Ir al contenido principal

No sé hacia dónde voy.


Vivir esta extraña repetición de horas y de cosas, de sucesos y de pequeños fracasos, a veces se me hace duro y tedioso. Hoy tengo un día entre anodino y amargo mientras Mª Ángeles acaba de notar los primeros indicios de sus cincuenta zancadas por la vida. Todo llega inexorable y acabamos coincidiendo como en una salida de embudo, apretados y empujados hacia fuera como con una prisa que no queremos ni necesitamos, una prisa de otros.
El día en Béjar es absolutamente luminoso y me duelen los ojos de mirarlo como me duele que mis hijos no hayan aprendido aún a entender que hay que aprovechar el tiempo con inteligencia [quizás aún son demasiado jóvenes para eso y yo pido imposibles]. Y me lleno la cabeza de tareas pendientes, de proyectos nuevos desde los que olvidar el paso que voy dando: collages impulsivos, poemas visuales, aforismos cabrones, algún poema triste, fotografías extrañas, autorretratos rápidos haciendo el gilipollas… todo para olvidar y para dejar señales urgentes de lo que pienso y quiero.
No sé hacia dónde voy.
•••
Si alguien me explicase cuántos muertos son necesarios para que se sacien los poderosos, me pondría a buscarlos entre los tipos que no son nada y que parecen la polla en verso… y les haría una lista [a los jodidos poderosos] de todos esos malditos simuladores para que se cebasen con ellos como cerdos… y que del empacho vomitasen como los mareados de los coches mientras yo permanecería sentado pensando en que no se ha perdido nada y sonriendo como una hiena vieja y sin dientes.
Entonces lo mismo me entrarían ganas de seguir adelante con todo y contra todos… y que se precipitase la muerte y le dieran bien por el culo a los babosos de la docilidad.
¿Haciendo amigos, eh?
Que no los necesito, coño, como no he necesitado nunca a Cervantes, ni pedirle auxilio a J.L. García Martín para obtener una reseña hervida con orines.
Y es que no tengo demasiado que perder ya y no me apetece ser esclavo de alguna sonrisa fácil o de un coño abierto y rojo [tampoco podría ya].
Qué verdadero fue el tiempo en el que señor Mateo se ciscaba en el portal de la casa y no podíamos pasar por allí sin taparnos las narices… y el olor llegaba denso hasta la ropa… eso era de verdad.
Y escribir poesía es tanta mierda o más, aunque no peor que leerla si ha sido escrita por alguna perica disecada a la que le ponen el laurel del Nacional o por esos cuatro bujarrones ávidos de jovencitos con ínfulas que solo saben del yomimeconmigo y de apretar el culo mientras piensan en sus futuros gloriosos como hombres de letras… de letrinas, diría yo.
Y mis colegas rechulos… pues algunos en la banca jodiendo a los pobres… y otros largando peroratas a cambio de monedas estatales… y otros de putas finas en los periódicos de moda… y otros haciendo canales y puertos para que suban las acciones de la cabra vieja del gran capital… y otros ya muertos por estricnina o cicuta o un escape de gases o por un choque frontal en la carretera comarcal que trae a Béjar [ellos son los más felices y fueron lo mejor porque desaparecieron a tiempo].
Y los de la sonrisa denticlor y siempre, que se metan por el culo los cargos públicos y los honores entre espadas, y el coche de quinientos cilindros y el chalet en la playa y que se queden secos follándose a sus putas caras en camitas con dosel y empolladura…
Ya tenía yo ganas de soltarme un poquito, coño, ya…


Comentarios

  1. Sitúate, mira al norte y luego al este, al sur, al oeste.
    ¿De verdad hay que ir a algún lado?
    Un abrazo, hermano

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, Luis Felipe.

    No sé por leyéndote me viene a la memoria el féretro de Fernándo Fernán Gómez, cubierto con la bandera de la CNT, que me emocionó cuando me enteré de eso.

    Y buena falta que hace un poco de sinceridad y de mandar a la mierda, como Dios manda, en esta España de todos los demonios...

    ResponderEliminar
  3. Llevo año y medio, metiendome diariamente en tu blog, y estoy ya acostumbrada a estos altibajos, son lógicos,y por otro lado muy humanos (nos enfrentamos a nuestros miedos o a nuestras carencias,y tambien vamos cumpliendo años), pero lo mejor en estas cosas ciclicas,es el subidón y la energia que transmites,o sea que ánimo y a seguir que son dos dias.......

    ResponderEliminar
  4. Ahí te he visto, pues si, de acuerdo de acuerdo por fin en algo.
    Un besote hermano.

    ResponderEliminar
  5. Ostia cuantos hermanos tienes felipe¡¡¡
    en fin. . .

    ResponderEliminar
  6. use denticlor y sonria por favor

    ResponderEliminar
  7. Lo sentimos Espe, si alberto no llama es porque no le da la gana (Yoigo, el móvil sin cuentos)

    ResponderEliminar
  8. ¿Día luminoso en Béjar? ¿Sin chemtrails (rastros químicos)?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …