Ir al contenido principal

Dios también es un culo femenino embutido en un ajustado pantalón negro.


Dios se imagina justo en la necesidad de dar significado al dolor, en el miedo futuro y presente… no en la belleza ni en la armonía. Dios se imagina como una necesidad del que sufre o del que comprende que va a sufrir, y se imagina como un placebo sicológico contra el abismo del fracaso vital…
También se imagina Dios desde un punto de vista espurio, para dominar y obtener, para doblegar voluntades, para sojuzgar, para hacer un ejército endiablado de locos.
Dios se imagina para salvarse.
(16:10 horas) La mujer que caminaba por la acera sabía perfectamente cuáles eran sus poderes y hacía ostentación de ellos: un culo magnífico y un movimiento acorde y maravilloso del mismo. Llevaba un pantalón negro ajustado que marcaba perfectamente los cortes y las simas, unas botas altas hasta el bajo de la rodilla y una cazadora muy ajustada a la cintura para marcar mejor la frontera de lo goloso.
La miré caminar mientras esperaba mi turno en el despacho de pan y me quedé tan absorto que hubieron de llamarme la atención cuando llegó el momento de pedir.
– Una baguette, por favor.
La tomé, pagué su coste mientras me comía el ‘cuscurro’ que sobresalía de la bolsa de papel y me tiré a la calle para ver si aún podría divisar aquel culo magnífico.
La mujer se alejaba al fondo caminando deprisa, haciendo contrastar su figura negra y estilizada contra el gris de la calle. Me quedé un ratito mirando cómo desaparecía al fondo.
Luego, mientras tomaba el camino de mi casa, me dio por pensar en lo que más me gusta de una mujer desde el plano físico y carnal: indefectiblemente el culo y el pecho. El primero generoso y el segundo bien calibrado y marcado. Eso cuando estoy ciego y tengo la mirada gruesa, claro… que cuando estoy fino me encanta una bonita sonrisa, unas manos que sepan volar, una mirada directa e inquisitiva, una nuca mostrada bajo un pelo recogido, un cuello largo, unos hombros llenos y cuadrados… y mirarlas caminar sin que me vean.
Y es que no puedo ocultar que me encanta mirar a las mujeres, que disfruto observándolas, que guardo con delicadeza todos los gestos nuevos que encuentro en sus caras y en sus cuerpos, que resultan una magnífica materia poética y que me aportan ese material indispensable de vida que se llama ‘deseo’. Sin ellas quizás ya no existiese, pero siempre con distancia, sin otro afán que el de la posesión de una forma de caminar, de una mirada, de un gesto de la boca… una posesión particular y no compartible, una posesión íntima y absolutamente individual.


(18:26 horas) Cuando el hombre ciego me admitió en su espacio perceptivo [era la hora del café y yo estaba en PdT], yo aún no había pillado su carencia y le extendí mi mano para saludarle. Entonces noté algo extraño, pues aquel hombre no reaccionaba a mi gesto. Solo cuando su acompañante le llamó la atención diciendo: ‘estréchale la mano a Felipe, que te la está ofreciendo’, fue cuando me percaté de su ceguera.
Este suceso me ha hecho pensar durante toda la tarde sobre el cúmulo de cegueras distintas que sostengo, unas cegueras que me hacen presentir lo que sucede a mi alrededor pero que no me dejan posibilidad de respuesta, a no ser que un acompañante me indique lo que debo hacer y cómo debo responder.
Es esta circunstancia otra barrera que sortear en mi lucha por conseguir una individualidad digna, aprender a sobreponerme cuando descubro esas cegueras y conseguir solventarlas por mí mismo, sin necesidad de un lazarillo que me avise de los acontecimientos y me abra la puerta a las reacciones.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Explicas magníficamente el idioma del deseo. Por no hablar de las mujeres a las que nos gusta, y divierte, estudiar a los hombres: atrapar sus gestos, aprenderlos, coleccionarlos. Yo siempre he tenido esa curiosidad innata.

    ¡Felicidades, Luis Felipe! Sé que cae ahora, un día de éstos. Tienes una edad espléndida. Y luz en los ojos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Dios "se imagina como un placebo sicológico contra el abismo del fracaso vital..." Sólo tú lo podías explicar así. Entonces es, por ejemplo, esa aspirina que uno se toma para aplacar el dolor del alma, ¿no? Me gusta la imagen.

    Yo ahora mismo no siento a Dios; creo que es sordo. En fin... Besos.

    ResponderEliminar
  3. Dios imaginado, culo, ceguera.
    Análisis de la Historia humana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …