Ir al contenido principal

Ser solidario

Ser solidario una vez al año es una bonita anécdota en tu currículum personal (el que solo te interesa a ti) y te sientes bien. Ser solidario una vez al mes es una sana costumbre que te viene dejando la conciencia limpia el día que te solidarizas y te sientes bien. Ser solidario una vez a la semana dice mucho de ti y te deja muy bien. Ser solidario cada día es muy interesante, pues es indicativo de que la cooperación con quien lo precisa está metida en tu trasunto ideológico, y te deja muy bien. Ser solidario todo el tiempo es para nota y te suele dejar muy mal. Lo sé, es paradójico a primera vista, pero es la pura realidad.
Veréis, quien se trabaja la solidaridad a tiempo completo (sin sueldo, por supuesto, que lo contrario no vale, por lo menos para mí) se encuentra con problemas diversos que terminan afectándole con verdadera intensidad. Por una parte, la solidaridad depende siempre de un 'otro' con el que compartir o contra el que pelear, de un 'otro' al que convencer y al que mantener en alerta constante, de un 'otro' al que implicar en el proceso solidario con determinación, de un 'otro' al que intentar fidelizar..., y de este asunto, como en todo lo que suponga una 'relación' entre individuos, a veces uno sale mal parado. Mientras que quien es solidario en un momento dado solo obtiene satisfacción, quien dedica todo su tiempo al trabajo solidario tiene que saber explicarse y hacerse entender, tiene que ser 'demostrativo plural' para no dejar ni un resquicio a la duda, tiene que pelear por una parte con la 'claridad' y por otra con el absoluto cuidado de que esa 'claridad' no afecte de forma alguna a quien recibe la ayuda (tengo varios ejemplos vividos en carne propia en los que, por el afán de demostrar que la ayuda llega a su receptor, se le hace daño). Y después de todo esto, quien se dedica a la solidaridad a tiempo completo tiene que dar las gracias siempre al que es solidario un día al año, un día al mes o un día a la semana. Curioso, ¿no? A mayores, siempre se está en duda, la duda que tienen los demás sobre ti y las dudas que tienes tú sobre ti mismo. Nadie duda de quien es solidario un día al año o un día al mes, pero todos dudan de quien es solidario todos los días. ¿Complejo, no?
Para evitar estos problemas, quien trabaja a tiempo completo en solidaridad debe ajustarse a un método de trabajo capaz de justificar hasta el más mínimo detalle (tremendo, porque eso significa un enorme trabajo añadido al de procurar fondos con el trabajo propio y hacerlos llegar a destino con el mínimo de pérdida).

Así las cosas, lo cómodo y lo más decorativo es ser solidario para que otros desarrollen la acción solidaria.

Algo no funciona en todo este proceso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Montse, Nacho y su pandilla de utópatas...

Yo no puedo con Montse y Nacho, porque me sobrepasan y me superan, porque me tienen ganado y perdido desde que los conozco, porque no he aprendido a decirles que no, ni sé cómo aprenderlo. Cuando algo se tuerce, los tengo aquí, justito a mi lado, empecinados e inconvencibles, armando guerras preciosas y metiéndose/me en líos locos. Yo sé lo que valen y sé cómo quieren, sé lo que intentan y me supera todo lo que consiguen –me supera y también me preocupa–. Yo solo sé que los quiero muchísimo, como a todos y a cada uno de los que siguen sus pequeñas utopías, y que me dejan siempre jodidamente en deuda –como todos y cada uno de los que los siguen y participan en esas pequeñas utopías–. Y yo solo quiero que sepan –que sepáis todos– que tengo una vida hermosa y colmada, que no me falta nada y me sobra casi todo, que soy un tipo feliz cada día, y que lo soy porque sé determinar qué es lo importante y lo que no tiene importancia, que soy un espécimen del primer mundo y gozo sus ventajas –ya …