Ir al contenido principal

Astenia.


Golosote el correo postal con la esperada edición Acantilado de “Vida de Samuel Johnson”, de James Boswell, de la que tan apasionadamente me habló Braulio G. Noriega hace unas semanas. Estoy ansioso por empezar con sus páginas un idilio largo y tendido, que hace tiempo que no tengo experiencias místicas y medio sexuales con un libro y ya me va apeteciendo un puntito.
•••
Estoy algo asténico [debe ser la primavera] y demasiado metido en mi curro. Ambas circunstancias me conforman como un tipo cansado de cara al otro [no es una imagen atractiva la mía en este momento] y me llevan agotado a la cama por las noches, hasta tal punto, que se da la circunstancia de que tengo mi brazo derecho lleno de heriditas que provienen de mi lucha solitaria y diaria en la cama [soy demasiado movido en el sueño y en el constante braceo me golpeo con un cesto de castaño que hay justo al lado de mi catre, el cual me deja lacerado el brazo]. Hasta hace unos días no caí en la cuenta de la procedencia de tales heridas, que ya me estaban haciendo pensar en alguna extraña enfermedad de la piel… Hasta ese punto estoy cansado.
•••
Al final, la vida entera es un constante deseo de expresión en el que jugamos a buscarnos, y lo hacemos para conseguir evadirnos de la realidad.
•••
Tomé café, como siempre, a las tres. Pero hoy fue distinto, y no sé si por predisposición propia o por disposición ajena, pues un no sé qué de erotismo invadía el ambiente, sugiriéndose en flor cada uno de los cuerpos femeninos que llenaban como sombras chinescas el horizonte de mi mirada.
El deseo es un estado interesante del hombre siempre que no se torne en material obsesivo.
Las formas vuelven a cobrar vida bajo las camisas y a marcar territorios semiexplorados bajo los pantalones, los escotes vuelven a sugerir y los labios a llamar sin voz, pero más fuerte. Las miradas ganan densidad y penetración, consiguiendo que el imaginario convoque a todos sus fantasmas desnudos y desate el canto lírico del fauno que llevo dentro.
El hombre es deseo y humores, pero más en primavera, cuando el universo pequeño que acota la mirada y el olfato se configura entre lúbrico y sórdido [lo lúbrico procede del exterior y lo sórdido es elaborado con pulcritud en la cabeza].
(22:31 horas) Larguísima la tarde, como el trabajo de intentar olvidarme de las curvas cremosas que hoy me mantienen tenso y hasta absorto. Soy humano y padezco por épocas [quizás sería más exacto decir por estaciones] ese dulce mal que convierte en sensual cualquier absurdo gesto femenino… y lo sobrellevo, aunque aparta la concentración de mi cabeza y mi realidad cercana se traduce en errores constantes sin demasiada importancia, pero sumamente molestos.
Cuando entro en este estado, me gusta analizarme como hombre [en su acepción más animal], y me veo bastante impedido, pues la cercanía de una mujer hermosa [siempre hablando de mis parámetros de hermosura, que no tienen mucho que ver con los estimados como standard] consigue que enmudezca y tome una pose llena de distancia que no sé controlar. Sólo entonces aparece la máscara de la ironía para posarse en mi rostro y desata en mi lengua un mar de palabras absurdas que suelen estropearlo todo. Con el tiempo he aprendido que tal estado deviene de un miedo cerval a la hermosura que, probablemente, arrastre ese temor que tengo sobre mí mismo en lo relativo a dominar mi voluntad de ser fiel a quien amo y me ama.
No disfruto entonces, no disfruto de lo que debiera ser simple deleite pasajero en la belleza que se presenta ante mis ojos, deleite de la vista y el olfato que me niego sin darme cuenta de que la vida me ofrece ‘momentos’ y no ‘vínculos’.
Larguísima la tarde… qué putada.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Cuando hablas de las cosas cotidianas en tu vida, siento ternura. Cuando hablas de temas politicos a veces me pones nerviosa, pero me gusta que hables de ello. Cuando hablas de sensaciones, erotismo, de miradas, me gustaria ser ese cuerpo femenino que como sombra chinesca se pone delante de tus ojos.
    Pero sabes que siento realmente cuando estas cercano. Siento terror.

    Porfa,entre tu y yo. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Jo... ¿Cuando estoy "cercano" o cuando estoy "cerca"?
    En todo caso, ¿tanto miedo doy?

    Gracias por tout.

    ResponderEliminar
  3. Muy cerca no he estado nunca, pero te siento cercano.
    No me das miedo, el miedo es mio porque me provoca nerviosismo y descontrol, no me gusta, te evito.

    ResponderEliminar
  4. Perdón.....¿se puede?
    Pipe: has ligado.
    Que es lo que tendrás que tus palabras diluyen hasta las mas recias corazas salesianas.
    Aun con esto sigues siendo uno de mis poetas favoritos.

    ResponderEliminar
  5. Ay, truhán... si yo ya no estoy ni para lo virtual, ¿o es que no te has dado cuenta?
    Deja de liar y centrémonos en las palabras, que con ellas sí que ando buscando idilio.

    Hala.

    ResponderEliminar
  6. !Ummmmmm!
    Nunca nadie me llamó truhán.
    Hala.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …