Ir al contenido principal

Lo que nos estamos perdiendo…


Hay una estética de la corrección que siempre ha pertenecido a las clases medias con ínfulas [los ricos de verdad siempre han hecho lo que les ha salido de los cojones] y a los tipos mediocres de la cultura oficial… americana entallada, pantalones con raya marcada y recta, corbata impoluta de paramecios, camisa blanca replanchada, ‘siéntese-usted-por-Dios-faltaría-más’, todo por favor, siempre gracias, sonrisa forzada y seca, corte de pelo clásico, agua de colonia peleona, maletín… y esa otra corrección pseudocultural de poner cara de pito mientras se nombra a La Galatea, a Lord Byron o al perplejo mondongo del lucero del alba…Y de esa ficción meona se pasa al rato a la carita de tripero comiendo garbanzos con la mujer echada a perder en lavadoras y comidas urgentes y camas por hacer… Tedio antes y tedio después [antes y después de la corrección, claro].
Es otra parte del asqueo que llevo encima y que me pide reacción: los miserables mediocres investidos de corrección mientras caminan como si sus culos fueran farfullando ‘qué grande soy… lo que valgo… lo que tengo… qué planta…’ y enseñan sus caras serias buscando algún gesto que les aporte credibilidad.
Ser correcto es estar absolutamente muerto, igual que todos aquellos a los que llaman clásicos o a los que contienen el polvo de los héroes más míticos.
Es usted muy correcto, caballero… está usted tan muerto que ya ni huele, coño.
Y a los otros correctos, a los jodidos muertos de la cara de pito y La Galatea, pues que hay que explicarles que deben dejar de leer y de darnos la plasta con sus frases pomposas y sus tendencias con vocación de eternidad… ¡A la mierda con su conservadora mirada a la cultura, con su afán de buscarle a todo el el poso de ‘lo anterior’ para afirmarse como la jodida reserva cultural de Occidente! ¡A la puta mierda!
Sí, coño, hay que dejar de leer en un punto, y también de escribir… para ir más allá, mucho más allá de ese ‘ser por otros y para otros’. Alguna vez debemos empezar a pensar por nuestra jodida cuenta y, yo qué sé, darnos a la bebida o al chocolate con leche… y salir a la calle mareados, sueltos, locos de atar; y mear en las esquinas y no abrocharnos la bragueta mientras le decimos al ‘correctito’ que pasa a nuestro lado que está muerto, y salpicarle con saliva los zapatos limpísimos gracias al betún rápido autobrillante con aplicador. ‘¡Muerto de mierda!’. Y descuadrar los horarios y tener tiempo para hurgar en los contenedores o para echar un polvo gratis con la solterita que te mira con curiosa vergüenza… ‘¡Toma, nena!’.
Lo que nos estamos perdiendo…


De FUMADORAS

Comentarios

  1. A veces, muchas veces, me da por coger papel y boli e ir apuntando todas las chorradas que me vienen a la cabeza. Ésta es de hace un par de noches:

    Estoy observando a los que, según los entendidos, son grandiosos. Pues bien, resulta que a mí me están aburriendo mortalmente, así es que ¿sabes qué? a esos grandes y sabios: que les den!! ya está bien de que otros opinen por mí y que yo deba creerlos y admirarlos, ¡que no me gustaaan!
    Por qué no me escucháis?
    Es que yo valgo menos?
    Es que mi voz no cuenta?
    Elitistas asquerosos.
    --

    Sé que es una tontería, pero te lo cuento por la casualidad de la cosa.

    ResponderEliminar
  2. En Tele-Espe hay un programa sobre libros que reconozco me gusta ver (mejor no te digo quién lo presenta). A veces me interesa, otras sólo me entretiene. Pues bien, como apunto maneras de chafardera vengo deprisita a chivarte que han estado diciendo cosas preciosas sobre Ángel González, de su obra y sobre todo de su persona. Han hablado poquito pero bonito. Me alegré. Es que tú me lo hiciste más cercano (no sé si lo último está bién o es una gran falta de respeto. A mí me gusta)
    Un besín,

    (dnc, sssshh)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …