Ir al contenido principal

Cuarenta para la lírica.


Fue perfecto. Unas cuarenta personas encerraditas en La Alquitara con Javier Ruibal… “ya sabes que no te olvido, Habana mía…”.
Sigue siendo minoritaria la sensibilidad, y eso lo sabemos aprovechar unos pocos para nuestro gozo [a pesar de las pérdidas –hermosas pérdidas– de nuestro Miguel Ángel Sánchez Paso]. Cuarenta para la lírica y un ‘Havana 7’ con cola y el zumito de medio limón… cuarenta para la lírica sencilla y perfecta de un Ruibal como de calle y ‘Chester filter’… cuarenta para una lírica de hermosos vencidos [otra vez la casta Antúnez y su gente, los brotes Cosco, las tomas falsas de Luis ‘el médico’ y su santa, la pasión electrosana a los mandos, la cosita turriona, el boom hervasino –qué chavales, qué chavales–, las mediomaduritas mujeres que aún se saben alimentar de sensibilidad –las adoro aunque nunca hayamos cruzado una sola palabra–, algún despistado de copita y venga… y la gente Paso.
Javier, sencillamente magnífico, con esa voz que otros sería forzada y en él es natural, con esa poética de trovador hecha de mixtura caliente, casi tropical, y un no sé qué entre habanera y tres a la chica. Perfecto y como de otro tiempo en sus letras entre lo romántico y lo lúbrico, entre lo sensible y lo reivindicativo… ¡Perfecto!
Vuelvo a reclamar para Miguel el reconocimiento de este pueblo entrometido y tan dado al ninguneo, pero no un reconocimiento de ciudad y honor, sino un reconocimiento de apuesta y apoyo total. Ése.
(22:47 horas) Me cepillo un mosquito que me andaba jodiendo con el primer libro que pillo a mano, “1028 olas”, de mi Juanjo Barral. Aún no me he metido en su lectura y ya cuenta con una muerte en su cubierta [buen currículo para empezar, amigo Barreiros]. Y es que en estos días siento la mano asesina [o manchada, como me dijo el padre ofuscado de un político de mi pueblo hace unos días], porque no votaré al PP, que ya dijo el tonto de baba de don José María que los votos a otros partidos son votos para ETA.
Será imbécil… Digo.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Es cierto,tenemos en Bejar un sitio muy especial donde escuchar,blues,jazz,rock,flamenco fusion.Toda persona que ha venido a verme,incluso mis hijos,han disfrutado de "la alquitara"y se han sorprendido gratamente,e incluso vienen incondicionalmente al festival de verano todos los años desde que estoy aquí,esta es una de las sorpresas entre otras muchas que guarda esta pequeña ciudad y ha hecho que fije mi residencia aqui sin tener ningun nexo de union familiar y de amistad con nadie.

    ResponderEliminar
  2. ...y me sigue gustando Parálisis Permanente, jodio

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

TRECE MESES YA

Trece meses ya y Mario se duerme en mis brazos mientras yo ya casi doblo moviendo acompasadas mis piernas para acunarle. Su gesto es de paz, de una paz generosa llena de esa tentación constante de achucharle. Le miro y me siento capaz de lo que sea, de todo, de cualquier cosa. Le miro y me veo acunando a su madre, a Felipe, a Guillermo, pero de otra forma. Le miro y me dan unas ganas incontenibles de reír y de llorar a la vez. Un par de horas antes pensaba en el mundo y sentía con cierto dolor una tremenda constatación de mi bajón físico y mental, de mi incapacidad para agotar a los demás con mis proyectos y mis ganas… Con él entre mis brazos volvió la fuerza, una fuerza inxplicable traída por sus párpados cerrándose, por su deliciosa boca en pompita, por sus manos posadas suavemente sobre mis brazos hechos… Me dije: ‘aún es posible, Felipe’, mientras le pasaba el niño dormido a mi hija para que lo dejase reposar tranquilo en su carrito. Mario es toda mi fuerza y toda mi esperanza, y en…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.