Ir al contenido principal

No sé hacia dónde voy.


Vivir esta extraña repetición de horas y de cosas, de sucesos y de pequeños fracasos, a veces se me hace duro y tedioso. Hoy tengo un día entre anodino y amargo mientras Mª Ángeles acaba de notar los primeros indicios de sus cincuenta zancadas por la vida. Todo llega inexorable y acabamos coincidiendo como en una salida de embudo, apretados y empujados hacia fuera como con una prisa que no queremos ni necesitamos, una prisa de otros.
El día en Béjar es absolutamente luminoso y me duelen los ojos de mirarlo como me duele que mis hijos no hayan aprendido aún a entender que hay que aprovechar el tiempo con inteligencia [quizás aún son demasiado jóvenes para eso y yo pido imposibles]. Y me lleno la cabeza de tareas pendientes, de proyectos nuevos desde los que olvidar el paso que voy dando: collages impulsivos, poemas visuales, aforismos cabrones, algún poema triste, fotografías extrañas, autorretratos rápidos haciendo el gilipollas… todo para olvidar y para dejar señales urgentes de lo que pienso y quiero.
No sé hacia dónde voy.
•••
Si alguien me explicase cuántos muertos son necesarios para que se sacien los poderosos, me pondría a buscarlos entre los tipos que no son nada y que parecen la polla en verso… y les haría una lista [a los jodidos poderosos] de todos esos malditos simuladores para que se cebasen con ellos como cerdos… y que del empacho vomitasen como los mareados de los coches mientras yo permanecería sentado pensando en que no se ha perdido nada y sonriendo como una hiena vieja y sin dientes.
Entonces lo mismo me entrarían ganas de seguir adelante con todo y contra todos… y que se precipitase la muerte y le dieran bien por el culo a los babosos de la docilidad.
¿Haciendo amigos, eh?
Que no los necesito, coño, como no he necesitado nunca a Cervantes, ni pedirle auxilio a J.L. García Martín para obtener una reseña hervida con orines.
Y es que no tengo demasiado que perder ya y no me apetece ser esclavo de alguna sonrisa fácil o de un coño abierto y rojo [tampoco podría ya].
Qué verdadero fue el tiempo en el que señor Mateo se ciscaba en el portal de la casa y no podíamos pasar por allí sin taparnos las narices… y el olor llegaba denso hasta la ropa… eso era de verdad.
Y escribir poesía es tanta mierda o más, aunque no peor que leerla si ha sido escrita por alguna perica disecada a la que le ponen el laurel del Nacional o por esos cuatro bujarrones ávidos de jovencitos con ínfulas que solo saben del yomimeconmigo y de apretar el culo mientras piensan en sus futuros gloriosos como hombres de letras… de letrinas, diría yo.
Y mis colegas rechulos… pues algunos en la banca jodiendo a los pobres… y otros largando peroratas a cambio de monedas estatales… y otros de putas finas en los periódicos de moda… y otros haciendo canales y puertos para que suban las acciones de la cabra vieja del gran capital… y otros ya muertos por estricnina o cicuta o un escape de gases o por un choque frontal en la carretera comarcal que trae a Béjar [ellos son los más felices y fueron lo mejor porque desaparecieron a tiempo].
Y los de la sonrisa denticlor y siempre, que se metan por el culo los cargos públicos y los honores entre espadas, y el coche de quinientos cilindros y el chalet en la playa y que se queden secos follándose a sus putas caras en camitas con dosel y empolladura…
Ya tenía yo ganas de soltarme un poquito, coño, ya…


Comentarios

  1. Sitúate, mira al norte y luego al este, al sur, al oeste.
    ¿De verdad hay que ir a algún lado?
    Un abrazo, hermano

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, Luis Felipe.

    No sé por leyéndote me viene a la memoria el féretro de Fernándo Fernán Gómez, cubierto con la bandera de la CNT, que me emocionó cuando me enteré de eso.

    Y buena falta que hace un poco de sinceridad y de mandar a la mierda, como Dios manda, en esta España de todos los demonios...

    ResponderEliminar
  3. Llevo año y medio, metiendome diariamente en tu blog, y estoy ya acostumbrada a estos altibajos, son lógicos,y por otro lado muy humanos (nos enfrentamos a nuestros miedos o a nuestras carencias,y tambien vamos cumpliendo años), pero lo mejor en estas cosas ciclicas,es el subidón y la energia que transmites,o sea que ánimo y a seguir que son dos dias.......

    ResponderEliminar
  4. Ahí te he visto, pues si, de acuerdo de acuerdo por fin en algo.
    Un besote hermano.

    ResponderEliminar
  5. Ostia cuantos hermanos tienes felipe¡¡¡
    en fin. . .

    ResponderEliminar
  6. use denticlor y sonria por favor

    ResponderEliminar
  7. Lo sentimos Espe, si alberto no llama es porque no le da la gana (Yoigo, el móvil sin cuentos)

    ResponderEliminar
  8. ¿Día luminoso en Béjar? ¿Sin chemtrails (rastros químicos)?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…