Ir al contenido principal

Estar viejo no es serlo.

Conocí hace unos días la nueva Sodoma que se hace y deshace en las noches de los fines de semana de la movida nocturna juvenil. Bares de copas que tanto me recuerdan a aquel ‘Gato negro’ bejarano que significaba lo prohibido. A aquel garito, sobre el que ahora se asienta mi imprenta, asistían tipos más bien maduros, hombres hechos y derechos, para tomarse copas y rozarse con las mujeres más atrevidas de aquellos años. Era una Sodoma con carácter y con su pequeño lumpen de pelo en pecho y fajas con ballenas… Ahora, esa Sodoma ha perdido carácter y edad, a la vez que vergüenza y clase: una miscelánea de chiquillos mataditos a pajas, dandy’s con orejas de soplillo, mochulelitos imberbes con la hora fijada en el reloj de casa, muchachinas de teta novicia y entreta forzada, putichildrens con braguinas de tirilla encajada y pintadas como cuadros de don Vicente Van Gog, colegialas con principios de furor uterino, pastilleros ocasionales [si es que les llega la paga semanal]… todos bebedores de garrafón… deprisa, deprisa, deprisa… buscando dónde colocarla o cómo pillarla. Criaturas todas con las feromonas chorreando.
No me gustó, pues presentí que el amor que llega como una necesidad y un miedo ya no existe para ellos, que no existe el guardar para dar luego, ese juego tan lúbrico y tan largo que va formando el gozo hasta la carne.
Ahora la carne se expone, se pasea, se muestra sin recato ni vergüenza… por tanto, sin misterio.
Quizás vaya mayor y mi mirada compendie ya cierto retraso generacional, pero sé que no soy pacato, que me gusta mirar a las mujeres y lo hago con verdadero deleite, que no me asusto del sexo propio ni del ajeno, que disfruto con ciertas nuevas tendencias y me gusta divertirme, que suelo estar en la onda y tengo amigos bien jóvenes con los que me entiendo de fábula. Quizás es que no sepa gestionar mis canas, ni este dolor endémico en los jodidos riñones, que me detuve ya en un tiempo reseco de miradas y tactos para gozar a solas, en un tiempo en el que la política tenía nidos vírgenes y hombres justos, en el que la moda era una [o dos], en el que se hablaba de la utopía como del futuro que había que hacer entre todos.
Debo ser muy mayor a pesar de haberme declarado en rebeldía religiosa con una apostasía, a pesar de que me denominan ‘poeta oculto’ en unos lares, en otros soy un ‘poeta del realismo sucio’, en otros me califican como ‘poeta de bar y carretera’ , en otros un ‘newbeat’… y no soy nada de eso y todo a la vez, porque me tengo por modernamente vivo y algo tocado por un no sé qué de las nuevas vanguardias… mantengo mi melena a pesar de los cincuenta que están cayendo, mi barba desastrada, mi jopo de hace años y un estilo entre grung de medio pelo y progre con sandalias… salgo a beber a veces y voy a los conciertos de blues y jazz que molan, tengo amigos del arte más en boga ahora mismo y una obra de Montoya sobre el computador.
Sí, estoy viejo y me fumo mis canutos. Estoy viejo y me bebo de vez en cuando un Habana con Cola. Estoy viejo y escribo poemas que los chicos entienden sin problema. Estoy viejo, joder, porque me quedo absorto con la nueva Sodoma de parque infantil guarro, de excesos de boquilla, de carne sin recato puesta como a orear.
Estoy viejo, la hostia.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Estas viejo...Estamos viejos y ademas debemos estar fatal...Yo tambien me acuerdo del Gato Negro( de Mariano) del Muleros (Ernesto)y claro esta de algunas mujeres que conoci entonces que icluso hoy me siguen pareciendo interesantes...Tan interesantes que hoy en la ciudad donde vivo no encuentro (cuando salgo, que es bien poco...) ni "garitos" ni dueños de garitos, ni mucho menos mujeres que merezcan tanto la pena como unos cuantos y cuantas que acabo de recordar con toda la nostalgia del mundo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ni de cona estas viejo, eres un edificio bien cimentado, con una estructura fuerte y sensible como la madera (factible de sufrir cambios "adaptabilidad"),con un interior bien amueblado, personalizado, y con algo que adolecen muchos(clase).
    Tienes un look que demuestra tu rebeldia y modernidad.
    Eres capaz de sobrevivir y soportarte siendo soporte al mismo tiempo de los muchos que leemos tu diario,transmitiendonos tus opiniones, sensaciones, alegrias y altibajos que vivimos dia a dia compartiendo contigo sinsabores y suenos.
    Viejo, yo no veo en ti un apice de vejez, estas lleno de fuerza y vida . (una admiradora de este diario interactivo)

    ResponderEliminar
  3. ¿Y qué me dices del cuerpo que no responde a las señales que durante mucho tiempo te mostraron y que de nada sirve tenerlas aprendidas? ¿Y las miradas a los que vienen derramando primavera, que nada tienen que ver con lo que hoy te muestra el espejo? Debes estar viejo, sí, pero te rebelas. Aún tienes la palabra y con ella envuelves y peleas y ganas muchas guerras. Da gracias porque AMAS, lo que sea o a quien sea, felicítate porque la luna te provoca, o porque consigues mantener la imagen de conquistador, canosa, presbítica, pero irresistible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …