Ir al contenido principal

Slavoj Zizek


Leo a Slavoj Zizek y me preocupa la consideración que pronuncia sobre la izquierda en nuestros tiempos actuales: “ahora, la izquierda no puede hacer mucho”. Y me preocupa porque es abolutamente cierto.
Su postura consiste en echar una mirada al pasado y analizar lo que se hizo bien para procesarlo en términos de una nueva propuesta que elevar al hombre de nuestros días, una propuesta estructurada en la realidad social.
El tipo es vivo de cojones, muy irónico y con las ideas clarísimas [por lo menos en lo referente a los temas que toca]… y me llama sobre todo la atención su concepción del término ‘repetir’ aplicado a los periodos revolucionarios históricos. Dice que deben ‘repetirse’, pero repetirse para hacerlos bien, basándonos siempre en la experiencia. Su frase exacta es “las cosas se repiten porque fracasan” [no se abandonan y se intentan otras].
Y no me desagrada ese concepto empecinado como norma para lo que se nos ocurra.
Entre sus perlas figuran:

• La verdadera revolución cultural es hoy el capitalismo.
• Lo difícil es ser verdaderamente malo.
• Si tratamos de imponer la igualdad sin cambiar las condiciones económicas, todo lo que haremos es explotar con furia.
• Dar un golpe de estado es fácil, lo complicado es reorganizar la economía y los rituales de la vida cotidiana.
• El proletariado de hoy son la parte sin parte, los que están en el nivel cero, los excluidos de toda forma de representación política.
• Lo que mantiene viva la democracia es el momento terrorista de la negatividad abstracta.
• Si uno es de izquierdas y honesto, ha de reconocer, aún siendo un poco patético, que nunca en la historia ha habido tanta gente viviendo una vida tan relativamente buena y segura [refiriéndose al capitalismo].
• Si dices que el enemigo no es el capitalismo global sino el imperialismo americano, entonces dejas una puerta abierta a tu particular forma de capitalismo.
• Creo que la izquierda debería usar sin reparos el poder estatal siempre y cuando le sea posible.
• Creo que ‘resistencia’ es una de las palabras que debería ser prohibida.
• A los teóricos y a los artistas siempre les gusta morir en el momento justo.


(21:52 horas) Recuerdo ahora una frasecita lucidísima de don Gonzalo Torrente Ballester [no es ‘sic’ porque tengo mala memoria] referente al amor… era algo así como que cuando no lo tienes sufres y cuando lo tienes no sabes qué hacer con él. Magnífico este pensamiento, y tan de bronce como su escultura en El Café Novety salmantino [que no sé si es de bronce o de contrachapado]. La misma estructura podría utilizarse para mil sentimientos, cosas o personas… y siempre con éxito.
Y es que el amor es difícil de gestionar tanto en su presencia como en su ausencia, tan difícil resulta, que aún no está establecido su proceso bioquímico… y mucho menos su norma psicológica [a pesar de que esa caterva de psicólogos pedantes ha establecido pautas –mientras se engolaban ante los falshes– que, como poco, me llevan a la risa floja].
Lo interesante sería saber si existe una razón del amor [don Torrente afirmó taxativamente que no existía] o, como poco, averiguar si es ‘una patología razonable’ [aquí, en el entrecomillado, estoy hablando como un psicólogo, para que se hagan ustedes idea de lo que es decir una patochada como si fuera un lujo léxico].
Psicólogos: mal del mundo [hace unos días afirmaba que lo era el dinero… pues no].
De FUMADORAS

Comentarios

  1. [al hilo del pensamiento de Slavoj Zizek] Luego todos somos testarudos por naturaleza.

    Sobre el amor: No somos nosotros quienes gestionamos (bien o mal, fácil o difícilmente) el amor, sino al revés: Es él quien nos usa y nos convierte a todos en juguetes-mortales sin cabeza.

    ResponderEliminar
  2. No me imagino a la "izquierda" española, bajandose del coche oficial...algun conocido mutuo pensara que de la revolución; lo mas lejos posible, que las penalidades las pasen otros.
    Saludos Socialistas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…