Ir al contenido principal

Sobre el valor icónico de la palabra.

Dejo a Michael Johnson y a su esposa, Sarah Ford, en su librería/papelería de Lichfield, ambos sobrenadados en su sensación de ‘lúgubre desdicha’, y los dejo como con pena, pues el texto de Boswell envenena y casi obliga. Los dejo para mirar a mi hijo Guillermo sin dos dientes ya y con sus nuevas gafas negras de ‘Adolfo Domínguez’. Está pletórico, vital, precioso… crece en todo cada día y me roba sonrisas constantemente con sus multiplicaciones de tres cifras y ese contar con los dedos a hurtadillas mientras mira al cielo raso del salón de casa como buscando mágicos resultados.
La noche electoral, cuando llegué a casa de celebrar en la Agrupación Socialista Bejarana el tan esperado triunfo, me había dejado un folio sobre la banqueta del recibidor con el dibujo de un coche en el que se podía leer claramente: “PSOE CAMPEÓN˝. Le encanta sorprenderme con dibujos referentes a cosas que me agradan, y lo hace constantemente.
La vida es para apreciar estas pequeñas cosas e irlas amontonando junto a los grandes y graves sucesos con el fin de que aminoren su carga de responsabilidad sobre mis hombros de mero espectador.
Hoy, por ejemplo, el día ha sido gaseoso. Mi jornada laboral ha discurrido entera frente al tren de encuadernación por cola caliente que tenemos en la imprenta. El trabajo es tan tedioso como los demás, pero con un imponderable que lo hace agotador y nocivo: los gases que emana la cola a más de doscientos grados van minando al que maneja hasta dejarlo medio lelo. Los síntomas: picor de garganta, ojos irritados, sudor constante y hasta leves mareos que obligan a salir a la calle buscando inhalar unas bocanadas de aire limpio. Para realizar este trabajo cuento con defensas obligadas por la administración que no me pongo porque todo se hace mucho peor, menos soportable.
Hoy, para intentar evadirme de las jodidas ocho horas de veneno constante, me impuse pensar en palabras lúbricas, sensuales… y salieron muchas a la par que los libros iban amontonándose, calientes, en el depósito de trabajo rematado… Muslos, senos, calidez, lábil, vulva, violín, velo, cinta, calada, malva, lengua, labios, melindres, limones, melena, nuca, calla, delicado, corza, cabello, cuello, torso, nalgas, mejillas, llanto, brisa, vientre, pubis, blanda, blusa, falda, mohín, blonda, espalda… y de pronto recordé la primera vez que ante mis ojos asombrados [fue en el centro de Madrid] se mostró sin querer parte del tanga negro de una chica que caminaba justo delante del grupo de amigos que paseábamos la ciudad. Se agachó a recoger algo que se le había caído y sus pantalones de cintura baja se tensaron dejando patente aquella pieza de ropa interior y un supuesto de humores y gestos, de poses y estados, de palidez y rubor. Me quedé boquiabierto ante la potencia de lo icónico, tan turbado y tan perplejo que hubieron de llamarme la atención mis colegas… Hilo, gasa, axilas, hombros, madeja, hule, ciclamen, calma, volumen, lóbulo, vello, limpio, piel, blanco, lúgubre, palidez, sola, beldad, silencio…
Estoy seguro de que los vapores de la cola caliente de encuadernar tiene cierto poder alucinógeno.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Como no voy a estar enganchada a este ratito, si es que me haces sonreir, es imposible que puedas tener "depre", que algunas veces lo parece, tu no, tienes recursos para todo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…