Ir al contenido principal

Primeras impresiones sobre Manuel Pizarro.


Acabo de leer un largo cuestionario que los lectores de ‘El Mundo’ le han hecho a Manuel Pizarro [que, por cierto, tiene el tipo cara de Rouco Varela] y se me ha quedado en la cabeza la constante utilización del término ‘competitividad’ en sus respuestas junto a un olorcillo morcillero sobre la alta opinión que el colega tiene de sí mismo y el alto valor que se otorga en una perorata en la que parece estar por encima del bien y del mal.
No me ha gustado nada su forma de expresarse y menos el nivel de importancia que le da a la sociedad como cuenta general de resultados frente al hombre como individuo con problemas diarios que resolver y que sufrir.
Me temo que su mirada es más la del agente de bolsa en busca de beneficios, caiga quien caiga, que la del político con una preocupación social en la que el bienestar de todos prima sobre la imagen y el éxito personal.
Ya veremos qué nos depara este doble de Rouco con corbata.
•••
Tristemente no estamos viviendo un periodo excepcional del hombre [Hombre], sino más bien una época de flagrante decadencia en la que la degradación de los que la vivimos se patentiza a diario en todo. Salir de esta dinámica no me parece nada fácil, por lo que creo que nos quedan bastantes años para que este ciclo termine y comience otro para el que será necesario que el hombre asuma su capacidad de crítica y autocrítica y tome las riendas de un nuevo hacer [si esto no sucede, que resulta desde mi punto de vista lo más prudente, me temo que todo se saldará con sangre, sufrimiento y miseria].
También es cierto que no podemos ponernos en lo peor, que es lo que nos gusta: o estar muy bien o estar muy mal… el caso es que percibamos a nuestro alrededor una situación de excepcionalidad que nos anime… pero me temo que ahora no estamos en ninguno de esos momentos extremos… todo es mediocre y prosaico en estos días decadentes y nada tiene la capacidad de brillar y hacernos brillar o de poner sombra hasta el negro.
Así las cosas, la dignidad personal nos demanda algún gesto hacia fuera y hacia adentro, y es en ello en lo que debemos trabajar, en buscar signos con los que alimentar a los que terminarán haciendo la revolución necesaria, dejarles señales, marcas, huellas…


Comentarios

  1. Miedo me da.
    Efectivamente, anoche vi por la tele su primera intervención en un mitin y me trajo malos recuerdos.
    Su cara, el gesto, la voz, su mensaje, la actitud, la millonada que se ha llevado, llevan a epocas pretéritas... para pretérito ya tenemos al Rouco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

TRECE MESES YA

Trece meses ya y Mario se duerme en mis brazos mientras yo ya casi doblo moviendo acompasadas mis piernas para acunarle. Su gesto es de paz, de una paz generosa llena de esa tentación constante de achucharle. Le miro y me siento capaz de lo que sea, de todo, de cualquier cosa. Le miro y me veo acunando a su madre, a Felipe, a Guillermo, pero de otra forma. Le miro y me dan unas ganas incontenibles de reír y de llorar a la vez. Un par de horas antes pensaba en el mundo y sentía con cierto dolor una tremenda constatación de mi bajón físico y mental, de mi incapacidad para agotar a los demás con mis proyectos y mis ganas… Con él entre mis brazos volvió la fuerza, una fuerza inxplicable traída por sus párpados cerrándose, por su deliciosa boca en pompita, por sus manos posadas suavemente sobre mis brazos hechos… Me dije: ‘aún es posible, Felipe’, mientras le pasaba el niño dormido a mi hija para que lo dejase reposar tranquilo en su carrito. Mario es toda mi fuerza y toda mi esperanza, y en…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.