Ir al contenido principal

Un apunte.


¿Hacia dónde se orienta el pensamiento del hombre social si le sacamos del grupo a los políticos infames, a las hienas de la religión y a los ujieres del dinero? Yo lo tengo bastante claro, y parto de cierto positivismo aliñado con un buen chorrito de optimismo: Creo que la ideología natural del hombre común se orienta hacia una sociedad pacífica [incido de nuevo en apuntar que esto es así si le quitamos a los individuos ya mentados en el párrafo anterior y los destruimos directamente] basada en la razón, el avance de la lógica científica y el progreso anonadante de la tecnología.
Sí, sé con certeza que esa es la orientación del hombre con una mente sana y no me caben dudas.
El problema radica fundamentalmente en que este grupo humano [el más numeroso, el que se deja llevar, el que trabaja y construye desde la alienación aceptada o subliminalizada] alcance la hegemonía y ostente el poder en sus versiones social, política y económica. Así visto, la revolución necesaria radica en apartar a las clases dominantes [generalmente representadas en una o dos figuras por virreinato] de sus parcelas de poder para alumbrar desde su ausencia un proyecto social coherente con esos deseos de paz y progreso en el que ‘todos’ los hombres seamos beneficiarios directos del bien común que procede del pensamiento y de la ciencia… un proyecto en el que los avances científicos y tecnológicos sean beneficio global por derecho [para entenderlo mejor, solo hay que imaginarse que los avances farmacéuticos fueran de aplicación global y gratuita, estando prohibido el tráfico de medicamentos a cambio de monedas… o que quedase prohibida la destrucción y el espurio almacenamiento de alimentos y combustibles para controlar sus precios con fines monetaristas…].
No sé cómo se puede llegar a armar una revolución en el sentido que apunto, pero sé que la voluntad del hombre de la calle está modulada en ese tono social… y también sé que es posible un cambio cuando los precursores del mismo son un número amplísimo de los idividuos que forman esa sociedad. ¿Por qué no va a ser posible que el 90% de los hombres barran del poder a ese rijoso 10% de explotadores y portadores del miedo de masas?
Habrá que darle vueltas al asunto.


De FUMADORAS

Comentarios

  1. Utopía pura y dura Sr. Comendador, pero no sé si ha caído en la cuenta: el grupo humano (el que se deja llevar, el que trabaja y construye desde la alienación aceptada o subliminalizada) el que no tiene otros recursos para subsistir, tiene una mala costumbre:
    Comer tres veces al día (sin contar los picoteos...) eso elevado a la enésima potencia de bocas que alimentar (quién tenga el caso), da un total de muchos "leuros" a fin de mes (parezco del un,dos,tres). Osea que o vamos al trueque (te cambio un poema por una barra de pan) o no hay manera...
    (bien pensado así también me moriría de hambre, y eso que como poco, porque no sé hacer pan, y por más que me duela, tampoco sé escribir)

    También habrá que pensar en ello, digo yo.

    ResponderEliminar
  2. la gran dificultad, querido Luis Felipe, es que el sentido gregario está instalado en los genes del ser humano: la mayor parte necesita sentirse rebaño y, como mucho, hacer alguna escapadita sin demasiadas complicaciones

    ResponderEliminar
  3. Para mi no es ninguna utopía eso que dices. Tan sólo hace falta cultura, concienciación y compromiso. En eso es en lo que hay que trabajar.

    Un abrazo.
    Ángel Pasos

    ResponderEliminar
  4. ¿Pero que desayunas, querido Comendador?
    Te levantaste revolucionario, unnn.
    Yo ya lo intenté pero salió mal la cosa y es que tu mismo lo señalas "destruir al hombre" o a esa mente nuestra insana, asi no ganaremos nunca esta guerra.

    ResponderEliminar
  5. No estoy de acuerdo en que la sociedad se base en la razón, la lógica científica y la tecnología; hay algo más en nuestra naturaleza, en nuestro interior, que a tí por ejemplo hace que tengas un diario.
    La lucha por el poder no me interesa, es el origen del odio y la destrucción.

    ResponderEliminar
  6. Buenos Días! por decir algo porque hoy vengo negra...

    Y es que estoy de:

    Los asesinos de Barajas, de la liberación de Clara Rojas, de la amiga de Clara Rojas, del hijito perdido y hallado de la idem, de sus secuestradores, de Chávez, de Fidel y sus psicofonías, del Bobama, de la Clíín-toonn y de sus vueltas, del himno de España, de Rajoy y su "boca", de Zapatero -Sarkozy, de Zapatero y su ¿ex-mujer?, de Sarkozy y de la modelo, del anillo de la modelo, de los Obispos, de sus anillos y de la familia, de Teresa de la Vega y su mujer, del Patrón y de su hijo el marinero, de la mujer y del nuevo peinado de la mujer del marinero y ... de la madre que los parió a todos.... Uff, uff, (inspiro, expiro)... pues eso, que estoy de todos ellos hasta la punta del último pelo del Moñooo!!!

    Vamos, que rujo más que el Tungurahua!

    Cómo le parece que va la "Historia", Sr. Comendador?

    No me extraña que Vd. no quiera leer los periódicos, qué "agquito"!!

    (Por cierto, soy Donce otra vez, es que ya me da hasta vergüenza... mañana no comento, lo prometo)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…