Ir al contenido principal

Lo poético aflora de lo común...

Primer madrugón de Juegos Escolares de la temporada. Arrancaba hoy su competición mi Guillermito en la disciplina de balonmano y corrimos ilusionados al evento. El frío era bestial tanto para los críos [todos ateridos y en camisetina] como para los padres [a los diez minutos empecé a notar cierto arrebato cistítico en mi entrepierna… a ver si el ayuntamiento cipriano pone un puntito de calefa en el pabellón Sierra de Béjar].
El arranque de la temporada ha sido tan triste como todos los anteriores en los que participé: padres competitivos en una historia que debiera ser participativa, entrenadores zorolos que no mueven los banquillos [algunos críos se quedaron tristes con esa dura enseñanza del ‘tú no sirves para esto’] y los chavales embebidos de una ilusión que les roban desde la mismita raíz.
Pensaba mientras asistía al juego que, si esto no cambia, prohibiré a mis hijos apuntarse a estas actividades seudodeportivas.
El resumen exacto es un cabreo intenso por lo mal que se hacen las cosas y un principio de congelación en todos y cada uno de mis salientes carnosos.
No me gustan los Juegos Escolares… nada.
•••
Lo poético aflora de lo común, pero solo lo hace si el tipo que poetiza ha sido capaz de levatar los ojos de sus ocupaciones para mirar lo que sucede a su alrededor. Es tan sencillo como eso… y tan difícil.
Es ésta una de las causas de mi sensación última de vejez, que las ocupaciones y las preocupaciones apenas me permiten levantar la mirada para enredar un poema… tendré que tomar medidas, buscar evasión de la jodida normalidad [de norma] diaria y empezar a rejuvenecer de nuevo.


(13:19 horas) Anoche salí de caza con mi cámara porque quería fotografiar la noche bejarana que siento, pero todo se torció al primer envite. Ya estaba yo con mi Nikon en ristre a punto de enfocar el cartelón que ha puesto el cura de El Salvador en la fachada de la iglesia, cuando me llamaron la atención desde un coche.. era Luisito, que andaba pegando las esquelas de la madre de Toñi, un chaval extraordinario [antiguo compañero de colegio] que ha tenido una vida dura junto a su madre. Le recordé inmediatamente, y lo hice con nitidez, subiendo totalmente doblado la cuesta que lleva dede Colón a la Plaza de la Piedad… Luisito llevaba una sonrisa feliz, una sonrisa que hacía años que no veía instalada en su cara… me dijo: ‘mañana me voy a…’, y yo enseguida supe cuál era su destino, un destino que se merece.
La parada de Luis me rompió el ritmo y la ruta [tenía pensado recorrer la noche bejarana caminando y tomando imágenes], y me quedé trabado en la Plaza Mayor con solo dos imágenes: la cara feliz de Luisito y mi coche aparcado haciéndole frente a una oscuridad libidinosa y húmeda.


Me senté entonces en el patio superior del Palacio Ducal y pensé que la noche es para hacer el amor furtivo en sus esquinas, para buscar portales donde arder, para sentirse clandestino y notarse creciendo en una especie de temor hermosísimo y oscuro.
Recordé entonces uno de mis poemas, el que no atinó a ponerle final al libro ´El amante discreto de Lauren Bacall’ porque se solaparon otros versos, aunque era mi primer final pensado y debiera haber sido el definitivo…

AVEC NOTRE INFINI
[Con nuestro infinito]

¿Por qué no fui yo el ojo de la aguja
por donde apenas la razón asoma,
ni supe desconocerme en una mujer
quebrada a la orilla más mansa del Tormes,
haciéndome río con el río,
resto calcinado con la escoria letal de su estuario?

¿Por qué no amé en septiembre,
cuando un sexo cremoso
se me ofreció desnudo,
rojo,
incendiado...
y fui mortal conciencia,
sueño solo?

Aquí, al lado justo de mi ventana,
se comen los amantes, se devoran
con sus lenguas voladas en saliva.
Sus vientres se confunden
y hasta mí llega el ácido
sudor de su batalla.

Justo al lado de allá de mi pared
suena el jadeo,
el cabalgar más húmedo
que pueda imaginarse.

¿Por qué no estás ya aquí?

Salvajes estaciones con sus cambios de luna
que sólo me traéis confundido el deseo
de ser el preciso asesino,
el violador borracho ahogado por su semen,
y siempre me ofrecéis un trago de conciencia
vestida de virtud que paraliza.
¿Por qué no permitís que me desate,
que se desate todo,
y se hagan los solsticios en carne sobre carne?

Mordido labio de la vida que sangras siempre
por el lado correcto,
¡púdrete!, porque en mi silla tengo el ataúd constante
y entre mis manos crecen blancas flores lascivas
y miel extrangulada.

¡Púdrete!,
pues ni aún el prostíbulo conozco
y sólo sé yacer con mis despojos.

Dime,
¿por qué ya no estás?


Y conduje hasta casa dando una vuelta larga, sintiendo el vacío en el cuero de los asientos de mi coche y notando cómo algo me pregunta por dentro… ‘¿Por qué?’.
Y ya en el ascensor me hice una foto que completó mi retrato sicológico del día… un rostro atormentado sin razones… quizás fuera por eso.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Cómo me gustan estos términos que te acercan a la plebe: camisetina, mismita, ayuntamiento cipriano.
    Qué suerte tienes que aún puedes vivir esos sábados mañaneros de acompañamiento en los juegos escolares, aunque provoquen mormeras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …