Ir al contenido principal

Estar viejo no es serlo.

Conocí hace unos días la nueva Sodoma que se hace y deshace en las noches de los fines de semana de la movida nocturna juvenil. Bares de copas que tanto me recuerdan a aquel ‘Gato negro’ bejarano que significaba lo prohibido. A aquel garito, sobre el que ahora se asienta mi imprenta, asistían tipos más bien maduros, hombres hechos y derechos, para tomarse copas y rozarse con las mujeres más atrevidas de aquellos años. Era una Sodoma con carácter y con su pequeño lumpen de pelo en pecho y fajas con ballenas… Ahora, esa Sodoma ha perdido carácter y edad, a la vez que vergüenza y clase: una miscelánea de chiquillos mataditos a pajas, dandy’s con orejas de soplillo, mochulelitos imberbes con la hora fijada en el reloj de casa, muchachinas de teta novicia y entreta forzada, putichildrens con braguinas de tirilla encajada y pintadas como cuadros de don Vicente Van Gog, colegialas con principios de furor uterino, pastilleros ocasionales [si es que les llega la paga semanal]… todos bebedores de garrafón… deprisa, deprisa, deprisa… buscando dónde colocarla o cómo pillarla. Criaturas todas con las feromonas chorreando.
No me gustó, pues presentí que el amor que llega como una necesidad y un miedo ya no existe para ellos, que no existe el guardar para dar luego, ese juego tan lúbrico y tan largo que va formando el gozo hasta la carne.
Ahora la carne se expone, se pasea, se muestra sin recato ni vergüenza… por tanto, sin misterio.
Quizás vaya mayor y mi mirada compendie ya cierto retraso generacional, pero sé que no soy pacato, que me gusta mirar a las mujeres y lo hago con verdadero deleite, que no me asusto del sexo propio ni del ajeno, que disfruto con ciertas nuevas tendencias y me gusta divertirme, que suelo estar en la onda y tengo amigos bien jóvenes con los que me entiendo de fábula. Quizás es que no sepa gestionar mis canas, ni este dolor endémico en los jodidos riñones, que me detuve ya en un tiempo reseco de miradas y tactos para gozar a solas, en un tiempo en el que la política tenía nidos vírgenes y hombres justos, en el que la moda era una [o dos], en el que se hablaba de la utopía como del futuro que había que hacer entre todos.
Debo ser muy mayor a pesar de haberme declarado en rebeldía religiosa con una apostasía, a pesar de que me denominan ‘poeta oculto’ en unos lares, en otros soy un ‘poeta del realismo sucio’, en otros me califican como ‘poeta de bar y carretera’ , en otros un ‘newbeat’… y no soy nada de eso y todo a la vez, porque me tengo por modernamente vivo y algo tocado por un no sé qué de las nuevas vanguardias… mantengo mi melena a pesar de los cincuenta que están cayendo, mi barba desastrada, mi jopo de hace años y un estilo entre grung de medio pelo y progre con sandalias… salgo a beber a veces y voy a los conciertos de blues y jazz que molan, tengo amigos del arte más en boga ahora mismo y una obra de Montoya sobre el computador.
Sí, estoy viejo y me fumo mis canutos. Estoy viejo y me bebo de vez en cuando un Habana con Cola. Estoy viejo y escribo poemas que los chicos entienden sin problema. Estoy viejo, joder, porque me quedo absorto con la nueva Sodoma de parque infantil guarro, de excesos de boquilla, de carne sin recato puesta como a orear.
Estoy viejo, la hostia.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Estas viejo...Estamos viejos y ademas debemos estar fatal...Yo tambien me acuerdo del Gato Negro( de Mariano) del Muleros (Ernesto)y claro esta de algunas mujeres que conoci entonces que icluso hoy me siguen pareciendo interesantes...Tan interesantes que hoy en la ciudad donde vivo no encuentro (cuando salgo, que es bien poco...) ni "garitos" ni dueños de garitos, ni mucho menos mujeres que merezcan tanto la pena como unos cuantos y cuantas que acabo de recordar con toda la nostalgia del mundo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ni de cona estas viejo, eres un edificio bien cimentado, con una estructura fuerte y sensible como la madera (factible de sufrir cambios "adaptabilidad"),con un interior bien amueblado, personalizado, y con algo que adolecen muchos(clase).
    Tienes un look que demuestra tu rebeldia y modernidad.
    Eres capaz de sobrevivir y soportarte siendo soporte al mismo tiempo de los muchos que leemos tu diario,transmitiendonos tus opiniones, sensaciones, alegrias y altibajos que vivimos dia a dia compartiendo contigo sinsabores y suenos.
    Viejo, yo no veo en ti un apice de vejez, estas lleno de fuerza y vida . (una admiradora de este diario interactivo)

    ResponderEliminar
  3. ¿Y qué me dices del cuerpo que no responde a las señales que durante mucho tiempo te mostraron y que de nada sirve tenerlas aprendidas? ¿Y las miradas a los que vienen derramando primavera, que nada tienen que ver con lo que hoy te muestra el espejo? Debes estar viejo, sí, pero te rebelas. Aún tienes la palabra y con ella envuelves y peleas y ganas muchas guerras. Da gracias porque AMAS, lo que sea o a quien sea, felicítate porque la luna te provoca, o porque consigues mantener la imagen de conquistador, canosa, presbítica, pero irresistible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…