Ir al contenido principal

George Orwell


Recuerdo hoy el fabuloso discurso sobre la desigualdad de Rousseau, y lo recuerdo porque cada día se me hace más presente, consciente y ominosa esa sinrazón si la pongo en valor junto a mi propia vida y experiencia. Hablaba el hijo del relojero –era suizo el periquito– de dos tipos de desigualdades, la natural y la moral.
A la primera, la natural, la dotaba de cierto carácter de inexorabilidad, pues viene dada por ese azar inexcrutable de la genética, conformándose así desigualdades de edad, de sexo, de capacidad reflexiva, de fuerza corporal... y a la segunda, la desigualdad moral, la llenaba de otro azar más humano, el de la convención entre los hombres... así se pueden valorar desigualdades entre ricos y pobres, poderosos y vasallos, amos y esclavos, jefes y obreros... Y esa/esta desigualdad moral pronunciada por Pousseau es la que me interesa vivamente, en sí misma, en su conformación y en sus consecuencias. Quizás el hijo del relojero alumbraba con esto un bravo sentimiento socialista que le adelantaba peligrosamente a su tiempo, sobre todo cuando ponía en valor si las capacidades de cada uno de los lados de la balanza estaban en sintonía con el poder asestado y con el poder recibido (sufrido).
Al día de hoy, aún, nada se ha aclarado, aunque sí se puede afirmar que el tema de la desigualdad sale más a debate, lo que propicia que se alumbren luchas puntuales y destinadas al fracaso –probablemente estas luchas sean propiciadas por el poder capitalista en base a esa teoría de que un pequeño fuego controlado evita siempre uno mayor–, pues cada día somos más desiguales gracias a la alimentación y retroalimentación de un sistema capitalista que se ha enquistado con una fuerza brutal y que cada día persevera en asegurarse más y más años como soporte medular del mundo humano.
El proceso es absolutamente sencillo, pues consiste en que las masas con potencialidad de rebelión tengan justamente cubiertas sus necesidades más accesorias como para no levantar la voz y dejarse alienar hasta adormecerse en un mar de pequeñas y absurdas posesiones que crean una espiral de vacío llamada consumo y tan bien diseñada que obliga a entrar en ella hasta al más rebelde, llevándole a utilizar dichos bienes en su lucha y, por lo tanto, entrando en una constante y destructora contradicción.
(21:18 horas) La contradicción es un espacio de belleza si se es consciente de la carga de humanidad que contiene. Lo peor es que la mayoría de las veces no aceptamos ante los demás nuestras contras contradicciones y acaban devorándonos y ahogándonos en un mar de absurdas mentiras.
Sí, yo soy contradictorio, profundamente contradictorio –lo he repetido una y mil veces–, pero me regodeo en mis contradicciones y las grito al aire: Siempre he apostado por una sociedad de iguales y me alimento de la diferencia, consumo marcas, bebo mejunjes americanos y procuro tener lo último de lo último en nuevas tecnologías... Juré por mi abuelo Felipe que haría la revolución y me he quedado en pequeño empresario comido por las deudas... Grito «nada» y busco más y más y más... Reniego de las religiones y llevo a mis críos a un colegio católico... En fin, un mierda perfecto para conformar un mediocre personaje de Graham Green, un tipo acomodado con pinta de rupturista, un don nadie con ínfulas de poeta que sonríe mientras piensa «que os den por el culo». Y va a ser cuestión de no pensar directa y definitivamente o de decir todo lo que pienso... empezar por gritar que la monarquía es un insulto para la salud y las buenas costumbres de los ciudadanos, seguir por el infierno espiritual que ha hecho carne en las distintas opciones religiosas y acabar por el hijo de la gran puta que pega a una mujer que vive muy cerquita de mi curro y que cuando pasa a mi lado me saluda educadamente. Todo está mal en lo grande y en lo pequeño, todo es miseria en cada mundo personal y esto es como el último Spoon River, a pesar de que los vivos aún no saben dónde les está esperando la tumba. Corre la nieve por las narices más insospechadas, católicas y pudientes –también por otras medio recién nacidas y sin pelas– y lo hace por los garitos del centro como si nada y como si todo... se roba a paladas en la construcción, en la educación, en la función pública y en la puta calle –sí, aquí cerca también, al lado de casa–; se viola, se maltrata y se agrede –de lo femenino a lo masculino y viceversa, que da igual la dirección– a dos metros de mí y de ti –chitón...–; se prostituye a la mujer de casa y a la que vino de fuera sin pelas, y tipos con los que a veces cruzo una caña o una mirada son clientes fijos; se humilla al de enfrente dos veces por segundo, y sucede en mi mismo portal... Se odia a muerte al que aparca junto a tu coche nuevo mientras en un baño alicatado en beige un tipo «íntegro» se mata a pajas mirando el coño abierto que se le ofrece en una vieja y roñosa revista porno... Así vamos de puta madre, o mejor, como escribió mi amigo Juanjo Barral: «Todo ba vien»

Comentarios

  1. Milán Kundera escribió: "en la euforia de su vida uniforme la gente ya no ve el uniforme que lleva". Tu problema, colega, es que lo ves y encima notas que te está pequeño. A mí me pasa igual, también a mí me lo han hecho pequeño y encima el mío pica y me roza en el cuello.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …