Ir al contenido principal

Malick se va...

Me aniquila darme cuenta poco a poco de la verdad, estar jodido a plazos, sobre todo cuando los plazos los pongo yo.
Hace tiempo me dije que para mis cincuenta años cumplidos me regalaría la lectura reposada de este diario entero para sacar conclusiones y poder decir tranquilamente: ‘hasta aquí he llegado y lo tengo escrito casi todo justo desde que percibí que hacía cierto uso de mi razón’.
Quedan poco menos de veinte días para poder decir que he vivido medio siglo y anoche hice recopilación de los volúmenes que componen mis notas de los últimos diez años para iniciar su lectura. Me asombró encontrarme con más de ochomil páginas escritas en tipografía Times de cuerpo 12. Y ahora no sé si fue tiempo perdido o tiempo robado. El caso es que me hace una ilusión tremenda reencontrarme y poder revivir mis días alegres y mis días aciagos, examinar mi evolución en lo referente a las convicciones, leer que amé y cómo lo hice, rememorar peleas y fiestas, encuentros y desencuentros… pero, sobre todo, me apetece reencontrar en esas páginas a los amigos abandonados, de los que casi me he olvidado ya por esta mierda social que se ha dado en llamar trabajo.
Leeré e iré sacando nuevas conclusiones.


(21:07 horas) Hoy me siento muy feliz porque, por fín, Malick tiene en las manos su permiso de residencia en España y ha comenzado a trabajar en una cercana fábrica de pimentón como empleado en toda regla. Es otro ciclo que casi está terminado [ya solo falta que rematemos la solución de Youssouph, que está muy cercana] y que hace que me sienta colmado y que me olvide de mis jodidas quejitas diarias. Malick comienza una nueva vida, una vida que partió de la desesperación, la enfermedad y el hambre. Recuerdo ahora perfectamente cómo llegó hasta nosotros hace dos años, era un esqueleto con piel y con la mirada apagada y llena de temor, un esqueleto que no conocía ni una sola palabra de castellano. Su cuerpo desnudo sobre una camilla de la sala de urgencias del Hospital Virgen del Castañar se me quedó grabada en los ojos como una auténtica tragedia [recuperarse le costó cuatro meses de hospitalización y vigilancia médica]. Recuerdo que aquel día, aquella noche, hablamos de largo Juanito y yo para tomar una resolución que hemos sido capaces de llevar hasta sus últimas consecuencias. Gracias, Juan, por tirar adelante con todo y con todos, tío.
Hoy me abrazó Malick muy fuerte, como si fuera a despedirse, y me dijo un ‘gracias’ hermosísimo en perfecto castellano [ya lo habla de fábula… y hasta domina el tema de los tacos y los dobles sentidos]. Se va su casa de Aldeanueva del Camino, aquí cerquita [una casa de alquiler amueblada por todos los colegas que ha hecho en Béjar], se lleva su sommier y sus juegos de sábanas, las cazuelas y toda su ropa de vestir, el walkman llenito de rap y música africana… Ya se ha emancipado mi primer hijo africano y sé que no me defraudará, que trabajará honradamente y podrá mandar dinero a su familia [que malvive en Gambia] sin tener que humillarse, si volver a pasar miedo, sin tener que esconderse. Va a ganar, también, para poder comprarse la comida que le apetezca y la ropa que le gusta… y también sé que terminará ayudando a sus colegas con problemas, porque así se lo hemos enseñado y sabemos que lo ha aprendido bien.
Enhorabuena, Malick… y toda la suerte del mundo, chiquitín.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Qué quieres que te diga, Pipe. Todos sabemos de las desventuras de Malick y Youssouph. GRACIAS a los dos porque habéis sabido creer en algo de lo que muchos nos sentimos orgullosos, del trabajo de dos bejaranos (y muchos más) por la justicia, la paz y la libertad de TODOS. A Juanito mi consideración y a tí un buen tirón de orejas para dentro de unos días. Gracias también por tus miles de páginas de las cuales nos llenas muchas veces el alma de poesía, de miles de páginas de erotismo, de pezones encarnados en los pechos de mujeres fumando, de desventuras y aventuras en este mundo que nos toca vivir. Un saludo. "El calvo"

    ResponderEliminar
  2. 8.000 y 50. Aun te quedan varios ochomiles, como a los buenos escaladores, Luis Felipe.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena amigo de tus amigos. La naturaleza te dio ese cuerpo de oso para que te cupiera dentro el corazón.

    ResponderEliminar
  4. Todo lo que diga es poco, solamente me descubro, personas como tú son lo que necesita la sociedad en la que vivimos.
    Saludos S.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …