Ir al contenido principal

Tengo los ojos verdes...



Ezra Pound y Charles Bukowski tenían los ojos verdes, como yo. Mira por dónde… ya somos tres… pero a mí nadie me entiende como los entienden a ellos… o nadie hace un pequeño esfuerzo por entenderme… ni puta falta que hace.
Aunque, la verdad, ayer leí de corrido un par de libros viejos, de mi primera época, y me pareció que quien los escribió [yo] era un imbécil que aún andaba a gatas con treintaitantos años. Debí tener alguna crisis de identidad para publicar aquella podredumbre o lo mismo estaba loco por ver mi voz atildada en letra impresa.
Me pregunto cómo me tomaré dentro de diez años las palabras que escribo ahora, cómo me avergonzaré de ellas, cómo las negaré.
Escribir es un insulto hacia mí mismo… pero tengo los ojos verdes, como Buk y como Ezra, aunque no me sirven para demasiado.

Comentarios

  1. Yo también tengo los ojos verdes y no me reconozco en lo que escribí hace años, nos pasa a muchos (sobre todo lo de los ojos verdes)pero eso es bueno amigo, forma parte del cambio, sólo los mediocres permanecen igual toda su vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Para sus pupilas negras.
    http://mquinadecoserpalabras.blogspot.com/2008/01/manuel-rivas-para-ngel-gonzlez.html

    ResponderEliminar
  3. http://www.youtube.com/watch?v=-mFQ8vf4_5c&eurl=

    Tango de la Semana Negra
    Joaquín Sabina
    .
    .
    Carvalho y Philippe Marlowe primos hermanos,
    qué malinches tan cine made in aquí,
    qué pinches gachupines tan mejicanos,
    cuanto republicano sin pedigrí,
    qué hueste tan ilustre de trashumantes,
    qué arciprestes sin fe ni sombra de luz,
    qué nietos de sor Juana Inés de Cervantes,
    qué mapa del revés, qué caras, qué cruz.

    Qué noches de callejón sin salida,
    derroche, Tenampa patria querida,
    mi coche vuela en dirección prohibida
    rumba a la Semana Negra
    que le alegra el corazón a Gijón.

    Qué cura José Alfredo pa’las heridas,
    quién dijo non plus ultra, se equivocó,
    qué vuelo de pañuelos de despedida,
    que tren de Agathas Crhisties de Benidorm,
    qué escocés en las rocas tan insurgente,
    cuánta boca con dientes que amortizar,
    perdí mi pasaporte, señor agente,
    el norte no es tan norte, cerca del mar.

    Qué noches de callejón sin salida,
    derroche, Tenampa patria querida,
    mi coche vuela en dirección prohibida
    rumba a la Semana Negra
    que le alegra el corazón a Gijón.

    Los begin the begin, cuando terminan
    estilo Lauren Bacall, dicen que no,
    qué putas son las musas de las esquinas,
    siempre acaban con otro mejor que yo.
    Qué zócalo en el alma, viva Chavela
    elemental dear Watson, traduzca usted,
    crimen en Maracaibo, nueva novela
    de Paco Ignacio Taibo, sale este mes.

    Qué noches de callejón sin salida,
    derroche, Tenampa patria querida,
    mi coche vuela en dirección prohibida
    rumba a la Semana Negra
    que le alegra el corazón a Gijón.
    +
    +

    ResponderEliminar
  4. Mi querido Luís Felipe, mis ojos son verdes y grandes, según dicen, me enteré de que eran verdes en el instituto, cuando una compañera cercana me dijo que le daban envidia. Ella los tenía y los tiene, negros como el profundo mar.
    Yo no sé si reconocería mis escritos, porque mi ordenador, cambiante y ausente, los ha fagocitado todos, me he quedado sin añoranzas y sin memoria. No recupero nada, no había papel. Nunca es mejor así, es bueno reconocer que no te reconoces, aunque sigas siendo el mismo y son tus palabras las que, ahora, con el paso del tiempo, no te reconocen a tí.
    Un abrazo compañero de instituto, de universidad, de pueblo y de vida. Yo sí te reconozco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …