Ir al contenido principal

Sobre el valor icónico de la palabra.

Dejo a Michael Johnson y a su esposa, Sarah Ford, en su librería/papelería de Lichfield, ambos sobrenadados en su sensación de ‘lúgubre desdicha’, y los dejo como con pena, pues el texto de Boswell envenena y casi obliga. Los dejo para mirar a mi hijo Guillermo sin dos dientes ya y con sus nuevas gafas negras de ‘Adolfo Domínguez’. Está pletórico, vital, precioso… crece en todo cada día y me roba sonrisas constantemente con sus multiplicaciones de tres cifras y ese contar con los dedos a hurtadillas mientras mira al cielo raso del salón de casa como buscando mágicos resultados.
La noche electoral, cuando llegué a casa de celebrar en la Agrupación Socialista Bejarana el tan esperado triunfo, me había dejado un folio sobre la banqueta del recibidor con el dibujo de un coche en el que se podía leer claramente: “PSOE CAMPEÓN˝. Le encanta sorprenderme con dibujos referentes a cosas que me agradan, y lo hace constantemente.
La vida es para apreciar estas pequeñas cosas e irlas amontonando junto a los grandes y graves sucesos con el fin de que aminoren su carga de responsabilidad sobre mis hombros de mero espectador.
Hoy, por ejemplo, el día ha sido gaseoso. Mi jornada laboral ha discurrido entera frente al tren de encuadernación por cola caliente que tenemos en la imprenta. El trabajo es tan tedioso como los demás, pero con un imponderable que lo hace agotador y nocivo: los gases que emana la cola a más de doscientos grados van minando al que maneja hasta dejarlo medio lelo. Los síntomas: picor de garganta, ojos irritados, sudor constante y hasta leves mareos que obligan a salir a la calle buscando inhalar unas bocanadas de aire limpio. Para realizar este trabajo cuento con defensas obligadas por la administración que no me pongo porque todo se hace mucho peor, menos soportable.
Hoy, para intentar evadirme de las jodidas ocho horas de veneno constante, me impuse pensar en palabras lúbricas, sensuales… y salieron muchas a la par que los libros iban amontonándose, calientes, en el depósito de trabajo rematado… Muslos, senos, calidez, lábil, vulva, violín, velo, cinta, calada, malva, lengua, labios, melindres, limones, melena, nuca, calla, delicado, corza, cabello, cuello, torso, nalgas, mejillas, llanto, brisa, vientre, pubis, blanda, blusa, falda, mohín, blonda, espalda… y de pronto recordé la primera vez que ante mis ojos asombrados [fue en el centro de Madrid] se mostró sin querer parte del tanga negro de una chica que caminaba justo delante del grupo de amigos que paseábamos la ciudad. Se agachó a recoger algo que se le había caído y sus pantalones de cintura baja se tensaron dejando patente aquella pieza de ropa interior y un supuesto de humores y gestos, de poses y estados, de palidez y rubor. Me quedé boquiabierto ante la potencia de lo icónico, tan turbado y tan perplejo que hubieron de llamarme la atención mis colegas… Hilo, gasa, axilas, hombros, madeja, hule, ciclamen, calma, volumen, lóbulo, vello, limpio, piel, blanco, lúgubre, palidez, sola, beldad, silencio…
Estoy seguro de que los vapores de la cola caliente de encuadernar tiene cierto poder alucinógeno.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Como no voy a estar enganchada a este ratito, si es que me haces sonreir, es imposible que puedas tener "depre", que algunas veces lo parece, tu no, tienes recursos para todo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …