Ir al contenido principal

¿Se romperá la derecha?


A esta hora algo está sucediendo en la derecha española, algo que no había sucedido desde el hundimiento de la Unión de Centro Democrático. Entonces se aglutinaron todas las facciones del multicolor espectro que va desde la golosería liberal con máscara de centroderecha al más recalcitrante fascismo tradicional español, desde la pseudotolerante democracia cristiana hasta el barbarismo integrista más Rouco Varela… todos eran uno para lo que fuese, todos eran uno con tal de merendarse a esa mayoría [si se cuentan los votos de uno en uno] de la izquierda tranquila y nerviosa española.
A esta hora ha sucedido de puertas afuera en el Partido Popular lo que llevaba escondiéndose desde hace veinte años a los ojos de topo del ciudadano: hay división patente y rechula. Por un lado anda la bicha del ladrillo madrileño jugando a que es la reina de los mares [amparada en el viento vertical de sus lobby’s del dinero negro, la especulación descarada y los medios de comunicación ultratodo] y por otro el conservadurismo natural [duro también, pero con talante y cuidada imagen] de Ruíz Gallardón.
Será bonito, si el tal Rajoy no sabe poner freno a los acontecimientos que se imaginan, ver unas elecciones entre una izquierda [dividida siempre desde que la historia es historia y la izquierda, izquierda] y una derecha con sus caínes bien expuestos a la mirada pública.
El principio de todo esto ya me parece un final bonito suceda lo que suceda.
Lo que hace la embriaguez de poder, Espe: Tú sobre el partido, sobre la gente, sobre todas las cosas… si al final va a ser verdad que Saramago es en realidad la señorita Sara Mago… no vaya a ser que te enfades y se acreciente tu bizquera endémica y política.

Comentarios

  1. Eres duro con la DERECHA y me parece muy bien, aunque con la IZQUIERDA que tenemos no hace falta derecha ; sí nuestros muertos, represaliados etc...levantaran la cabeza y vieran la trayectoria de los ultimos 30 años de sus "herederos" no quiero ni pensar lo que ocurriria.

    Como siempre saludos socialistas.

    ResponderEliminar
  2. la egopoética es lo que tiene, amigo Luis Felipe
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Huy...¿será pecado tener fantasias con Rajoy?.
    Muchos besos hermano.

    ResponderEliminar
  4. La caña. ¿Eres tan rápido con los sonetos?.
    Besísimos.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta. Sin duda lo mejor del dia.
    Abracín.

    ResponderEliminar
  6. Qué quieres que yo te diga?
    Ah, que prefieres que no diga nada!. Por favor Sr. Comendador, no me sea Vd. arisco.
    Bueno, pues soy madrileña, (de cuerpo presente, con perdón, porque mi alma vuela por tierras extremeñas) trabajo desde hace algunos añitos en una constructora (lo reconozco, soy una amargada por cuenta ajena) y el Sr. Director (puagg, peloteo y encima internauta, esto es lo último) dice que es Socialista hasta la médula ......//ausencia//......
    (perdón ya estoy aquí, es que me dió un ataque de risa). Pues eso, Madrid, Comunidad, empresa constructora, vamos que ya puedes ir imaginando... que como algún día un aventajado tire de la manta, la Operación Guateque se va a convertir en un fiestorro bakaladero de aúpa!

    Lo que no recuerdo es si todos estos años siempre fueron los mismos, o si los otros eran tan parecidos que ya no acierto a distinguir... (bah, "pa" mi son todos igualicos, igualicos)

    Ea, hoy me puse igual que "el tipo del periódico". A que sí?

    Un beso,

    pd.:¡Qué bien me lo paso con tu blog!
    Hasta mañana, Ratoncito Pérez.

    ResponderEliminar
  7. ¡Antes Roja que Rota!

    a, no... que esos eran otros, ¿no?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …