenía con ellos, pues su acogida en la ciudad de Lima fue hermosa y entrañable. Tenía como primer asunto a solventar el entregarle una figurita de Cervantes a Ricardo, lo que me resultó imposible después de recorrerme una por una las tienditas de recuerdos salmantinos y alguna que otra papelería... solo me enseñaban figuritas de Don Quijote talladas en madera o de vaciado de pasta y hasta me llegaron a ofrecer una imagen de Miguel de Unamuno bajo el pretexto vendedor de que también se llamaba Miguel, había sido escritor y se daba un aire a Cervantes... pero intuyendo el fracaso, había ido preparado con una preciosa edición de la obra de Quevedo fechada en 1702, restaurada magníficamente para la ocasión, un libro del que no me costó desprenderme sabiendo que en las manos que queda estará  mil veces mejor que en las mías... y a Ricardo creo que le encantó el cambio, hasta tal punto de que en su lectura de poesía en el Liceo salmantino apareció con el libro en la mano y su primera referencia fue de agradecimiento por ese presente.
Antes de la lectura, habíamos quedado en encontrarnos en el Café Novelty... y allí nos abrazamos fuerte y compartimos un delicioso chocolate con churros mientras aguardábamos a que llegase la hora Liceo.
Junto al Liceo nos encontramos con mi hija, se la presenté a mis amigos y fuimos al trámite de la lectura poética... el acto, fuera de la pomposidad de sus presentaciones y postsentaciones, algo añejas para mi gusto, resultó delicioso, no solo por la poesía de mis amigos (representación viva e importante de la generación poética peruana del 70), sino por ese hermoso canto que es su interpretación del idioma, por su gusto en la lectura pública y por la alta sensibilidad interpretativa de sus poemas. Me encantó y basta.
Terminado el asunto, en el que intervinieron más tiempo –para mi disgusto– los tres presentadores que los poetas (España es así) pude fumarme un cigarrito junto a mis amigos, que también son cigarrerillos, y asistir a la cómica situación de la apertura inexperta que hizo Ricardo de su paraguas... lo dejó destrozado e irrecuperable al primer intento... y nos despedimos hasta mañana viernes, pues viajarán a Béjar y pasaremos un día juntos para que puedan conocer la zona y yo pueda sentir la enorme deuda que tengo con ellos algo amortizada.
Fue un verdadero placer... y seguirá siéndolo.

Acto poético en el Liceo.


El maravilloso destrozo que Ricardo hizo en un segundo de su paraguas.

Sonia Luz y Mª Ángeles.


Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …