Ir al contenido principal

Como silbar...


¿Recuerdas, Viejo F, las melenas bien peinadas de las muchachas con lazos de color granate, las faldas plisadas de cuadros, las rebecas cortitas con su cuello redondo, los calcetines blancos…? Tú perteneces a aquello como los melocotones pertenecen al sol que los incendia y los hace estallar en aroma. ¿Recuerdas el sabor de las manzanas reinetas recién robadas del árbol, la pegajosa mordedura de la resina en las manos cuando arrancabas trozos de la corteza de los pinos para hacer barquitos con la navaja chiquitilla de cachas nacaradas, los tocados indígenas con hojas de castaño y las trenzas de hierba fresca…? Eres de aquel tiempo y en él está tu podredumbre, porque desde él te has ubicado fuera de lugar… sí, un viejo desubicado es lo que eres, un viejo con piel y esqueleto, con dendritas que cada día transportan tu electricidad más lentamente, un viejo inadaptado que aún no ha entendido que lo que fue no podrá ser de nuevo… debes tomar una decisión y no quedarte en la tierra media en la que estás ahora. O te estableces en tu pasado o te lanzas a la vida, pero nunca el medio… date tiempo para mirar y luego decide, decide si las manzanas amargas o el vino nuevo, si las almendras garrapiñadas de las ferias o la sinrazón del estado de las cosas, si las piernas blancas cruzadas sobre el cuarzo o el sexo arrugado, si el brillo del carey acariciando una melena o las canas harinando el pecho… y luego hazlo poesía, viejo, llévalo al tragaluz de las palabras.
•••
Acuso recibo de “Dos salmos de David”, “Los soldados”, “Dos medallones literarios”, “El país de los sueños” y “Cuatro poemas para Reloj de Arena”, todo del enorme C. M. Aguirre [mil gracias, hermano] para arreglarme de rechupete mi Semana Santa de encierro total.

Comentarios

  1. El otro día Javier Riobó dijo algo (en La Acequia) que me gustó. Espera que lo voy a buscar.....
    Ya estoy aquí, mira:
    "Yo cuando me veo de infante tengo el mismo aspecto que ahora.
    Luego es presente."
    (Pues eso)

    Oye, qué pasa!? poesía, pintura, arte gráfico y ¿¿también música??
    pero QU´EGOISTA ERESSS!!
    ¡¡ Jaaaa, dame arrrgooo..!!(mano extendida).
    Sniff, qué mal repartido está el mundo...

    Una cosa más: En la canción "Los alemanes iban vestidos...", me falta el final del poema (porque me gusta mucho)
    "Engáñame y no digas que me engañas,

    di que me amas igual que se revuelven
    las playas en sus olas. ¡Miénteme!
    Di que no hay otro él. ¡Engáñame!"
    LFC

    (Gracias)

    ResponderEliminar
  2. Es que la canción, por razones impuestas por la discográfica tuvo que quedar así:

    LOS ALEMANES IBAN VESTIDOS DE GRIS, TÚ IBAS VESTIDA DE AZUL

    Vivo mirando tus fotografías,
    las del último agosto, cuando estabas
    en una proa ajena y no pensabas
    más que en tu soledad de ramas frías.

    Presiento en tu figura otro paisaje,
    otros amores rojos y paganos,
    y siento que te rozan otras manos
    como un puñal de fiebre, y un coraje

    de celo y de sazón me ahoga y vuelven
    a morderme por dentro las entrañas.
    Engáñame y no digas que me engañas,

    Engáñame y no digas que me engañas,

    Estás fuera de mí, de ti te alejas
    y olvidas el nosotros por las noches
    entre el sueño en que sueñas y los coches
    que derrotan a un mar de calles viejas...

    Y yo te quiero aún, aunque tus ojos
    ya no busquen los míos como cuando
    éramos luz impar, gerundio amando,
    «tus dientes de marfil, tus labios rojos ...».

    Presiento en tu figura otro paisaje,
    otros amores rojos y paganos,
    y siento que te rozan otras manos
    como un puñal de fiebre, y un coraje

    de celo y de sazón me ahoga y vuelven
    a morderme por dentro las entrañas.
    Engáñame y no digas que me engañas,

    Engáñame y no digas que me engañas,

    ResponderEliminar
  3. Y dale con la vejez... Si no te quisiera tanto te daría dos hostias. ¿Qué te hace falta para ser feliz, o casi? Aunque no lo creas, me duele ver en ti tanto pesimismo ¡tienes tantas cosas buenas dentro y fuera de ti!
    Besos tiernos, de esos que dan calorcito y ánimos.

    ResponderEliminar
  4. Esto de tener la memoria justa para pasar el día......
    Hasta ahora no me dí cuenta de (y mira que me sonaba) que es una mezcla entre "Los Alemanes iban vestidos... y "Ella no es ninguna mujer".
    Joer, qué rabia me estaba dando!
    (perdón por seguir con el mismo tema)
    Besitos (dnc)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …