Ir al contenido principal

Dios también es un culo femenino embutido en un ajustado pantalón negro.


Dios se imagina justo en la necesidad de dar significado al dolor, en el miedo futuro y presente… no en la belleza ni en la armonía. Dios se imagina como una necesidad del que sufre o del que comprende que va a sufrir, y se imagina como un placebo sicológico contra el abismo del fracaso vital…
También se imagina Dios desde un punto de vista espurio, para dominar y obtener, para doblegar voluntades, para sojuzgar, para hacer un ejército endiablado de locos.
Dios se imagina para salvarse.
(16:10 horas) La mujer que caminaba por la acera sabía perfectamente cuáles eran sus poderes y hacía ostentación de ellos: un culo magnífico y un movimiento acorde y maravilloso del mismo. Llevaba un pantalón negro ajustado que marcaba perfectamente los cortes y las simas, unas botas altas hasta el bajo de la rodilla y una cazadora muy ajustada a la cintura para marcar mejor la frontera de lo goloso.
La miré caminar mientras esperaba mi turno en el despacho de pan y me quedé tan absorto que hubieron de llamarme la atención cuando llegó el momento de pedir.
– Una baguette, por favor.
La tomé, pagué su coste mientras me comía el ‘cuscurro’ que sobresalía de la bolsa de papel y me tiré a la calle para ver si aún podría divisar aquel culo magnífico.
La mujer se alejaba al fondo caminando deprisa, haciendo contrastar su figura negra y estilizada contra el gris de la calle. Me quedé un ratito mirando cómo desaparecía al fondo.
Luego, mientras tomaba el camino de mi casa, me dio por pensar en lo que más me gusta de una mujer desde el plano físico y carnal: indefectiblemente el culo y el pecho. El primero generoso y el segundo bien calibrado y marcado. Eso cuando estoy ciego y tengo la mirada gruesa, claro… que cuando estoy fino me encanta una bonita sonrisa, unas manos que sepan volar, una mirada directa e inquisitiva, una nuca mostrada bajo un pelo recogido, un cuello largo, unos hombros llenos y cuadrados… y mirarlas caminar sin que me vean.
Y es que no puedo ocultar que me encanta mirar a las mujeres, que disfruto observándolas, que guardo con delicadeza todos los gestos nuevos que encuentro en sus caras y en sus cuerpos, que resultan una magnífica materia poética y que me aportan ese material indispensable de vida que se llama ‘deseo’. Sin ellas quizás ya no existiese, pero siempre con distancia, sin otro afán que el de la posesión de una forma de caminar, de una mirada, de un gesto de la boca… una posesión particular y no compartible, una posesión íntima y absolutamente individual.


(18:26 horas) Cuando el hombre ciego me admitió en su espacio perceptivo [era la hora del café y yo estaba en PdT], yo aún no había pillado su carencia y le extendí mi mano para saludarle. Entonces noté algo extraño, pues aquel hombre no reaccionaba a mi gesto. Solo cuando su acompañante le llamó la atención diciendo: ‘estréchale la mano a Felipe, que te la está ofreciendo’, fue cuando me percaté de su ceguera.
Este suceso me ha hecho pensar durante toda la tarde sobre el cúmulo de cegueras distintas que sostengo, unas cegueras que me hacen presentir lo que sucede a mi alrededor pero que no me dejan posibilidad de respuesta, a no ser que un acompañante me indique lo que debo hacer y cómo debo responder.
Es esta circunstancia otra barrera que sortear en mi lucha por conseguir una individualidad digna, aprender a sobreponerme cuando descubro esas cegueras y conseguir solventarlas por mí mismo, sin necesidad de un lazarillo que me avise de los acontecimientos y me abra la puerta a las reacciones.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Explicas magníficamente el idioma del deseo. Por no hablar de las mujeres a las que nos gusta, y divierte, estudiar a los hombres: atrapar sus gestos, aprenderlos, coleccionarlos. Yo siempre he tenido esa curiosidad innata.

    ¡Felicidades, Luis Felipe! Sé que cae ahora, un día de éstos. Tienes una edad espléndida. Y luz en los ojos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Dios "se imagina como un placebo sicológico contra el abismo del fracaso vital..." Sólo tú lo podías explicar así. Entonces es, por ejemplo, esa aspirina que uno se toma para aplacar el dolor del alma, ¿no? Me gusta la imagen.

    Yo ahora mismo no siento a Dios; creo que es sordo. En fin... Besos.

    ResponderEliminar
  3. Dios imaginado, culo, ceguera.
    Análisis de la Historia humana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…