Ir al contenido principal

Otro encuentro con Sonia Luz y Ricardo.


Sonia Luz, Ricardo y Mª Ángeles a la puerta del Liceo.

Viajé a Helmántica ayer para recuperar de alguna forma mi hermoso viaje a Perú abrazando a mis amigos Sonia Luz Carrillo y Ricardo Falla y para intentar pagar una deuda que tenía con ellos, pues su acogida en la ciudad de Lima fue hermosa y entrañable. Tenía como primer asunto a solventar el entregarle una figurita de Cervantes a Ricardo, lo que me resultó imposible después de recorrerme una por una las tienditas de recuerdos salmantinos y alguna que otra papelería... solo me enseñaban figuritas de Don Quijote talladas en madera o de vaciado de pasta y hasta me llegaron a ofrecer una imagen de Miguel de Unamuno bajo el pretexto vendedor de que también se llamaba Miguel, había sido escritor y se daba un aire a Cervantes... pero intuyendo el fracaso, había ido preparado con una preciosa edición de la obra de Quevedo fechada en 1702, restaurada magníficamente para la ocasión, un libro del que no me costó desprenderme sabiendo que en las manos que queda estará  mil veces mejor que en las mías... y a Ricardo creo que le encantó el cambio, hasta tal punto de que en su lectura de poesía en el Liceo salmantino apareció con el libro en la mano y su primera referencia fue de agradecimiento por ese presente.
Antes de la lectura, habíamos quedado en encontrarnos en el Café Novelty... y allí nos abrazamos fuerte y compartimos un delicioso chocolate con churros mientras aguardábamos a que llegase la hora Liceo.
Junto al Liceo nos encontramos con mi hija, se la presenté a mis amigos y fuimos al trámite de la lectura poética... el acto, fuera de la pomposidad de sus presentaciones y postsentaciones, algo añejas para mi gusto, resultó delicioso, no solo por la poesía de mis amigos (representación viva e importante de la generación poética peruana del 70), sino por ese hermoso canto que es su interpretación del idioma, por su gusto en la lectura pública y por la alta sensibilidad interpretativa de sus poemas. Me encantó y basta.
Terminado el asunto, en el que intervinieron más tiempo –para mi disgusto– los tres presentadores que los poetas (España es así) pude fumarme un cigarrito junto a mis amigos, que también son cigarrerillos, y asistir a la cómica situación de la apertura inexperta que hizo Ricardo de su paraguas... lo dejó destrozado e irrecuperable al primer intento... y nos despedimos hasta mañana viernes, pues viajarán a Béjar y pasaremos un día juntos para que puedan conocer la zona y yo pueda sentir la enorme deuda que tengo con ellos algo amortizada.
Fue un verdadero placer... y seguirá siéndolo.

Acto poético en el Liceo.


El maravilloso destrozo que Ricardo hizo en un segundo de su paraguas.

Sonia Luz y Mª Ángeles.


Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…