Ir al contenido principal

Ser solidario

Ser solidario una vez al año es una bonita anécdota en tu currículum personal (el que solo te interesa a ti) y te sientes bien. Ser solidario una vez al mes es una sana costumbre que te viene dejando la conciencia limpia el día que te solidarizas y te sientes bien. Ser solidario una vez a la semana dice mucho de ti y te deja muy bien. Ser solidario cada día es muy interesante, pues es indicativo de que la cooperación con quien lo precisa está metida en tu trasunto ideológico, y te deja muy bien. Ser solidario todo el tiempo es para nota y te suele dejar muy mal. Lo sé, es paradójico a primera vista, pero es la pura realidad.
Veréis, quien se trabaja la solidaridad a tiempo completo (sin sueldo, por supuesto, que lo contrario no vale, por lo menos para mí) se encuentra con problemas diversos que terminan afectándole con verdadera intensidad. Por una parte, la solidaridad depende siempre de un 'otro' con el que compartir o contra el que pelear, de un 'otro' al que convencer y al que mantener en alerta constante, de un 'otro' al que implicar en el proceso solidario con determinación, de un 'otro' al que intentar fidelizar..., y de este asunto, como en todo lo que suponga una 'relación' entre individuos, a veces uno sale mal parado. Mientras que quien es solidario en un momento dado solo obtiene satisfacción, quien dedica todo su tiempo al trabajo solidario tiene que saber explicarse y hacerse entender, tiene que ser 'demostrativo plural' para no dejar ni un resquicio a la duda, tiene que pelear por una parte con la 'claridad' y por otra con el absoluto cuidado de que esa 'claridad' no afecte de forma alguna a quien recibe la ayuda (tengo varios ejemplos vividos en carne propia en los que, por el afán de demostrar que la ayuda llega a su receptor, se le hace daño). Y después de todo esto, quien se dedica a la solidaridad a tiempo completo tiene que dar las gracias siempre al que es solidario un día al año, un día al mes o un día a la semana. Curioso, ¿no? A mayores, siempre se está en duda, la duda que tienen los demás sobre ti y las dudas que tienes tú sobre ti mismo. Nadie duda de quien es solidario un día al año o un día al mes, pero todos dudan de quien es solidario todos los días. ¿Complejo, no?
Para evitar estos problemas, quien trabaja a tiempo completo en solidaridad debe ajustarse a un método de trabajo capaz de justificar hasta el más mínimo detalle (tremendo, porque eso significa un enorme trabajo añadido al de procurar fondos con el trabajo propio y hacerlos llegar a destino con el mínimo de pérdida).

Así las cosas, lo cómodo y lo más decorativo es ser solidario para que otros desarrollen la acción solidaria.

Algo no funciona en todo este proceso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi cabezota preciosa

Yo insistía en su oído: ‘Vámonos ya, que es tarde, que ya está todo hecho y te ha quedado bien, que te noto cansada y solo es un instante decir basta’, pero no me hizo caso. Seguía en su pum pum, pum pum, pum pum, como esa cabezota que fue siempre y me ha dejado como estigma o herencia, que aún no lo tengo claro. La besé en lo que alguna vez fueron mofletes y decidí cortar el oxígeno de esa máquina absurda y ruidosísima experta en aplazar lo inaplazable (confieso que temblé por un instante al hacerlo, que me sentí culpable de decidir por ella). Fue algo menos de una hora. Ella y yo solos, sin nadie con capacidad de testificar, pero siguió con más fuerza que antes, con mejor ritmo. Y volví a conectarla a ese pulmón de náufrago. ‘Ya veo que no estás por la labor, mi rebonita’. Y no hizo gesto alguno y siguió en el pum pum de ese “todo corazón” que fue siempre. En el tramo brutal del abandono (que han sido siete días de toma pan y moja) pasaron por su cama caricias y sonrisas, apretones …

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…