Ir al contenido principal

Otro día de lluvia en los cristales...

Otro día de lluvia en los cristales para evocar tu boca, una boca concreta que dice y besa; otro día para que vuelvas a ser mi ‘garota de Ipanema’ en un rincón del parque, ¿recuerdas?, guarecidos del temporal que nos apretaba, abrazados por una fuerza interior que lanzaba bombas atómicas al mundo, bombas que estallaban en un ‘somos dos y uno a la vez’. Ahora escucho, para verte así, a Sergio Mendes, a Peggy Lee, a Najwa Nimri, a Marina Lima… todos con ese ‘… ¡ay!, ¿por qué estoy tan solo?… ¡ay!, ¿por qué me siento triste?… ¡ay, la belleza que existe!’… Un día total para bailar juntos ‘Take a walk on the wild side’, sin los críos pidiendo la comida o la ropa, sin ellos, que son aquellas justas bombas que lanzamos juntos contra el mundo.
Nos hemos dado siempre razones para el amor, y lo hemos hecho sabiendo que la libertad no existe y que la mejor opción radicaba en escoger nuestras propias cadenas.
Otro día de lluvia en los cristales para saber a ciencia cierta que hemos fracaso deliciosamente juntos… con aquellas ‘paraules d’amor’ que nos han resumido en tres seres concretos lanzados a la nada, tres seres con nuestros ojos mezclados, con nuestras bocas trenzadas, tres seres sencillos y capaces de sonreír y llorar.
¿Qué hemos hecho bien?… ¿Qué hemos hecho mal?… No importa.
Somos relativamente felices, lo hemos sido siempre… relativamente felices con intensidad, casi como una bachata Grace Jones inspirada por Astor Piazzola o como aquel bolero de Ravel… todo se repite constantemente.
Fuiste Angie y una canción de Boris Vian [el ‘Charleston des déménageurs de piano’], la mujer del ‘Chan-chan’ Compay, ‘Les jours tristes’ de Yann Tiersen y la mirada más Amélie Poulain, la ‘boina azul y el corazón en calma’…
Otro día de lluvia para pasar contigo como si no pasara nada, como si el mundo no estuviera ahí afuera esperando con sus puñales.



* Editado por Santiago Nieto [gracias, colega]

MIRADA PARCIALMENTE PECULIAR A UNA TOMA DE POSESIÓN SOCIALISTA

Todo comenzó con una mirada al hombre Beefeater...
[Sólo un concejal del PP guardaba las formas recibiendo al nuevo equipo de gobierno en la antesala de la alcaldía en los previos a la toma de posesión. Lo normal hubiera sido que el alcalde saliente recibiera al equipo entrante e hiciera los honores hasta su entrada en el salón de plenos. En fin... se acaba como se vivió.]

... con calcetines variceros rojos de media caña...

...que antesdeayer fue hombre de musgo y hoy macero de rojo.
[Había buen rollo entre los funcionarios presentes con las nuevas perspectivas, aunque todos comentaban el gran problema que se va a heredar... pero con confianza en que el nuevo equipo ponga soluciones].

Maceó al Ministro de Trabajo ante la incontenible sonrisa JASP.
[La entrada de Jesús Caldera al salón de plenos fue aclamada con gritos de "Ministro, Ministro", que no es más que el aplazamiento de lo que debió ser en su día].

Un grito solitario dejó sonrisas y rabia: "¡Abrid la ventanas, que entre aire nuevo!" (frase repetida mil veces por Riñones en sus mandatos). Solo podía venir de la garganta de Pedro Tejado.
[Muchos esperamos que la palabra "caridad" sea sustituida por el término "justicia", que seguro dará mejor en nuestra común fachada]

Y Riñones salió como uno más y con tres menos, no sin antes decir que hay que cambiar la ley electoral [¿para que él gane siempre?...]. Miraba JASP muy serio.

Mi madre fue feliz lavando su memoria.

Y Riñones rizaba su última boutade.

Se consumó el retrato y esa calidad mágica de nuestra perla roja.

Salud y suerte a todos... Gobernad con decencia.











(17:51 horas) Asistí a la toma de posesión del nuevo gobierno bejarano y no hubo sitio para mí en la sala, pues estaba llena de personal con ganas de darse un baño de orgullo y de quitarse los doce años pasados de puertas cerradas a cal y canto. Me gustó ver a la gente que aprecio unida y feliz.
La cosa dio para saludar a José Antonio Sánchez Paso, reírme con Juan Tomás, bromear con Cipri, saludar a Jesús Caldera, besar en los mofletes a Fabián, señora e hijo; mirar a mi madre, besuquear a la madre Caldera [“a ver si esto termina y mis hijos salen ya de aquí, que estoy muy nerviosa”. Se refería a los hijos con representación política de colores distintos y distantes… qué difícil debe ser para ella], abrazar a Paulino, estrechar la mano de Ramón [coño, que apenas nos dio para saludarnos], fotear a Alba con todos los políticos habidos y por haber, abrazar a mi César Yuste y a su preconsorte, fumarme un par de pitillos con José Manuel, charlar con Juli, departir con Germán, reír con Mateín y, sobre todo, cabrearme con Alejo Riñones por no saber estar ni en el final: No recibió al equipo entrante en los prolegómenos, no llevó a la banda municipal para que interpretase el himno a Béjar, no sé que pasó con el bastón de mando [una funcionaria me conto algo que debo cotejar] y en su discurso solo supo hablar de que hay que cambiar la ley electoral y, por enésima vez, de las miles de cosas que ha hecho en sus tres legislaturas [por lo menos felicitó de palabra a los entrantes].
Hubo algunos abucheos durante su intervención [él los provocó].
Raúl estuvo muy bien en su discurso y Cipriano bordó un acto demasiado largo por generosidad del nuevo alcalde.
Ahora, a trabajar para consolidar una voluntad nueva.
[Quede mi recuerdo cariñoso para Ramón].


De Tontopoemas ©...

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …