Ir al contenido principal

Lo que nos estamos perdiendo…


Hay una estética de la corrección que siempre ha pertenecido a las clases medias con ínfulas [los ricos de verdad siempre han hecho lo que les ha salido de los cojones] y a los tipos mediocres de la cultura oficial… americana entallada, pantalones con raya marcada y recta, corbata impoluta de paramecios, camisa blanca replanchada, ‘siéntese-usted-por-Dios-faltaría-más’, todo por favor, siempre gracias, sonrisa forzada y seca, corte de pelo clásico, agua de colonia peleona, maletín… y esa otra corrección pseudocultural de poner cara de pito mientras se nombra a La Galatea, a Lord Byron o al perplejo mondongo del lucero del alba…Y de esa ficción meona se pasa al rato a la carita de tripero comiendo garbanzos con la mujer echada a perder en lavadoras y comidas urgentes y camas por hacer… Tedio antes y tedio después [antes y después de la corrección, claro].
Es otra parte del asqueo que llevo encima y que me pide reacción: los miserables mediocres investidos de corrección mientras caminan como si sus culos fueran farfullando ‘qué grande soy… lo que valgo… lo que tengo… qué planta…’ y enseñan sus caras serias buscando algún gesto que les aporte credibilidad.
Ser correcto es estar absolutamente muerto, igual que todos aquellos a los que llaman clásicos o a los que contienen el polvo de los héroes más míticos.
Es usted muy correcto, caballero… está usted tan muerto que ya ni huele, coño.
Y a los otros correctos, a los jodidos muertos de la cara de pito y La Galatea, pues que hay que explicarles que deben dejar de leer y de darnos la plasta con sus frases pomposas y sus tendencias con vocación de eternidad… ¡A la mierda con su conservadora mirada a la cultura, con su afán de buscarle a todo el el poso de ‘lo anterior’ para afirmarse como la jodida reserva cultural de Occidente! ¡A la puta mierda!
Sí, coño, hay que dejar de leer en un punto, y también de escribir… para ir más allá, mucho más allá de ese ‘ser por otros y para otros’. Alguna vez debemos empezar a pensar por nuestra jodida cuenta y, yo qué sé, darnos a la bebida o al chocolate con leche… y salir a la calle mareados, sueltos, locos de atar; y mear en las esquinas y no abrocharnos la bragueta mientras le decimos al ‘correctito’ que pasa a nuestro lado que está muerto, y salpicarle con saliva los zapatos limpísimos gracias al betún rápido autobrillante con aplicador. ‘¡Muerto de mierda!’. Y descuadrar los horarios y tener tiempo para hurgar en los contenedores o para echar un polvo gratis con la solterita que te mira con curiosa vergüenza… ‘¡Toma, nena!’.
Lo que nos estamos perdiendo…


De FUMADORAS

Comentarios

  1. A veces, muchas veces, me da por coger papel y boli e ir apuntando todas las chorradas que me vienen a la cabeza. Ésta es de hace un par de noches:

    Estoy observando a los que, según los entendidos, son grandiosos. Pues bien, resulta que a mí me están aburriendo mortalmente, así es que ¿sabes qué? a esos grandes y sabios: que les den!! ya está bien de que otros opinen por mí y que yo deba creerlos y admirarlos, ¡que no me gustaaan!
    Por qué no me escucháis?
    Es que yo valgo menos?
    Es que mi voz no cuenta?
    Elitistas asquerosos.
    --

    Sé que es una tontería, pero te lo cuento por la casualidad de la cosa.

    ResponderEliminar
  2. En Tele-Espe hay un programa sobre libros que reconozco me gusta ver (mejor no te digo quién lo presenta). A veces me interesa, otras sólo me entretiene. Pues bien, como apunto maneras de chafardera vengo deprisita a chivarte que han estado diciendo cosas preciosas sobre Ángel González, de su obra y sobre todo de su persona. Han hablado poquito pero bonito. Me alegré. Es que tú me lo hiciste más cercano (no sé si lo último está bién o es una gran falta de respeto. A mí me gusta)
    Un besín,

    (dnc, sssshh)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…