Ir al contenido principal

Tengo los ojos verdes...



Ezra Pound y Charles Bukowski tenían los ojos verdes, como yo. Mira por dónde… ya somos tres… pero a mí nadie me entiende como los entienden a ellos… o nadie hace un pequeño esfuerzo por entenderme… ni puta falta que hace.
Aunque, la verdad, ayer leí de corrido un par de libros viejos, de mi primera época, y me pareció que quien los escribió [yo] era un imbécil que aún andaba a gatas con treintaitantos años. Debí tener alguna crisis de identidad para publicar aquella podredumbre o lo mismo estaba loco por ver mi voz atildada en letra impresa.
Me pregunto cómo me tomaré dentro de diez años las palabras que escribo ahora, cómo me avergonzaré de ellas, cómo las negaré.
Escribir es un insulto hacia mí mismo… pero tengo los ojos verdes, como Buk y como Ezra, aunque no me sirven para demasiado.

Comentarios

  1. Yo también tengo los ojos verdes y no me reconozco en lo que escribí hace años, nos pasa a muchos (sobre todo lo de los ojos verdes)pero eso es bueno amigo, forma parte del cambio, sólo los mediocres permanecen igual toda su vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Para sus pupilas negras.
    http://mquinadecoserpalabras.blogspot.com/2008/01/manuel-rivas-para-ngel-gonzlez.html

    ResponderEliminar
  3. http://www.youtube.com/watch?v=-mFQ8vf4_5c&eurl=

    Tango de la Semana Negra
    Joaquín Sabina
    .
    .
    Carvalho y Philippe Marlowe primos hermanos,
    qué malinches tan cine made in aquí,
    qué pinches gachupines tan mejicanos,
    cuanto republicano sin pedigrí,
    qué hueste tan ilustre de trashumantes,
    qué arciprestes sin fe ni sombra de luz,
    qué nietos de sor Juana Inés de Cervantes,
    qué mapa del revés, qué caras, qué cruz.

    Qué noches de callejón sin salida,
    derroche, Tenampa patria querida,
    mi coche vuela en dirección prohibida
    rumba a la Semana Negra
    que le alegra el corazón a Gijón.

    Qué cura José Alfredo pa’las heridas,
    quién dijo non plus ultra, se equivocó,
    qué vuelo de pañuelos de despedida,
    que tren de Agathas Crhisties de Benidorm,
    qué escocés en las rocas tan insurgente,
    cuánta boca con dientes que amortizar,
    perdí mi pasaporte, señor agente,
    el norte no es tan norte, cerca del mar.

    Qué noches de callejón sin salida,
    derroche, Tenampa patria querida,
    mi coche vuela en dirección prohibida
    rumba a la Semana Negra
    que le alegra el corazón a Gijón.

    Los begin the begin, cuando terminan
    estilo Lauren Bacall, dicen que no,
    qué putas son las musas de las esquinas,
    siempre acaban con otro mejor que yo.
    Qué zócalo en el alma, viva Chavela
    elemental dear Watson, traduzca usted,
    crimen en Maracaibo, nueva novela
    de Paco Ignacio Taibo, sale este mes.

    Qué noches de callejón sin salida,
    derroche, Tenampa patria querida,
    mi coche vuela en dirección prohibida
    rumba a la Semana Negra
    que le alegra el corazón a Gijón.
    +
    +

    ResponderEliminar
  4. Mi querido Luís Felipe, mis ojos son verdes y grandes, según dicen, me enteré de que eran verdes en el instituto, cuando una compañera cercana me dijo que le daban envidia. Ella los tenía y los tiene, negros como el profundo mar.
    Yo no sé si reconocería mis escritos, porque mi ordenador, cambiante y ausente, los ha fagocitado todos, me he quedado sin añoranzas y sin memoria. No recupero nada, no había papel. Nunca es mejor así, es bueno reconocer que no te reconoces, aunque sigas siendo el mismo y son tus palabras las que, ahora, con el paso del tiempo, no te reconocen a tí.
    Un abrazo compañero de instituto, de universidad, de pueblo y de vida. Yo sí te reconozco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…