Ir al contenido principal

Sobre el valor icónico de la palabra.

Dejo a Michael Johnson y a su esposa, Sarah Ford, en su librería/papelería de Lichfield, ambos sobrenadados en su sensación de ‘lúgubre desdicha’, y los dejo como con pena, pues el texto de Boswell envenena y casi obliga. Los dejo para mirar a mi hijo Guillermo sin dos dientes ya y con sus nuevas gafas negras de ‘Adolfo Domínguez’. Está pletórico, vital, precioso… crece en todo cada día y me roba sonrisas constantemente con sus multiplicaciones de tres cifras y ese contar con los dedos a hurtadillas mientras mira al cielo raso del salón de casa como buscando mágicos resultados.
La noche electoral, cuando llegué a casa de celebrar en la Agrupación Socialista Bejarana el tan esperado triunfo, me había dejado un folio sobre la banqueta del recibidor con el dibujo de un coche en el que se podía leer claramente: “PSOE CAMPEÓN˝. Le encanta sorprenderme con dibujos referentes a cosas que me agradan, y lo hace constantemente.
La vida es para apreciar estas pequeñas cosas e irlas amontonando junto a los grandes y graves sucesos con el fin de que aminoren su carga de responsabilidad sobre mis hombros de mero espectador.
Hoy, por ejemplo, el día ha sido gaseoso. Mi jornada laboral ha discurrido entera frente al tren de encuadernación por cola caliente que tenemos en la imprenta. El trabajo es tan tedioso como los demás, pero con un imponderable que lo hace agotador y nocivo: los gases que emana la cola a más de doscientos grados van minando al que maneja hasta dejarlo medio lelo. Los síntomas: picor de garganta, ojos irritados, sudor constante y hasta leves mareos que obligan a salir a la calle buscando inhalar unas bocanadas de aire limpio. Para realizar este trabajo cuento con defensas obligadas por la administración que no me pongo porque todo se hace mucho peor, menos soportable.
Hoy, para intentar evadirme de las jodidas ocho horas de veneno constante, me impuse pensar en palabras lúbricas, sensuales… y salieron muchas a la par que los libros iban amontonándose, calientes, en el depósito de trabajo rematado… Muslos, senos, calidez, lábil, vulva, violín, velo, cinta, calada, malva, lengua, labios, melindres, limones, melena, nuca, calla, delicado, corza, cabello, cuello, torso, nalgas, mejillas, llanto, brisa, vientre, pubis, blanda, blusa, falda, mohín, blonda, espalda… y de pronto recordé la primera vez que ante mis ojos asombrados [fue en el centro de Madrid] se mostró sin querer parte del tanga negro de una chica que caminaba justo delante del grupo de amigos que paseábamos la ciudad. Se agachó a recoger algo que se le había caído y sus pantalones de cintura baja se tensaron dejando patente aquella pieza de ropa interior y un supuesto de humores y gestos, de poses y estados, de palidez y rubor. Me quedé boquiabierto ante la potencia de lo icónico, tan turbado y tan perplejo que hubieron de llamarme la atención mis colegas… Hilo, gasa, axilas, hombros, madeja, hule, ciclamen, calma, volumen, lóbulo, vello, limpio, piel, blanco, lúgubre, palidez, sola, beldad, silencio…
Estoy seguro de que los vapores de la cola caliente de encuadernar tiene cierto poder alucinógeno.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Como no voy a estar enganchada a este ratito, si es que me haces sonreir, es imposible que puedas tener "depre", que algunas veces lo parece, tu no, tienes recursos para todo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…