Ir al contenido principal

Quizás estemos empezando ahora.



Quizás estemos empezando ahora, quizás estemos empezando y todo lo que ha sucedido hasta este minuto no sea más que murmullo, preparativos, listas de invitados, acumulación de viandas/experiencias para la fiesta que viene. Quizás estemos empezando… y ahora es el momento de poner la mesa para el banquete que viene a destruirlo todo. Sería bonito conocer a la novia y tirársela antes de los fastos, penetrando en su traje de ceremonia y dejando manchas de semen pegadas a la gasa y a la seda. Sería bonito meter una bomba en la bolsa del arroz y orinar en la ensalada de pescado.



Ando hoy con un collage gigantesco y me puede el cabrón, me puede porque he estado echándole un vistazo aL universo de Chema Madoz [lo hablé ayer con Alberto] y me ha dejado seco y lúcido a la vez. Después de ver la obra de un artista de verdad me quedo chiquitín y mimoso, aunque debieran darle bien por el culo por haber propiciado este atasco que tengo ahora, que no sé por dónde salir ni por dónde entrar.
•••
Siempre fui un impertinente con sonrisa de papel y, sin embargo, el personal me mira con cierta conmiseración… y a veces hasta con simpatía. No sé qué coño ven en mí, que enseguida se me pegan a la espalda y empiezan a hablarme de sus cosas. Hasta un crío de un poco más de un año pronunció mi nombre esta tarde en el café mientras me miraba sonriente. Otro se lo habría comido a besos, pero yo pasé del chaval y la madre me miró extrañada y me dijo… ‘Fíjate, si te conoce…’. Claro que me conoce, cómo no me va a conocer, coño, si le tiene en el bar de fulaneo desde que lo parió. Debería darle vergüenza… o no, que lo mismo es en el bar donde mejor se puede educar a un crío… yo qué sé. El caso es que andaba yo pensando en ese momento en el mamonazo de Chema Madoz [lleva todo el día amargándome con su brillantez] y el crío me distorsionó… y luego la madre… y luego la perica que daba el tiempo por la tele. Tengo yo una relación especial con las pericas que dan el pronóstico del tiempo por la tele, me ponen a cien. Suelo quitar el sonido del aparato y me deleito mirándolas cómo se muestran de frente y de perfil, cómo me silabean mirándome a los ojos… y les imagino vidas agitadas, noches tormentosas saciadas de sexo y días de lluvia en los que se besan con desconocidos guarecidas en lo oscuro.
Bien… y que me cansé y me bajé al estudio a leer un ratito, sí, a leer que las ciencias poéticas eran comprendidas como belleza y –asombroso– como ‘utilidad’ por el pitiñoso de Aristóteles, que Heráclito pensaba que solo existe el devenir, que el alma platónica se compone de razón, ánimo y apetito; que Hegel entiende que la moralidad se funda en el conocimiento de los motivos, siendo absolutamente subjetiva; que Brunschwicg indicó que el mundo del conocimiento es el único existente y que no existe nada fuera de él, y que Mauricio Blondel plantea que lo natural está íntimamente penetrado por lo sobrenatural [andaba el perico al socaire de un Dios como principio universal de todo bien –coño–].
Y luego me bebí una Coca-cola pensando en que tenía más razón Platón con todo su rollo que esos amanerados filósofos con cabeza del XIX y pensamientos del hombre de Orce. Y escuché ‘La vida en rosa’ en una vieja versión que me he bajado de internet.


Comentarios

  1. Sr. Comendador, algunos nos fiamos más de los "bordes-gruñones-grrr" que de las sonrisas profident de colmillitos afilados.
    Además, a mí también me gusta que este metro setenta y un cm. de garza se convierta en un gurruñito ante alguien a quien realmente admiro. No es lo mismo eso, a que te haga sentir pequeña cualquier mindundi de los que andan por ahí sueltos (y mira que lo intentan los "cabronis")
    Contigo me pasa como con F. Fernán Gómez. Como dice mi madre: ¡qué me gusta!
    Entre pan y pan nos das una "tostá" y yo me parto de risa.
    Que también tienes mucha pose ¡leches!, que en el fondo eres un mimosón... (con perdón,jeje)

    Ea, ya lo he dicho.

    Un besazo. Donce.

    ResponderEliminar
  2. Eres viva, Donce, muy viva.
    Voy a tener que hacerte un 'güequito' especial, que te lo vienes mereciendo.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Un requetemuackkkkk (de los que suenan)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…