Ir al contenido principal

Me jode lo que tengo, pero me encanta tenerlo.

¿Podré alguna vez trabajar desde la serenidad que pronuncia Pavese?, ¿podré escribir sin sufrir o alegrarme, huyendo de esa ‘parte inferior’ a la que alude el maestro suicida?, ¿podré hacer algo que no sea fin en sí mismo?
Si consiguiese alguna vez rodar en esa noria, creo que me sentiría muy satisfecho.


(20:44 horas) Cada día comprendo mejor a la gente que vive en el límite y corre riesgos para sobrevivir [no hablo de los vividores, sino de la gente con necesidades reales]. Ante uno solo de esos tipos me siento pequeño y miserable con mis jodidas y absurdas preocupaciones… que si me piden un aval para poder realizar un trabajo, que si no me ha pagado A y le debo a B, que si no tengo para comprarme este mes el ‘i-phone’ que tanto deseo, que si a ver cómo consigo pillar esa primera edición de ‘El cementerio marino’… aunténticas naderías de payaso del primer mundo si se comparan con esos ‘¿tendré algo para comer mañana?, ¿me detendrá la guardia civil y me devolverán a mi país?, ¿me pagarán el tiempo que he trabajado sin papeles?…
Me siento mal por sentirme mal con mis cosas de imbécil malcriado, me siento mal porque tengo y otros no tienen, porque me puedo duchar con agua caliente cada mañana, porque a las dos siempre encuentro la mesa puesta y el frutero lleno de naranjas, manzanas, plátanos… me encuentro mal porque tengo calefacción y una tele gigante en el salón [y otra en la cocina… y otra en el dormitorio], me siento mal porque manejo un coche que cuesta lo que le salvaría la vida entera a una familia africana, me siento mal porque tengo la ropa que me gusta y no me da tiempo a dejarla gastada, porque dejo mis zapatos nuevos en el cubo de la basura sin sentir vergüenza, porque pienso en amar cuando debiera pensar en hacer algo importante con mi vida.
Me jode lo que tengo, pero me encanta tenerlo y disfrutarlo… soy un tipo lleno de contradicciones cabronas y eso me hace perder mucha sensibilidad… y también tenerla…

Comentarios

  1. Yo no soy persona, a mí no me jode lo que tengo sino lo que no tengo. Solo sufro si veo necesidad. Pero me he quitado del medio el sufrimiento de los demás porque no quiero pensar en ello. Soy asquerosa pero soy. También deseo, no culos de chicas, que también miro con envidia, sino culos o penes o miradas o manos que saçben acariciar.Felicidades cacho poeta,Soy una inútil que no sabe enviártelo. Espero que te llegue. generoso, pensador,calibrador,padre, hombre, mirada, ojos bellísimos, tipazo, artista, pintor,radical, político (esto como malo), comprometido, persona maravillosa que he tenido la suerte de conocer gracias al Urce. Muchos besos desde Leganés. Ah! que estoy muy contenta porque he ganado el concurso de cuentos solidarios de Radio Nacional y la fundación Crecer Jugando, al 50% con mis alumnos. Soy una niña que te quiere, Pipe.

    ResponderEliminar
  2. Ah!, Pipe, que se me ha olvidado decirte que me gustaría inmortalizarme "fumando con fundamento"en tu web. ¿Qué día es tu cumple? Más felicidades.

    ResponderEliminar
  3. 1. Enhorabuena, Marisol y niños, por ese premiazo. Merecido seguro.
    2. Envíame foto fumando a mi mail: felipe@lfediciones.com
    3. Cincuenteo el 8 de diciembre para mi mal.
    4. Besos gordos para ti y pellizquitos en los mofletes para mi Jesusote.


    Un hasta pronto, Marisol.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que algo importante en nuestras vidas es vivir de modo coherente y de manera justa con los demás. Sin embargo, nos lo ponemos y nos lo ponen tan difícil

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…