Ir al contenido principal

Evocación de Ezra Pound.


Sabes que los que no tienen imaginación son tiranos, pero los toleras y sonríes ante sus absurdas palabras. Sabes que hay casadas repugnantes a las que sus maridos no soportan, aunque perseveran en estar ahí, y no haces nada. Sabes que todos, absolutamente todos, somos esclavos de las convenciones perpetradas por otros, y parece que te gusta. Sabes que se puede pagar con desprecio, pero aún guardas esa jodida moneda en tu bolsillo. Sabes que su cuerpo está tendido en el valle, junto a los lírios, y no aprovechas el incendio de su cuerpo. Sabes que el que pinta para vender hace exactamente dinero de su espíritu, pero tú abres la boca como una cebra y te deshaces en elogios. Sabes que no hay límites posibles, pero cada minuto marcas tus fronteras orinando en cada esquina de tu casa, en la calle, en el bar. Sabes que parasitar mata el talento, pero lames el pezón sin desprenderte de él. Sabes que las sábanas no conocen la humedad desde hace años, pero manchas tus manos hasta quedarte desnatado. Sabes que el Paraíso es el viento que habla, pero te refugias en los soportales cuando sopla. Sabes que debes pedir perdón por todo lo que has hecho, pero te ufanas aún. Sabes que debes tener piedad de los que tienen más que tú, pero aún solo atinas a sentir envidia de ellos. Sabes que los ricos tienen mayordomos en vez de amigos, pero sigues sirviéndolos mientras doblas el espinazo por dinero. Sabes que la insatisfacción busca soledad, pero te sigues mezclando con la gente. Conoces a los que debes despreciar, pero aún guardas silencio. Tienes anotadas cada una de las opresiones, pero comes tranquilamente todos los días un plato de carne bien hecha. Ves cómo tres generaciones se reúnen cada día en tu mesa y eres incapaz de mostrarles el asco de la podredumbre que contienes… que contienen. Perteneces a una de esas clases con las manos muertas, y lo sabes, y lo sufres, pero aprietas el lazo para que nada se rompa. Sabes de los cambios de estaciones y ya ni siquiera eres capza de cambiar tu vestuario y sacar las sandalias que muestran tus pies desnudos. Sabes que el pueblo de Chokan aún se juega con las ciruelas azules, pero rompiste los zancos y ya no sabes lanzar el trompo o poner una moneda para que la aplaste el tren que dejó de pasar hace años… y has sido tomado por el espíritu del vigía, y ya ni siquiera sabes fruncir el ceño porque no recuerdas dónde quedó el río de los remolinos y te ha crecido musgo en las axilas y el orín ha oxidado tus músculos… Ya creció la vegetación en las trochas que llevan a Cho-fu-sa y resulta imposible acceder a los vados del río Kiang.
¿Cómo empezar de nuevo?
•••
Acuso recibo de "Discursos sin norma. Colección de revistas experimentales", del coleguita Antonio Gómez, editado por la Universidad de Castilla-La Mancha. [Gracias]
•••
Me avisa Isabelita que mire el blog de José Mayoral y me encuentro con este regalo preciosísimo, un poema del magro y finado surrealista Benjamin Péret [este tipo sabía de mí aún antes de que yo viera la luz]:

CUANDO ENVEJECE EL DIABLO
SE HACE ERMITAÑO

Luis Felipe es alto para su edad
Dale algunos céntimos
su sombrero será muy pequeño
Dale dos corbatas
mentirá todos los días
Dale otra pipa
su madre llorará
Dale un par de guantes
perderá sus zapatos
Dale café
tendrá bombillas
Dale un corsé
llevará un collar
Dale unos tirantes
cuidará ratones
Dale una pala
subirá en avión
Dale sopa
hará una estatua
Dale unos cordones
comerá grosella

El señor Luis Felipe
que vive de píldoras y de carpetas
se come a su madre
y pierde el tiempo caminando

* http://diogenesbitacora.blogspot.com/

Gracias miles, amigo, y te prometo una completa lírica que llevará por título "Los idus de Mayo". Abrazos a manotás.

Comentarios

  1. Si entras en el blog de Mayo, te dedica una entrada con un poema de Benjamín Peret... Te gustará.

    ResponderEliminar
  2. Hoy vengo más prontito porque la tarde se presenta complicada.
    Hoy me levanté con una sensación extraña, con cara de boba (más todavía, que ya es difícil), con la impresión de haber pasado la noche más loca junto al mejor amante. Hoy he ido por la calle ancha como un armario de tres puertas, sin que nadie lo supiera, como si algo hubiera sucedido, sin yo saberlo...

    Una entrada preciosa Sr. Comendador.

    Uff!! Cómo se suele decir: "Me abro" (que llego tarde). Un beso.

    Dnc

    ResponderEliminar
  3. Tienes párrafos muy hermosos en tu blog. Otras veces tu prosa pertenece a la voz de un arisco y resentido. Y tu poesía, ¡ah! tu poesía, ésa es hija siempre de todo un artista.
    Veo que eres sensible al tema de los emigrantes. Acabo de colgar en mis páginas un relato-reportaje.
    De nuevo: gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  4. Debiera haber escrito:
    [...] ¡ah, tu poesía!
    ¿Me lo corrige usted mismo, por favor?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …